Avión cae a río en Nueva York pero se salvan 155 personas
3786A.jpg
Un avión el A320 construido en 1999, de la aerolínea U.S. Airways del vuelo 1549 que se dirigía a Charlotte, Carolina de Norte, con 150 pasajeros y cinco tripulantes a bordo cayó el jueves 15 a las 15.30 a las heladas aguas del río Hudson frente a Manhattan, luego de que aparentemente chocó con una bandada de gansos cuando estaba sólo a mil metros de altura.
El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, alabó al piloto por asegurar que todos a bordo, incluso un bebé, fueron rescatados. "El piloto hizo un trabajo magnífico al aterrizar el avión en el río y luego al asegurarse que todos salieran", indicó Bloomberg quien es piloto civil, haciendo notar que el piloto tuvo la suficiente calma para recorrer el avión dos veces luego de aterrizar para asegurarse que todos los pasajeros estuvieran afuera.
El piloto era Chesley "Sully" Sullenberger de Danville, California, un ex piloto de combate de la Fuerza Aérea con 40 años de experiencia de vuelo, de acuerdo al sitio de Internet de una compañía de seguridad aérea que él fundó. Asimismo es un experimentado aviador de planeadores cuya pericia ayudaron mucho a un desenlace afortunado. Sólo tres minutos pasaron entre el despegue y el acuatizaje y no más de otros tres minutos para el comienzo del rescate por parte de las ferries y otros barcos en la zona.
La Administración Federal de Aviación (FAA) dijo que estaba investigando reportes de que la nave chocó con una bandada de gansos poco después de haber despegado del aeropuerto La Guardia de Nueva York
Poco después del despegue, el piloto dijo por radio a controladores de vuelo que había chocado con pájaros a pocos kilómetros del aeropuerto.
El piloto anunció que el avión estaba cayendo y advirtió a los pasajeros que se prepararan para el impacto. Sullenberger maniobró la aeronave en el turbulento río, cuya corriente va hacia el oeste de la isla de Manhattan.
Antes de que llegaran botes de la policía, cerca de ocho grandes embarcaciones y barcos de servicios de taxis acuáticos acudieron rápidamente para rescatar a los pasajeros, varios de los cuales esperaron en las alas del avión, que estaban medio sumergidas, y usando chalecos salvavidas.
Expertos en aviación comentaron que el aterrizaje de un jet comercial en agua sin que el avión se rompiera en varias partes fue extraordinario. Expertos especulan que el avión podría haber chocado el agua a una velocidad de unos 140 nudos.
En una ciudad que vivió los ataques del 11 de septiembre, ver a un avión volando muy bajo inmediatamente revive recuerdos de los aviones secuestrados en el 2001 que chocaron contra los edificios del World Trade Center en el bajo Manhattan.
Una portavoz del Departamento de Seguridad Nacional en Washington dijo que no había indicios de que este incidente era resultado de un ataque terrorista.
La FAA dice que el impacto de aves y otros animales salvajes con aviones causa anualmente más de $600 millones en daños a la aviación civil y militar estadounidense y que más de 219 personas han muerto en el mundo como resultado de estos incidentes desde 1988.
Una gigantesca grúa fue usada para sacar la aeronave del río que pudo ser amarrado a un muelle. Las autoridades federales tratan ahora de recuperar la caja negra del avión y de entrevistar a los tripulantes acerca del accidente.
El piloto Chesley B. "Sully" Sullenberger III y el copiloto Jeff Skiles se han convertido en héroes instantáneos por acuatizar el avión y lograr salvar a todos los pasajeros y tripulantes.
Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /