El Abuso infantil es demasiado frecuente y debe denunciarse
Por Alan Leveritt
3131A.jpg
Como resultado del programa EL LATINO transmitido por la Red de Televisión Educativa de Arkansas (AETN) el pasado domingo 22, se ha despertado un gran interés en la comunidad latina por conocer más sobre este serio problema. A continuación señalamos algunos de los puntos más importantes para prevenir y evitar abusos y negligencias hacia nuestros niños,
El problema del abuso contra los niños y niñas, y de su explotación, en particular la sexual, es un problema universal, alarmante, que necesita de medidas continuas de prevención y protección efectiva.
El abuso y maltrato infantil es un problema que compete a todas las personas. En este sentido es que se celebra el 19 de noviembre el Día Mundial para la prevención del abuso del Niño.
Es importante señalar que la Convención de los Derechos del Niño, establece en su artículo 19 que es obligación del estado proteger a los niños de todas de las formas de violencia y maltrato, que por parte de padres, madres o cualquier otra persona dedicado a su cuidado.
Sin embargo este problema está presente tanto en países del primer mundo, como aquellos en vías de desarrollo. En Estados Unidos por ejemplo, según datos recogidos de 50 estados y el distrito de Columbia, en 1996, 1077 niños y niñas murieron a causa de abuso o negligencia, de éstos un 77% tenia tres años o menos de edad.
Según UNICEF en América Latina, no menos de 6 millones de niños, niñas y adolescentes son objeto de agresiones severas y 80 mil mueren cada año por la violencia que se presenta dentro de la familia.
El lugar mas frecuente del abuso infantil es en la propia familia, en donde la madre y el padre presentan el más alto nivel de violencia hacia con los niños, seguidos de padrastros, madrastras, y otros.
De las denuncias recibidas, sólo en el 56% las autoridades comprueban el maltrato.
Ante la necesidad de crear mecanismos que prohíban todo tipo de abusos, es que algunos países han realizado reformas basadas en la Convención de los Derechos del Niño para prohibir totalmente la violencia infantil.
Pero en muchos países, las leyes penales y civiles permiten que los padres y tutores utilicen el castigo moderado y razonable.
En este sentido es importante señalar que los gobiernos, las instituciones y las sociedad en general deben luchar por establecer legislación que prohíba todo tipo de violencia hecha a los niños (incluyendo el castigo físico y otro tipo de trato inhumano y/o degradante); y elaborar políticas claras para prevenir el abuso y maltrato a los niños, así como su adecuada rehabilitación en aquellos casos en que ocurra.
Adoptar estas medidas significaría reducir los niveles de abuso infantil, así como evitar las futuras posibilidades de delincuencia (un estudio realizado en los EUA, muestra que los abusos o abandonos a niños, aumentan la posibilidad de su arresto de un 53% durante la adolescencia, en un 38% durante la vida adulta, y en un 38% de llevar a cabo un crimen violento.
Maltratar a un menor es hacer algo, o dejar de hacer algo, que resulte en un daño para un niño o lo ponga en riesgo de lastimarse. El maltrato al menor puede ser físico, sexual o emocional.
La negligencia, o el no cubrir las necesidades de un niño, también es una forma de abuso.
La mayoría de los niños maltratados sufren más daños emocionales que físicos. Un niño maltratado puede deprimirse. Puede retraerse, pensar en suicidarse o tornarse violento. Los niños más grandes pueden consumir drogas o alcohol, intentar huir o abusar de otros.
Si sospecha que algún niño sufre maltratos o negligencia, aunque no sea parte de su familia, llame de inmediato a la policía o a la agencia local para el bienestar infantil.
Las estadísticas acerca del maltrato físico de los niños son alarmantes. Se estima que cada año, miles de niños son victimas de abuso y maltrato a manos de sus padres o parientes. Miles mueren. Los que sobreviven el abuso, viven marcados por el trauma emocional que perdura mucho después de que los moretones físicos hayan desaparecido.
El reconocer y dar tratamiento a tiempo es importante para minimizar los efectos a largo plazo. Cuando un niño/niña dice que ha sido abusado, hay que tomarlo en serio y evaluarlo de inmediato.
A menudo el daño emocional a los niños maltratados no se refleja hasta la adolescencia, o aún más tarde, cuando muchos de estos niños maltratados se convierten en padres abusivos. Un adulto que fue abusado de niño tiene mucha dificultad para establecer relaciones personales íntimas. Estos hombres y mujeres pueden tener problemas con el acercamiento físico, el tocar, la intimidad y el confiar en otros al llegar a adultos.
Están expuestos a un riesgo mayor de ansiedad, depresión, abuso de substancias, enfermedades médicas y problemas en la escuela o en el trabajo. Sin el tratamiento adecuado el daño hecho al niño abusado físicamente puede perdurar de por vida.
La identificación y el tratamiento a tiempo son importantes para minimizar las consecuencias del abuso a largo plazo. Los profesionales de la salud mental capacitados deben de llevar a cabo una evaluación comprensiva y proveer el tratamiento para los niños que han sido abusados. Mediante el tratamiento, el niño maltratado comienza a recuperar su sentido de confianza en sí mismo y en otros. Pueden ayudar a la familia a aprender nuevas formas de dar apoyo y de comunicarse los unos con los otros. Los padres pueden también beneficiarse del apoyo, entrenamiento y manejo del coraje.
A continuación algunos de los indicios que frecuentemente están asociados con tipos particulares de maltrato o abandono de menores: el abuso físico, abuso sexual y abuso emocional.
Es importante notar, sin embargo, que estos tipos de abusos típicamente se dan en combinación más que de manera aislada. Un niño físicamente abusado, por ejemplo, también es frecuentemente abusado emocionalmente y un niño abusado sexualmente también puede ser que no se le preste la atención adecuada.

INDICIOS DEL ABUSO FÍSICO
Considere la posibilidad de abuso físico cuando el niño:
• Tiene inexplicables quemaduras, mordidas, moretones, huesos fracturados u ojos morados.
• Tiene moretones que están desapareciendo u otras marcas notables después de su ausencia de la escuela.
• Parece temeroso de sus padres y protesta o llora cuando es el momento de ir a casa.
• Se retrae cuando personas mayores lo abordan.
• Informes de lesiones por uno de los padres o persona a cargo de su cuidado.
Considere la posibilidad de abuso físico cuando el padre u otro adulto a cargo de su cuidado:
• Ofrece explicaciones contradictorias, no convincentes o ninguna de las lesiones del niño.
• Describe al niño como malvado o de una manera muy negativa.
• Usa maltrato físico como método de disciplina con el niño.
• Tiene una historia de maltrato de menores.

INDICIOS DE ABANDONO
O NEGLIGENCIA
Considere la posibilidad de abandono cuando el niño:
• Está frecuentemente ausente de la escuela.
• Mendiga o roba comida o dinero.
• Carece de atención médica o dental, vacunas o lentes.
• Está constantemente sucio y tiene un fuerte mal olor.
• Carece de ropas adecuadas según el clima.
• Abusa del alcohol o las drogas.
• Admite que no hay nadie en casa que provea cuidado.
Considere la posibilidad de abandono cuando el padre o persona a cargo del cuidado:
• Parece indiferente al niño.
• Luce apático o deprimido.
• Se comporta de manera irracional o bizarra.
• Está abusando del alcohol u otras drogas.

INDICIOS DEL MALTRATO EMOCIONAL
Considere la posibilidad de maltrato emocional cuando el niño:
• Muestra comportamientos extremos, tales como excesivas quejas o comportamiento exigente, extrema pasividad o agresividad.
• Es maduro, de manera poco adecuada (corrige a otros niños, por ejemplo) o infantil, de manera poco adecuada (frecuentemente meciéndose o golpeándose la cabeza).
• Está atrasado en su desarrollo físico o emocional.
• Ha intentado suicidio.
• Informa de carencia de vínculos con sus padres.
Considere la posibilidad de maltrato emocional cuando el padre o persona a cargo del cuidado:
• Constantemente culpa, subestima o descalifica al niño.
• No considera el niño y rechaza considerar las ofertas de ayuda para los problemas de niño.
• Rechaza abiertamente al niño.

INDICIOS DEL ABUSO SEXUAL
El abuso sexual de menores incluye un amplio espectro de acciones entre un niño y un adulto, o con niños mayores. Con frecuencia, aunque no siempre, implica un contacto físico. Exhibir sus órganos genitales ante un niño o presionar a un niño a tener relaciones sexuales, es abuso sexual contra el menor. Utilizar niños en pornografía también es abuso sexual contra los menores.
La mayoría de los abusadores conocen al niño de quien abusan. Pueden ser amistades de la familia, vecinos o cuidadores de niños. Casi una tercera parte de los abusadores tienen un parentesco con los niños. La mayoría de los abusadores son hombres.
Considere la posibilidad de abuso sexual cuando el niño:
• Tiene dificultad al caminar o al sentarse.
• Se niega a vestirse para gimnasia o a participar en actividades físicas.
• Huye de la casa o no quiere ir a la escuela
• Cambios serios en su comportamiento: depresión o aislamiento de sus amigos y familia; agresividad excesiva o comportamiento suicida;
• Informa de pesadillas, no poder dormir o de mojar la cama.
• Experimenta cambios repentinos en el apetito.
• Muestra comportamientos seductores, sofisticados o conocimiento sexual no usual.
• Queda embarazada o contrae enfermedades venéreas, particularmente si la edad es menor de 14 años.
• Informa del abuso sexual por el padre u otra persona a cargo de su cuidado.
• Interés excesivo, o el evitar todo lo de naturaleza sexual.
• Dicen que tienen el cuerpo sucio o dañado o tener miedo de que haya algo malo en sus genitales.
• Evidencia de abusos o molestias sexuales en sus dibujos, juegos o fantasías.
Considere la posibilidad de abuso sexual cuando el padre u otro adulto a cargo de su cuidado:
• Es excesivamente protector del niño o limita severamente el contacto del niño con otros niños, especialmente del sexo opuesto.
• Es reservado y solitario.
• Es celoso o controlador con los miembros de su familia.

Se reportan más de 80,000 casos al año de abuso sexual a los niños, pero el número de casos que no se reporta es aún mayor, ya que los niños tienen miedo de decirle a alguien lo que les pasó, y el proceso legal de verificar los informes es difícil.
Aun los niños de dos o tres años que no pueden saber que la actividad sexual es "mala", desarrollarán problemas como resultado de su inhabilidad para hacerle frente a la sobre-estimulación.
El niño de cinco años o más que conoce y aprecia al que lo abusa, se siente atrapado entre el afecto o la lealtad que siente hacia esa persona y el conocimiento de que las actividades sexuales son terriblemente malas. Si el niño trata de romper con las relaciones sexuales, el que lo abusa puede amenazarlo mediante la violencia o negándole su afecto. Cuando los abusos sexuales ocurren en la familia, el niño puede tenerle miedo a la ira, los celos o la vergüenza de otros miembros de la familia, o quizás puede temer que la familia se desintegre si él descubre su secreto.
Muchas veces en el niño no hay señales físicas de abuso sexual o, si las hay, tales como cambios en los genitales o en el ano, sólo pueden ser reconocidas por un médico.
Estas son algunas medidas preventivas que los padres pueden tomar:
• Decirle a los niños que "si alguien trata de tocarte el cuerpo y de hacerte cosas que te hacen sentir raro, dile que NO a la persona y ven a contármelo enseguida."
• Enseñarle a los niños que el respeto a los mayores no quiere decir que tienen que obedecer ciegamente a los adultos y a las figuras de autoridad, por ejemplo, no les diga "siempre tienes que hacer todo lo que la maestra o el que te cuida te mande a hacer."
• Estimular los programas profesionales del sistema escolar local para la prevención.
Los niños que han sufrido abusos sexuales y sus familias necesitan evaluación y tratamiento profesional. Estos tratamientos pueden reducir el riesgo de que el niño desarrolle serios problemas cuando llegue a adulto.

EN ARKANSAS LOS SIGUIENTES SON LOS CENTROS DE AYUDA PARA LOS CASOS DE MALTRATO INFANTIL.

Arkansas Child Abuse: Linea de emergencia: 1-800-482-5964
The Crisis Center para Adolescentes:
1-800-798-8336

Children's Justice and Protection Center
1123 Bishop St. Little Rock. Arkansas 72202
Tel: (501) 324-2572 - Fax: (501) 324-2573
Director Sara Arnold: Sara.Arnold@childrensprotectioncenter.org

1. Children's Safety Center, Full member
614 E. Emma, Ste. 200. Springdale, Arkansas 72764
Tel. 479-872-6183
www.childrenssafetycenter.org

2. Children's Advocacy Center of Benton County
2113 Little Flock DR. Rogers, Arkansas 72756
Tel. 479-621-0385
Director: Beverly Engle: Beverly.cac@coxnet

3. Children's Advocacy Center of Pine Bluff, Up for re-accreditation
211 West 3rd, suite 130. Pine Bluff, Arkansas 71601
Tel. 870-850-7105
Interim Director Brenda Goode: cacdirector@pbreynoldscenter.org

4. Cooper-Anthony Mercy Children's Advocacy center, Associate Member
216 McAuley Court. Hot Springs, Arkansas 71901
Tel. 501-622-2531
Director: Janice McCutchen: jmccutheon@htsp.mercy.net

5. Wade Knox Children's Advocacy Center, Associate Member
154 N. Center Street. Lonoke, Arkansas 72086
Tel. 501-676-2552
Director: Karen Knox: wadecac@sbcglobal.net

6. Children's Advocacy Center of Eastern Arkansas, Associate Member
905 N. 7th. West Memphis, Arkansas 72301
Tel. 870-702-5933
Director: Mary Beth Luibel: crittendencomdt@aol.com

7. Children's Advocacy Center, Associate Member
104 W. 3rd Street. Green Forest, AR 72638
Tel. 870-438-5437
Director: Merlin Leach:
drleach@merlinfoundation.com

A NIVEL NACIONAL:
The National Children's Alliance:
www.nca-online.org
The National Children's Advocacy Centers:
www.nationalcac.org
256-533-5437
Childhelp USA National:
1-800-422-4453
Edición de esta semana
LOS RESIDENTES DE LITTLE ROCK ELIGEN A FRANK SCOTT Jr. COMO NUEVO ALCALDE
Frank Scott Jr., un banquero y pastor asociado que se crió al sur de la carretera interestatal 630 que divide la ciudad de Little Rock por raza y situación económica, fue elegido el martes 4 como nuevo alcalde de la capital de Arkansas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los legisladores de Arkansas van a tener mucho que discutir en la próxima sesión legislativa que comienza el 14 de enero, y uno de los muchos temas que abordarán es si aprobar un mayor aumento de fondos por estudiante para las escuelas en varios años.    / ver más /