No basta con mandar a los hijos a la escuela
2846A.jpg
A los maestros les preocupa que la exigencia del desempeño académico de estudiantes latinos y afro-americanos en las escuelas públicas, recaiga principalmente en sus hombros, como únicos responsables.
Muchos maestros sienten que no se considera a los padres responsables de ayudar a la escuela en la educación de sus hijos. Por ejemplo, si los estudiantes no están en la escuela todos los días, ¿cómo puede el docente enseñarles? ¿Por qué algunos estudiantes siempre llegan tarde a la escuela y pierden tiempo de instrucción? Los maestros quieren más participación de los padres en las escuelas y un mayor papel en el éxito académico de sus hijos.
Generalmente se asume que los padres tienen las habilidades necesarias y que comprenden su papel en la educación de sus hijos, pero la realidad es que algunos no han tenido la capacitación o la experiencia necesarias para desempeñar un papel en la educación.
Algunos creen que su función se limita a enviar a su hijo a la escuela. Otros, como los padres latinos, confían mucho en el sistema educativo estadounidense y envían a sus hijos a la escuela con la expectativa de que ésta se ocupará de todo.
En cierta manera el sistema educativo ha permitido que algunos padres no participen y supone que ellos no están interesados en el ambiente educativo. Por lo tanto, no existe un esfuerzo para capacitar a los padres a tener un papel más importante en la enseñanza. Algunas escuelas realizan una capacitación mínima para grupos de padres, porque saben que los progenitores son parte primordial en la ecuación del éxito académico de los estudiantes.
Pero las escuelas públicas necesitan ayudar mucho más a los padres latinos a desarrollar estructuras básicas en el hogar para conseguir el éxito escolar.
Sin esto, los estudiantes seguirán teniendo un rendimiento académico bajo y una gran cantidad de ellos abandonará la escuela. Algunas estrategias con que las escuelas pueden ayudar para que los padres empleen con sus hijos son:
• Enviar a sus hijos a la escuela todos los días y con puntualidad. Verificar regularmente con la escuela su asistencia diaria y puntualidad.
• Controlar que estén en el hogar a una hora razonable y que hagan las tareas asignadas en un horario establecido todos los días.
• Alentar a los niños a ser disciplinados en clase y prestar atención a los maestros y a no causar problemas de mala conducta con sus compañeros.
• Establecer horas de sueño sistemáticas para que puedan estar atentos y concentrados en clase.
• Controlar el tipo de amigos con los que andan fuera del hogar y que afectan el ambiente escolar.
• Controlar que ingresen a la escuela con una actitud positiva y de colaboración con los materiales escolares necesarios para poder participar activamente en el aula.
• Mantener una relación de comunicación con los maestros para controlar el progreso académico.
• Asistir a todas las reuniones de padres de la escuela para mantenerse informados sobre las oportunidades académicas que ofrece la escuela.
Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /