Cáncer de próstata
329A.jpg
El cáncer de próstata (cáncer prostático) es el segundo cáncer más común en los hombres, después del cáncer de piel, y la segunda causa principal de muerte por cáncer en los hombres, después del cáncer del pulmón y en general la sexta causa de muerte entre los hombres.
La próstata es una de las glándulas sexuales masculinas. Es una glándula pequeña (cerca del tamaño de una nuez) y sirve para la producción de líquido seminal, que forma parte del semen o esperma. Está ubicada encima del recto y debajo de la vejiga de la orina. La próstata rodea la uretra -el tubo que lleva la orina desde la vejiga al pene- como una especie de "flotador", en el punto donde la uretra se conecta a la vejiga. Por ello, cuando la próstata crece, hay dificultades al orinar o en las relaciones sexuales.
Más del 70% de todos los casos de cáncer de próstata diagnosticados se registran en hombres a partir de los 65 años de edad. Los hombres afroamericanos mueren de cáncer de próstata más que cualquier otro grupo racial y étnico.
Se desconocen las razones por las cuales varían la incidencia y la mortalidad entre los diferentes grupos raciales y étnicos.
El cáncer de próstata se da con mayor frecuencia en hombres mayores. La próstata sigue creciendo durante la mayor parte de la vida de un hombre, de forma que es muy frecuente presentar a partir de los 60 años una condición inocua llamada próstata "agrandada" o hipertrofia prostática benigna (HPB), mucho más común que el cáncer de próstata. Muchos de los signos y síntomas de la HPB son los mismos que los del cáncer de próstata.
Como ocurre con muchos tipos de cáncer, la detección y el tratamiento tempranos aumentan las perspectivas de curación. Además, el cáncer de próstata es un tipo de cáncer que crece lentamente. Cuando se desarrolla muy a finales de la vida, como es frecuentemente el caso, la repercusión de la enfermedad puede ser mínima. En efecto, muchos hombres con cáncer de próstata mueren con el tiempo de causas no relacionadas con el cáncer mismo.
En su etapa inicial, el cáncer de próstata puede no producir signos o síntomas. Según crece el tumor, pueden notarse ciertos signos o síntomas, incluyendo:
o Dificultad con comenzar o terminar de orinar
o Fuerza reducida del chorro de orina.
o Goteo al final de la micción.
o Micción dolorosa o con ardor
o Orinar poca cantidad cada vez y frecuen-temente, especialmente por la noche.
o Eyaculación dolorosa
o Sangre en la orina
o Incapacidad para orinar
o Dolor continuo en la parte baja de la espalda, en la pelvis, o en la zona superior de los muslos.
Los dos exámenes utilizados con más frecuencia por los médicos para detectar el cáncer de próstata son el examen digital rectal (EDR) y la prueba del antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés).
Para realizar el EDR o tacto rectal, que ha sido utilizado por muchos años, el médico inserta un dedo enguantado en el recto y palpa la superficie de próstata a través de la pared del intestino próstata en busca de cualquier irregularidad. Masas sospechosas, texturas anormales o durezas llevarán a investigaciones posteriores. Debe formar parte del chequeo físico anual recomendado para los hombres mayores de 40 años de edad
La prueba PSA es un examen de sangre que mide el antígeno prostático específico, una enzima que solamente produce la próstata. Es una proteína producida en la próstata que puede elevarse cuando el cáncer está presente. Los niveles de PSA pueden ayudar al médico en el seguimiento de un paciente con problemas de próstata.
Aun cuando la prueba PSA puede detectar el cáncer de próstata en etapa temprana, las evidencias son contradictorias y no son conclusivas.
La única manera de determinar si una masa sospechosa es cáncer de próstata es examinar microscópicamente una muestra del tejido tomado del área. Esta muestra puede ser extraída por una aguja colocada directamente en la próstata a través del recto o del perineo (el espacio entre el escroto y el ano).
Si existe cáncer, varios otros procedimientos, incluyendo radiografías, pruebas de laboratorio y procedimientos computarizados de radiología diagnóstica serán útiles en determinar el grado de la enfermedad.
La tasa de supervivencia a los 5 años es de 85 % para los pacientes con cáncer de próstata cuyos cánceres se descubren en una etapa precoz, y la del cáncer de próstata en su conjunto ha aumentado hasta más del 70 % en los últimos 30 años.
El cáncer de próstata rara la vez ocurre antes de los 55 años de edad. La mayoría de los hombres diagnosticados tienen 65 años o más. El cáncer de próstata se está volviendo más frecuente, posiblemente porque los hombres viven más.
Algunos factores de riesgo para desarrollar cáncer de próstata son:
o Antecedentes familiares (padre, hermano, tío) del cáncer de próstata.
o Exposición a cadmio en el lugar de trabajo (soldadura, baterías o electrotipos).
o Los hombres casados parecen tener mayor riesgo que los hombres solteros.
o La dieta alta en grasas puede aumentar el riesgo.
o Los hombres que se han sometido a una vasectomía pueden tener mayor riesgo.
El tratamiento del cáncer de próstata es sumamente individualizado, y deben considerarse muchos factores, sobre todo:
o la etapa de la enfermedad,
o los antecedentes médicos generales del paciente,
o la edad,
o el estado general de salud
o la expectativa de años de vida.
La cirugía es el tratamiento más efectivo.
Cirugía: El procedimiento quirúrgico más frecuente es la resección transuretral de la próstata ( RTUP), en el cual la parte obstructiva de la próstata se retira. Para esta intervención no es necesario hacer corte de la piel puesto que se realiza a través de la uretra. Recientemente se utiliza el Laser como posibilidad terapeútica, el cual es seguro, pero no se sabe todavía si es tan efectivo como la cirugía tradicional. En otro casos está indicada la cirugía abierta, especialmente cuando la próstata es muy grande o existe alguna indicación específica para escoger esa vía. La clase de procedimiento quirúrgico recomendado en cada paciente será escogido por el médico tratante después de la evaluación del problema urinario y la condición médica general.
Criocitugía: es un tipo de cirugía en el que el cáncer se destruye por congelamiento.
Además de la cirugía, para tratar el cáncer de próstata pueden estar indicadas una o varias de las siguientes:
o Radiaciones ionizantes (Radioterapia)
o Medicamentos ("venenos") contra el cáncer (Quimioterapia)
o Hormonas (Hormonoterapia).
o Terapia biológica o Inmunoterapia (uso del sistema inmune del cuerpo para combatir el cáncer).
El crecimiento benigno de la próstata se debe tratar sólo cuando los síntomas son tan severos que molestan considerablemente al paciente, si la función del tracto urinario se encuentra afectada o si hay infección. Si el individuo tiene aumento del tamaño de la próstata con características benignas, se puede decidir observar con controles periódicos. Esto quiere decir que se debe examinar al paciente una o más veces al año para estar seguro que no se desarrollan complicaciones o cáncer.
Hay medicamentos desarrollados para mejorar la obstrucción del flujo urinario causada por hipertrofia prostática benigna (crecimiento no cancerosos). Los alfa bloqueadores relajan el tejido muscular de la glándula prostática. Otro grupo de medicamentos disminuye el tamaño de la próstata gracias al efecto de disminuir el nivel de hormonas masculinas dentro de la glándula (hormonas femeninas (estrógenos) o agonistas LHRH que reducen la cantidad de hormonas masculinas).
La clase de medicamento y sus efectos a corto y largo plazo, deben ser discutidos con el urólogo tratante. No todos tienen efecto inmediato y su indicación es específica para cada paciente.
Hay otro tipo de manejo de la obstrucción urinaria por hipertrofia prostática benigna. en diferentes centros de investigación se han tratado pacientes por medio de colocación de espirales o tubos a nivel de la obstrucción, y por dilatación del área obstruida por medio de balones.
Esto se encuentra en investigación y no se tienen conclusiones con respecto a los resultados a largo plazo.
Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /