Menos centroamericanos logran cruzar por México con rumbo a EUA
3002A.jpg
Para miles de centroamericanos que quieren ingresar ilegalmente a EUA el largo recorrido comienza en los vagones de un ruidoso tren de carga que llaman "La Bestia". Con creciente frecuencia, el recorrido se termina pronto.
Los indocumentados centroamericanos tropiezan con nuevos controles dentro de territorio mexicano, incluidos inspectores que buscan polizones en los trenes. El año pasado fueron arrestados unos 68.000 extranjeros que no eran oriundos de México, la mayoría de ellos centroamericanos, comparado con los 165.000 del 2005.
En México mismo se redujo la cantidad de extranjeros indocumentados arrestados. En el 2007 fueron detenidos 120.000, la mitad que en el 2005.
Desde que Felipe Calderón asumió la presidencia hace dos años, aumentó la cantidad de efectivos de las fuerzas de seguridad que custodia la frontera Sur.
El gobierno mexicano intenta frenar el paso de indocumentados de otros países, pero no hace mayores esfuerzos por contener el flujo de mexicanos que ingresan ilegalmente a EUA, limitándose a combatir narcotraficantes y coyotes. Las leyes mexicanas estipulan que un mexicano tiene total libertad de desplazamiento dentro del país, por lo que no violan ley alguna al llegar a la frontera.
La campaña del gobierno mexicano ha hecho que los centroamericanos busquen nuevas rutas. Algunos pagan hasta 7.000 dólares para ingresar a México por mar y luego esconderse en camiones que van al norte. Estas embarcaciones y camiones intentan evitar los puestos de control que abundan en la frontera sur y en las carreteras de esa región.
Las autoridades mexicanas no son el único obstáculo y los riesgos abundan. Varias personas han muerto al ceder pisos falsos en los camiones y 22 salvadoreños se ahogaron en octubre, al naufragar su embarcación frente a la costa del estado sureño de Oaxaca.
Los centroamericanos que no pueden o no quieren hacer la travesía marina apuestan a La Bestia, el tren en el que hacen un recorrido de 3.600 kilómetros (2.000 millas) hasta EUA.
El trayecto comienza en el río Suchiate, en la frontera con Guatemala, que cruzan en precarias balsas, pagando un dólar. Luego caminan nueve días a lo largo de las vías del tren en una región selvática, bajo un sol ardiente, hasta llegar a Arriaga, a 360 kilómetros (200 millas) de la frontera. Ese es el sitio más cercano donde pueden abordar un tren desde que el huracán Stan en 2005 destruyó la línea Chiapas-Mayab.
Durante el viaje deben pagar coimas a ladrones, funcionarios de inmigración, agentes de la policía y empleados del ferrocarril.
Los centroamericanos afirman que, si son detenidos, las autoridades mexicanas los someten a abusos. En un publicitado caso el año pasado en la ciudad norteña de Saltillo, denunciaron ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos que les habían hecho exámenes de recto con el pretexto de que querían determinar si tenían cólera.
Abordar un tren no es nada fácil. A menudo deben sobornar a guardias y a la policía. Algunos polizones están tan cansados que no pueden aferrarse al tren por mucho tiempo y terminan cayendo a las vías, sufriendo lesiones graves. El viaje puede resultar mortal.
Edición de esta semana
LOS RESIDENTES DE LITTLE ROCK ELIGEN A FRANK SCOTT Jr. COMO NUEVO ALCALDE
Frank Scott Jr., un banquero y pastor asociado que se crió al sur de la carretera interestatal 630 que divide la ciudad de Little Rock por raza y situación económica, fue elegido el martes 4 como nuevo alcalde de la capital de Arkansas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los legisladores de Arkansas van a tener mucho que discutir en la próxima sesión legislativa que comienza el 14 de enero, y uno de los muchos temas que abordarán es si aprobar un mayor aumento de fondos por estudiante para las escuelas en varios años.    / ver más /