Evite problemas con auditorias impositivas
Si usa su automóvil para el trabajo o el negocio y solamente para ese fin, puede deducir el costo total de su operación (sujeto a límites explicados más adelante). Pero si usa su automóvil para fines tanto de negocio como personales, puede deducir sólo el costo proporcional para el negocio.
Por lo general, puede calcular el total de los gastos deducibles de su automóvil usando uno de dos métodos: el método de la tasa estándar por milla recorrida o el método de gastos reales.
Si reúne los requisitos para usar ambos métodos, antes de escoger uno, posiblemente le convenga calcular la deducción de ambas maneras para ver cuál le da una deducción mayor. Si usa la tasa estándar por milla, puede deducir por separado los gastos de estacionamiento y peaje en los que haya incurrido por su negocio.
Para usar la tasa estándar por milla, debe ser dueño del automóvil o arrendarlo; no se puede usar el automóvil para contratarlo, por ejemplo, como taxi; no puede operar cinco o más autos a la vez, como sería el caso de operar una flota de automóviles; no puede haber reclamado una deducción en un año anterior por depreciación del automóvil usando el Sistema Modificado de Recuperación Acelerada de Costos (MACRS) ni ningún otro método que no sea el de depreciación uniforme. No puede usar la tasa estándar por milla si es cartero rural y recibe un “reembolso calificado”.
Además, para usar la tasa estándar por milla para un automóvil del cual es dueño, debe optar por usar dicho método el primer año en que el automóvil esté disponible para uso en su negocio. En años posteriores, puede optar por usar la tasa estándar por milla o los gastos reales.
Sin embargo, para un automóvil arrendado, hay que usar el método estándar por milla por todo el período del contrato de arrendamiento.
Tasas estándar por milla para un automóvil con fines de negocio:
1 de Enero al 30 de Junio: 50.5 centavos
1 de Julio al 31 de Diciembre: 58.5 centavos
Para usar el método de gastos reales, debe determinar lo que realmente le costó operar el automóvil para fines del negocio. Esto incluye gasolina, aceite, reparaciones, llantas, seguro, derechos de matrícula, licencias y depreciación (o pagos de arrendamiento) atribuibles a las millas transitadas por el negocio.
Otros gastos de automóvil por estacionamiento y peaje atribuibles a su uso para el negocio se deducen por separado, tanto si usa la tasa estándar por milla como los gastos reales.
La ley requiere que demuestre sus gastos mediante una documentación adecuada o pruebas suficientes para apoyar su propia declaración.
Si es empleado cuyos gastos deducibles de negocio son totalmente reembolsables mediante un plan de rendición de cuentas, es decir, un plan que satisfaga las tres reglas del plan de rendición de cuentas, el reembolso no debería incluirse como sueldo en su Formulario W-2 y usted no debería deducir los gastos.
Por lo general, si es empleado, para deducir sus gastos de automóvil, incluyendo gastos que excedan del reembolso bajo un plan de rendición de cuentas, debe llenar el Formulario 2106 o el Formulario 2106-EZ y detallar sus deducciones en el Anexo A del Formulario 1040. Los gastos estarán sujetos al límite del 2% del ingreso bruto ajustado.
Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /