Hospitales deportan a enfermos indocumentados
3329A.jpg
Según el diario The New York Times varios hospitales estadounidenses repatrían por su cuenta a inmigrantes gravemente heridos o enfermos que no pueden hallar centros de rehabilitación dispuestos a aceptar pacientes sin seguro.
Medicaid, el seguro médico estadounidense para personas de bajos ingresos, no cubre el cuidado a largo plazo para inmigrantes indocumentados, ni para inmigrantes legales recién llegados, señaló el New York Times .
De acuerdo con el diario, esta situación crea un dilema para los hospitales, que están obligados por regulaciones federales a prestar a los pacientes que lo necesiten, los cuidados médicos necesarios después de salir del hospital.
Las autoridades de inmigración no desempeñan papel alguno en estas repatriaciones privadas, llevadas a cabo mediante ambulancias, ambulancias aéreas y aviones comerciales.
La mayoría de los hospitales afirma que no realizan estas transferencias internacionales, sino hasta que los pacientes están médicamente estables, y que se aseguran de dejarlos bajo suficiente cuidados médicos en sus países de origen.
Pero los hospitales operan sin asistencia o supervisión gubernamental, dejando un amplio espacio para transgresiones legales y éticas a ambos lados de la frontera, sostuvo el periódico en un amplio artículo sobre el tema.
Algunos defensores de los derechos de los inmigrantes ven estas repatriaciones como una especie de "tiradero internacional de pacientes", en que las ambulancias se llevan a los enfermos en la dirección equivocada, lejos de los hospitales de primera categoría y hacia un cuidado médico de menor calidad, si acaso.
Los administradores de los hospitales ven estos casos como costosas transferencias que los obligan a asumir una responsabilidad por los disfuncionales sistemas de inmigración y salud.
En muchos casos, argumentan, la única alternativa a las repatriaciones es mantener indefinidamente a los pacientes en los hospitales, con el consiguiente gasto de millones en servicios.
"La repatriación es prácticamente una sentencia de muerte en algunos de estos casos", dijo el doctor Steven Larson, médico de emergencias del Hospital de la Universidad de Pennsylvania.
"He visto pacientes ser introducidos a empujones en un avión para ser sacados del país, y una vez que están fuera de vista, son olvidados", añadió.
Ninguna agencia o grupo da seguimiento a estos casos, por lo que es difícil cuantificarlos, señaló el diario.
Sin embargo, algunos hospitales y consulados ofrecieron estadísticas que dan una idea del fenómeno.
Alrededor de 96 inmigrantes al año son repatriados por el Hospital St. Joseph's en Phoenix, Arizona; de 6 a 8 por el Centro Médico Broward en Fort Lauderdale, Florida; 10 devueltos a Honduras por hospitales de Chicago desde 2007; unos 87 casos de inmigrantes mexicanos manejados por el consulado de México en San Diego, California, la mayoría de los cuales terminaron en repatriación.
Muchos hospitales repatrían inmigrantes gravemente heridos o enfermos sólo como último recurso. Otros son más agresivos y rutinariamente envían de vuelta a sus países a inmigrantes que no tienen seguro, ya sean indocumentados o no.
El diario refirió, entre otros, el caso de Luis Alberto Jiménez, un inmigrante indocumentado de Guatemala.
Hace ocho años, cuando tenía 35 años de edad, Jiménez quien trabajaba como jardinero- sufrió graves lesiones cerebrales en un accidente de tránsito en que estuvo involucrado un ciudadano ebrio.
Un hospital comunitario Martin Memorial en la localidad de Stuart le salvó la vida y, al no hallar un centro de rehabilitación que se hiciera cargo de él, lo atendió por años a un costo de $1.5 millones.
Lo que siguió abrió el camino a una batalla legal aún sin resolverse y con repercusiones nacionales.
Después de obtener una orden judicial -más tarde invalidada-, el hospital fletó una ambulancia aérea por $30 mil y "devolvió a la fuerza a Jiménez a su país de origen", como dijo un funcionario del nosocomio.
Desde su repatriación, Jiménez no ha recibido atención médica y está confinado a una silla de ruedas, bajo cuidado de su anciana madre.
Su condición se ha deteriorado en el último año, con convulsiones, accesos de vómito y desmayos.
El caso de Jiménez es aparentemente el primero en poner a prueba la legalidad de las transferencias de pacientes sin consentimiento de familiares o tutores.
Edición de esta semana
LOS RESIDENTES DE LITTLE ROCK ELIGEN A FRANK SCOTT Jr. COMO NUEVO ALCALDE
Frank Scott Jr., un banquero y pastor asociado que se crió al sur de la carretera interestatal 630 que divide la ciudad de Little Rock por raza y situación económica, fue elegido el martes 4 como nuevo alcalde de la capital de Arkansas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los legisladores de Arkansas van a tener mucho que discutir en la próxima sesión legislativa que comienza el 14 de enero, y uno de los muchos temas que abordarán es si aprobar un mayor aumento de fondos por estudiante para las escuelas en varios años.    / ver más /