¿Quién entiende los impuestos?
Por Michel Leidermann
Los Estados Unidos nacieron de una rebelión contra los impuestos pero ahora ha perdido el llegado con sus raíces.
El pueblo estadounidense está desconcertado ante las complicadas injusticias del Código de Rentas Internas, y casi ha renunciado a toda esperanza de entender sus miles de enredos, secretos y opiniones. Así que por ahora las quejas de cada año sobre el impuesto a la renta, parecen más como un ritual que una rebeldía sincera.
La mayoría de nosotros no se opone al pago de impuestos, pues en los EUA son una ganga.
A lo que nos oponemos, o deberíamos, es lo difícil, lo complicado, lo costoso, y a veces simplemente la desesperanza para calcular cuanto debemos. Inundados en un mar de papeles, o quizás en un océano de impulsos electrónicos en esta edad de la Internet, el contribuyente estadounidense necesita ayuda.
Pero cada nueva promulgación de leyes de impuestos por el Congreso Nacional, siempre llamada una "reforma", hace la tarea aún más complicada y más confusa. Y el código de impuestos más extenso.
Una de esas grandes reformas se promulgó en el 2001. Se incluyeron 441 cambios en el código tributario. Sólo uno de ellos, sobre la forma de reclamar una devolución de impuestos si usted no recibió la suya ese año fiscal, generó un millón de errores.
Para la familia americana promedio, llenar un formulario impositivo se ha convertido en un crucigrama, que con bastante frecuencia, no tiene una respuesta correcta. Pero todos estamos supuestos a jurar, bajo pena de perjurio, que hemos hecho todo lo posible para resolverlo.
Este Código de Rentas Internas se ha vuelto indescifrable. El año pasado, de acuerdo con el Gobierno, tenía 16.845 páginas dispuestas en 20 volúmenes.
A pesar de la perpetua fanfarronada de Washington acerca de si y en qué medida a reducir los impuestos, lo que realmente enloquece a las personas alrededor del cada 15 de abril, es el papeleo, el encontrar datos y recibos, y la incertidumbre de tener que adivinar.
Este sistema, recoge trillones de dólares, pero al costo de billones. Una vasta industria de recaudadores, expertos en impuestos, planificadores fiscales, abogados y cabilderos, ha crecido para hacer frente a todos los secretos escondidos en el Código. Por lo menos la mitad de todos los contribuyentes ahora contratan a un profesional para hacer su declaración.
Y el Código se sigue ampliando con cada "exención tributaria".
Con frecuencia, ni siquiera los profesionales pueden ponerse de acuerdo en las respuestas adecuadas a este intrincado rompecabezas. Monitoreando la 'línea caliente del IRS” sobre las disparidades entre las respuestas a las mismas preguntas, se dieron más de 24 millones de respuestas incorrectas.
Pero, ¿por qué culpar a los funcionarios por estar igual de confundidos como el resto de nosotros? El gran problema no es el IRS, sino la complejidad del código fiscal, que ha crecido monstruosamente. Ha sido cambiado, ampliado, y además confabulado para tener en cuenta las exigencias de los más recientes poderosos intereses. Hasta que finalmente sobrepasó todo entendimiento racional.
Se estima que los estadounidenses pasan más de 6 mil millones de horas al año tratando de completar sus declaraciones de impuestos y estar al tanto de sus registros tributarios.
¿Es una reforma la solución? Es hora de abrir las posibilidades de un nuevo sistema menos complicado ya que por ahora cada reforma sólo complica más el Código. Y mientras más vasto el código, menos posibilidades hay de reformarlo realmente.
Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /