Escuela toma fotos de alumnos que cruzan desde México
2792A.jpg
Las autoridades escolares de Calexico, un pueblo de California fronterizo con México, agobiadas por el exceso de alumnos y la falta de aulas, contrataron a un fotógrafo para que retratase a los niños y descubra a los infractores. Daniel Santillán toma fotos en el cruce de la frontera y las entrega a los directores de las escuelas, quienes las usan como pruebas para expulsar a los que viven en México y demostrar que niños mexicanos asisten ilegalmente a clase en las escuelas públicas de Calexico.
Desde que inició su labor hace dos años, el número de estudiantes en las escuelas de Calexico ha disminuido en un 5%, de 9.600 a 9.100, en tanto la población creció en un 3%.
Todos los días a lo largo de la frontera de casi 3.150 kilómetros (1.952 millas), niños mexicanos cruzan la frontera a EUA para asistir a la escuela pública. Nadie lleva la cuenta.
Para las autoridades, el problema no es si son ciudadanos, sino dónde viven.
La Corte Suprema en Washington ha sentenciado que los inmigrantes indocumentados tienen derecho a recibir educación, por eso las escuelas no preguntan sobre el estatus inmigratorio. Pero ni ciudadanos ni inmigrantes ilegales pueden declarar falsamente que residen en un determinado distrito escolar.
La aplicación de los requisitos de residencia varía de un distrito a otro. Algunas escuelas apenas exigen un contrato de renta o un recibo de servicio público para verificar la residencia, en tanto otras envían a un inspector al domicilio declarado.
Santillán, de 62 años, fue contratado en 2005. No tiene aspecto de represor. Retratos del sindicalista agrario César Chávez y del Che Guevara adornan las paredes de su casa. Veterano de Vietnam y activista sindical, es partidario de una amnistía para los indocumentados y lleva jarras de agua al desierto para los mexicanos que cruzan la frontera ilegalmente.
Estaciona su viejo Toyota en la frontera dos o tres veces por semana, a veces en un lugar para discapacitados porque sufre de artrosis en las rodillas. Desde allí fotografía a algunos de los cientos de estudiantes que salen del edificio de inspección y caminan a clase.
Algunos ocultan la cara al ver su corpachón alto y robusto. A veces sigue a los estudiantes hasta la escuela.
Muchos alumnos lo conocen. Otros vecinos del pueblo sospechan de sus intenciones. Un agente de policía novato una vez buscó su nombre en una base de datos de condenados por abuso de menores. Un locutor de radio advirtió a los oyentes que un hombre de aspecto extraño aparentemente buscaba niños para secuestrar en la frontera.
Algunos estudiantes de mofan de él. Algunos de sus amigos lo tratan de hipócrita. Santillán dice que sólo ejecuta las normas de residencia escolar, no las leyes de inmigración. Con todo, dice, "hay que tener mucha paciencia".
También visita los domicilios que aparecen en las matrículas escolares, incluso por la noche, y al presentarse habla en español. Muchos vecinos de Calexico apoyan las medidas.
Edición de esta semana
CÓMO EVITAR FRAUDES Y ESTAFAS CUANDO COMPRA UNA PROPIEDAD
Por Michel Leidermann
EL LATINO ha tomado conocimiento de frecuentes casos de fraude contra familias latinas (algunos hasta perpetrados por propios latinos), en los cuales estas inocentes familias han perdido todo o invertido en una vivienda, y hasta la misma morada.   / ver más /
El 17 de septiembre a las 4:30 de la madrugada, el cuerpo de bomberos de Midway, en el condado de Baxter (con su capital Mountain Home), tuvo que enfrentarse a una extraña llamarada que apareció de un agujero en la tierra. Después de que el fuego se extinguió por sí mismo expertos intentan entender la razón del fenómeno.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Ninguna fuerza política tiene hoy el poder suficiente en EE.UU.  para cuestionar con éxito las bravuconadas de Donald Trump, pero hay un colectivo que está empezando a alzar la voz de forma espontánea y vigorosa: los estudiantes.    / ver más /