Chávez amplía el poder bélico de Venezuela
3044A.jpg
La nueva y creciente política armamentista de Venezuela ha provocado reacciones internacionales y preocupación por una carrera armamentista en la Latino América.
En medio de señales cada vez más fuertes de que puede perder posiciones clave en el escenario del poder regional, además de debilitar su popularidad, el presidente Hugo Chávez promueve una concentración de poderío policial, militar y de combate sin precedentes que ha llevado a Venezuela a convertirse en el mayor importador de armas de Latinoamérica y el noveno en el mundo.
El gobierno venezolano no sólo ha aumentado el presupuesto militar a un nivel sin comparación, sino que también está reactivando cientos de miles de milicianos y reservistas para enfrentar una supuesta invasión estadounidense. A la vez, organiza un cuerpo nacional de policía que tendría potestad de intervenir de manera casi ilimitada en los cuerpos policiales locales.
Las adquisiciones de armas pueden servir para aumentar la capacidad bélica de Venezuela frente a países vecinos pero deja la interrogante de para qué son de verdad estas compras.
Conjuntamente con esos factores, las altas jerarquias militares leales a Chavez, endurecen la confrontación dentro de la Fuerza Armada Nacional (FAN) en un abierto intento por depurar los cuarteles y canalizar la salida de elementos opuestos a la politización del cuerpo armado, en favor de los militares revolucionarios.
Los dos grupos milicianos organizados por el gobierno, el Frente Francisco de Miranda (FFM), fundado en el 2003, y la Guardia Territorial (GT), establecida en el 2005, recibirán una importante inyección de recursos, equivalentes al actual presupuesto militar.
La partida presupuestaria para la FAN este año ascendió a $4,000 millones, según cálculos del presupuesto oficial del Ministerio de la Defensa del 2008, pero pudiera ser mayor debido a los grandes ingresos que recibe el país con el alza en los precios del petróleo.
Entre el 2005 y el 2008 el gobierno ha anunciado compras y programas de asistencia militar a países latinoamericanos por unos $15,000 millones, reveló una investigación del Centro de Investigaciones Económicas, un grupo independiente con sede en Caracas.
Entre otras, el gobierno intentó secreta e infructuosamente adquirir un paquete accionario de $150 millones en una firma israelí que maneja sofisticados satélites espía, transacción que ahora se decide en un tribunal federal de Nueva York.
La compra de fusiles rusos AK pasaron de unos $71 millones entre el 2002 y el 2004 a más de $4,000 millones entre el 2005 y el 2007, indican cifras oficiales.
Venezuela también compró a Rusia 24 aviones de combate y 35 helicópteros, además de equipamiento y tecnología para instalar una fábrica en el 2010, capaz de producir unos 30,000 fusiles automáticos anuales.
Según el estudio más reciente del Instituto de Investigaciones para la Paz (SIPRI), con sede en Estocolmo, en el 2007, Venezuela obtuvo el 90% de sus insumos militares de de Rusia, un total de $1,310 millones entre el 2006 y el 2007, sin incluir los más recientes adquisiciones de submarinos.
Otro proveedor fue China, con $41 millones en ventas.
Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /