¿Cheque en blanco para automotrices?
Por Michel Leidermann
En septiembre, durante una entrevista por la cadena televisiva CNBC, Bob Nardelli, el principal ejecutivo de Chrysler, explicaba porqué la industria automotriz necesitaba $ 25 billones en garantías de préstamos y que no era un rescate, sino una ayuda para permitirles rediseñar las empresas y ser más innovadoras en su funcionamiento y productos.
¿Es que hay que subvencionar a las automotrices de Detroit para innovar? ¿Qué tipo de empresas son estas que ahora necesitan $34 millones para innovar? ¿Cómo sobrevivieron durante tanto tiempo y tan mal hasta ahora estas empresas?
Es evidente que la combinación de una cultura empresarial demasiado conservadora, gestión no innovadora y falta de visión futurística, además de excesivamente generosos contratos de trabajo a los sindicatos, explica mucho de su fracaso.
Esas características son las que llevaron a una situación en la que General Motors sólo ganaba bastante dinero vendiendo grandes traga-gasolina SUV y camiones. Por ello, en lugar de centrarse en hacer dinero mediante la innovación con nuevos vehículos en torno a la economía de combustibles, eficiente productividad y diseño de avanzada, GM gastó demasiada energía en cabildeo legislativo para proteger a sus voraces SUV y trocas y bloquear en el Congreso toda exigencia de mayor rendimiento de millas por galón.
No todos los fabricantes de automóviles están muriendo. Honda de Canadá inauguró oficialmente su nueva planta por $154 millones, con tecnología de avanzada para motores de 4 cilindros que producirá 200.000 motores anuales para sus autos Civic, en respuesta a la creciente demanda en América del Norte, de vehículos con mejor economía de combustible y más baratos.
La culpa de esta bufonada no sólo es de los altos ejecutivos con enormes sueldos y nada de imaginación, sino que debe ser compartida por igual con toda la delegación legislativa del estado de Michigan en la Cámara de Representantes y el Senado, que año tras año, votaron de acuerdo a las instrucciones que les daban las automotrices de Detroit y los sindicatos protegiendo a GM, Ford y Chrysler de normas para satisfacer las preocupaciones ambientales, del mejor rendimiento por kilometraje, y del impacto de la competencia mundial, todos elementos que podrían haber forzado a las automotrices de Detroit hace mucho tiempo, a adaptarse a la nueva realidad global.
Es aterrador imaginar el efecto dominó en la industria estadounidense y los miles de trabajadores en caso de que GM se derrumbe y declare la quiebra. Pero si vamos a utilizar dinero de los contribuyentes para rescatar a Detroit, la junta directiva debe irse. Los accionistas perderán su mísero saldo en sus inversiones accionarias, y un interventor designado por el gobierno con mano dura y apolítico con amplias facultades para reformar GM desde la base, deberá presentar un plan de negocios viable tan pronto como sea posible.
Esto significa cancelar los contratos existentes con los sindicatos, los distribuidores y los proveedores, el cierre de algunas plantas y cientos de agencias de ventas de autos y en general, la contracción de la empresa. . . . y desarrollar un plan para la transformación de cualquier vehículo de su flota a un vehículo híbrido-eléctrico con motor para utilizar combustibles variados
Darle a GM y a las demás automotrices un cheque en blanco, que es lo que los ejecutivos de la empresa y el Sindicato de Trabajadores de Autos quieren, y que Washington estaría tentado a conceder para salvar millones de trabajos, sería un enorme error.
Edición de esta semana
CÓMO EVITAR FRAUDES Y ESTAFAS CUANDO COMPRA UNA PROPIEDAD
Por Michel Leidermann
EL LATINO ha tomado conocimiento de frecuentes casos de fraude contra familias latinas (algunos hasta perpetrados por propios latinos), en los cuales estas inocentes familias han perdido todo o invertido en una vivienda, y hasta la misma morada.   / ver más /
El 17 de septiembre a las 4:30 de la madrugada, el cuerpo de bomberos de Midway, en el condado de Baxter (con su capital Mountain Home), tuvo que enfrentarse a una extraña llamarada que apareció de un agujero en la tierra. Después de que el fuego se extinguió por sí mismo expertos intentan entender la razón del fenómeno.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Ninguna fuerza política tiene hoy el poder suficiente en EE.UU.  para cuestionar con éxito las bravuconadas de Donald Trump, pero hay un colectivo que está empezando a alzar la voz de forma espontánea y vigorosa: los estudiantes.    / ver más /