Residentes de Utah favorecen leyes “migratorias más duras"
La mayoría de los residentes del estado de Utah favorece leyes migratorias aún más duras que las ya aprobadas localmente este año y piden que sea el estado y no el gobierno federal quien las implemente.
Una encuesta realizado por el diario Deseret News y la televisora KSL-TV, indica que un 75% de los encuestados quiere que la ley SB08-81, que limita el acceso a beneficios públicos para inmigrantes indocumentados, entre en vigor sin alteraciones.
Asimismo, un 55% se expresó a favor de que "los legisladores aprueben medidas adicionales" para reducir el impacto de la inmigración de indocumentados en Utah.
Sólo un 19% sostuvo que la legislatura de Utah debería abolir SB08-81 y leyes similares, debido a que la inmigración es un tema de competencia exclusiva del gobierno federal y no de las asambleas estatales.
Los resultados de la encuesta parecen confirmar el sentir general que en sus elecciones primarias favoreció a un novato en la política, el republicano Jason Chaffetz, quien dijo que, de ser electo en noviembre, sus primeras medidas serán declarar el inglés como el idioma oficial del país y propiciar la deportación de los inmigrantes indocumentados.
Según estadísticas del Censo, en Utah viven unos 280.000 latinos, o poco más del 11% de los 2,5 millones de habitantes. Entre los latinos, 178.000 son inmigrantes.
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /