CONTRAPUNTOS
Por Michel Leidermann
El verdadero problema
La educación comienza en casa
El verdadero problema educativo en Arkansas no son las escuelas en malas condiciones físicas, o los maestros no haciendo suficiente esfuerzo para ayudar a sus alumnos más atrasados, o que los niños no son incentivados lo suficiente ni pasan los exámenes adecuados. El verdadero problema es la falta de motivación para estudiar, y esta estimulación comienza en el hogar y se basa en gran parte en el ejemplo, motivación y expectativas de y por los padres
Así pues si su hijo no se esfuerza lo suficiente en la escuela o piensa que no es popular o “cool” leer o dedicar tiempo a estudiar, probablemente esto sea un comportamiento aprendido por la actitud o falta de esfuerzo para triunfar copiado de un mal ejemplo parental.
Los padres son la influencia más importante en la vida de los hijos. Los niños aprenden a relacionarse con los demás basados en las relaciones entre los padres. De sus padres aprenden como reaccionar a situaciones y como instruirse. Así pues papás, si ustedes creen que sus hijos no están educándose en las escuelas debido a edificios en mal estado o malos profesores y otras cosas similares, primero miren las enseñanzas que sus hijos reciben en casa. Todo comienza allí.

n Se necesitan dos para bailar…
El que toma y el que da son culpables por igual
Estamos enfrentado la peor crisis hipotecaria de la historia y generalmente le echamos la culpa únicamente a los grandes bancos y prestamistas y a su insaciable deseo de ganar dinero. Pero ¿podría ser nuestra estupidez y ambición el verdadero culpable?
Por ejemplo. Personas que ganaban un neto de $2 mil mensuales firmaron prestamos hipotecarios por pagos mensuales de $3,500. ¿Cómo es que una persona con un poco de sentido común se metió en un lío como este? Los pagos de $3,500 incluyen naturalmente intereses, impuestos y seguros a lo que posiblemente no prestó atención cuando firmó el contrato por una hipoteca de $2 mil. Para pagar los $3,500 esa persona tendrá que ganar por lo menos $10 mil mensuales. Con los $2 mil que gana su cuota por una casa de $65,000 no debería ser mayor de $560 mensuales.
Así pues la solución radica en establecer reglas claras y fáciles de entender con cálculos de pagos mensuales por la vivienda que incluyan la cuota, los intereses y los seguros y que a esa cifra se le incluyan los pagos mensuales por el auto/s, otros préstamos y pagos por tarjetas de crédito, y que ese total de deudas mensuales no se limite al 28% hasta el 36% del ingreso mensual.
Un buen préstamo hecho por un banco o financiera a un propietario de una casa, es aquel hecho a una persona que tiene la capacidad y el deseo de pagar puntualmente. El determinar la capacidad del prestatario para pagar es lo que se llama Calificación para un préstamo, y sólo debe prestarse dinero de acuerdo a esa calificación.
De manera que toma dos partes para meterse en el lío en que ahora estamos: el prestamista y el prestatario. Ambos debieran conocer las reglas y respetarlas. No es labor del gobierno el salvar el pellejo de las personas que se excedieron a sus posibilidades reales y a los prestamistas que se excedieron en su ambición. En nuestro sistema capitalista las personas y las entidades son responsables por sus decisiones, buenas o malas.
Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /