Plan de estímulo de Obama restringe visas H1B
3889A.jpg
Miles de extranjeros con visa H1B quedaron preocupados tras la firma el martes 17, por parte del presidente Barack Obama, del plan de estímulo por $787 mil millones. La nueva ley excluye a indocumentados e impone restricciones a empresas que contratan a trabajadores extranjeros profesionales con este tipo de permiso, situación que pone de manifiesto el creciente nacionalismo que ha despertado la severa crisis económica en Estados Unidos.
La crisis aún no ha tocado fondo, pero el plan fue ingeniado para promover la creación o preservación de 3,5 millones de trabajos en los próximos dos años, estimular el consumo y recuperar la confianza pública.
Se trata de la mayor intervención del Gobierno en la economía desde la Segunda Guerra Mundial y surge en unos momentos en que la crisis económica global alimenta sentimientos nacionalistas y proteccionistas en buena parte del mundo industrializado.
Entre otros elementos, la legislación excluye de cualquier rebaja o crédito tributario a quienes no tengan un número válido de Seguro Social, lo cual afectará a inmigrantes indocumentados aunque pagan impuestos pero con documentos "chuecos".
La medida tampoco escapó a la campaña contra el desplazamiento de trabajadores estadounidenses desde sus empleos, por culpa de la mano de obra extranjera.
El plan incluye una enmienda que impone restricciones a empresas que contratan a extranjeros con visas H1B y que se beneficien del plan de rescate de Wall Street aprobado por el Congreso en octubre pasado, conocido por su sigla en inglés "TARP".
La enmienda lleva por nombre "Acta para el Empleo de Trabajadores Estadounidenses" y aplicará durante dos años a compañías que contratan a empleados con visas H1B y que reciben fondos del "TARP".
Esas compañías, la mayoría bancos e instituciones del sector financiero, tendrán que certificar que dan prioridad a los trabajadores estadounidenses, que no los están desplazando con portadores de visas H1B, y que no están reemplazando a empleados despedidos con mano de obra extranjera.
Los grupos conservadores desde siempre han culpado a los inmigrantes de todos los males del país y en la recesión actual, encuentran más elementos para su campaña: la tasa de desempleo actual es del 7,6%, la más alta de los últimos 16 años.
Y la práctica de "outsourcing", es decir la contratación o subcontratación de empleados en el exterior, ha producido el desplazamiento de hasta el 8% de los profesionales en el sector de alta tecnología en Estados Unidos, según un estudio de 2008 realizado por expertos de las Universidades de Nueva York y de Pensilvania.
El colmo, según los partidarios de las restricciones, es que en algunas compañías, los trabajadores estadounidenses terminen capacitando y orientando a extranjeros que posteriormente los reemplacen en la planilla laboral.
Los defensores de las visas H1B aseguran que es la forma más fiable de llenar vacantes de inmediato y sin tener que invertir en capacitación de estadounidenses a largo plazo.
El programa de visas H1B fue creado en 1990. Durante los años fiscales 2001 a 2004, el Congreso autorizó extender la cuota de 65 mil a 195 mil visas, pero el 30 de septiembre de 2004 ésta se redujo a la cantidad original de 65 mil.
Pese a ello, a finales de 2004 el Congreso dispuso una cuota adicional de 20 mil visas para profesionales extranjeros graduados o que hayan obtenido una maestría en Estados Unidos.
El programa de visas H1B establece que los patronos estadounidenses deben pagar a los trabajadores extranjeros el salario predominante según su campo de trabajo. También deben demostrar que los estadounidenses calificados no están siendo marginados para desempeñar la posición o puesto que ocupa un extranjero.
El reglamento exige que el empleado extranjero contratado tenga cuando menos un título universitario o su equivalente. Las visas H1B son destinadas a profesionales tales como arquitectos, periodistas, administradores de empresa, técnicos en computadoras o ingenieros, entre otros.
Edición de esta semana
CENTRO COMUNITARIO SEIS PUENTES
El pasado sábado 11 el Centro Comunitario y de Educación Seis Puentes (#4202 Camp Robinson Rd., North Little Rock) celebró con gran éxito e imponente asistencia de papás y alumnos, su feria de regreso a clases 2018 repartiendo mochilas y útiles escolares y tarjetas de regalo de WalMart a los presentes. / ver más /
El consulado de El Salvador en Dallas ((469) 274-2708 o 1-888-301-1130), a cargo de la cónsul Verónica Patricia Pichinte Cubillos, sostuvo un consulado móvil en el Centro Comunitario del Southwest en Little Rock (#6401 Baseline Road) los pasados días 10 y 11, entregando nuevos pasaportes así como registros de nacimiento, matrimonio y defunción; autorización para menores; registros y sobrevivencias; antecedentes penales y policiales. / ver más /
Los campistas latinos tienden a usar los servicios de acceso al internet para mantenerse conectados con sus empleos y cualquier persona que los necesita.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Un joven recién casado estaba sentado junto a su padre. Mientras el joven hablaba sobre la vida adulta, el matrimonio, las responsabilidades y las obligaciones, el padre le lanzó una mirada clara y seria y le dijo: “Nunca olvides a tus amigos, se volverán más importantes a medida que envejezcas. Independientemente de lo mucho que ames a tu familia, siempre necesitarás amigos. Recuerda juntarte con ellos ocasionalmente (si es posible), pero de alguna manera logra, mantenerte en contacto con ellos”.   / ver más /