Campaña presidencial más cara de la historia estadounidense
3556A.jpg
La campaña presidencial estadounidense para las elecciones del 4 de noviembre es la más cara de la historia, con récord de gastos y $1,000 millones recibidos por los candidatos.
Las últimas cifras publicadas en setiembre por la Comisión electoral federal (FEC) revelan que el candidato republicano John McCain recabó $230 millones y gastó $194 millones.
Su rival demócrata Barack Obama recibió por su parte $454 millones y gastó $377 millones. Cerca de dos millones de simpatizantes de Obama le enviaron dinero, algo sin precedentes en la historia electoral del país.
El dinero fue utilizado para solventar innumerables viajes a lo largo y ancho del país, cientos actos para intentar movilizar a indecisos y abstencionistas, decenas de avisos de propaganda televisada en los Estados que corren el riesgo de caer en manos del adversario, cientos de miles de dólares en honorarios para estrategas, y salarios del personal de la campaña.
A las sumas recabadas por los finalistas se agregan las recibidas durante las primarias, antes de la designación por las convenciones demócrata y republicana de su respectivo candidato a la Casa Blanca, totalizando $1.352 millones recibidos por 27 candidatos --12 demócratas, 11 republicanos y algunos independientes-- entre principios de 2007 y octubre de 2008.
Según la FEC, los demócratas gastaron $750 millones de un total recibido de $834 millones y los republicanos gastaron $477 millones de $513 millones recibidos.
Se trata de sumas enviadas en su gran mayoría por particulares (94% para Obama, 80% para McCain) que no podían donar más de $2.300 dos veces: durante las primarias y después durante la campaña presidencial nacional, siempre y cuando el candidato haya renunciado al financiamiento público de su campaña, cosa que hizo Obama pero no McCain.
Esa limitación remonta a 2002, cuando se adoptó una ley sobre el financiamiento de las campañas promovida por McCain y por el senador demócrata, Russel Feingold (Wisconsin), para limitar la influencia política de los cabilderos, de las grandes corporaciones o de los multimillonarios.
Sin embargo, el mismo ciudadano "también puede ofrecer $28.000 al partido, $10.000 a los demócratas en tal o cual estado, y así puede alcanzar $108.000 en total en contribuciones legales.
Los llamados a donar por Internet son la novedad de la campaña 2008, un método empleado sobre todo por los demócratas, que atrajo a cientos de miles de jóvenes que enviaron sumas inferiores a los $200 c/u.
Por lo demás, los fondos son recabados gracias a actos de recaudación de fondos con 200 a más de 1,000 invitados para juntar dinero y con la presencia de figuras notorias del mundo de las finanzas, de la empresa o el cine y las artes.
Esos actos permiten juntar sumas colosales para el candidato, que probablemente no olvide quién fue el organizador después que resulte electo.
Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /