La narcoviolencia en México politiza el control de armas en Estados Unidos
3970A.jpg
La extensa lucha contra el narcotráfico en la frontera sur de EUA reactivó la polémica sobre el control de armas de asalto, en unos momentos en que los narcos mexicanos ya están invadiendo las urbes estadounidenses.
El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, recordó que, durante la campaña electoral, el presidente Barack Obama respaldó la renovación de una ley que entre 1994 y 2004 prohibió la venta de armas de asalto en el país.
La secretaria de Estado, Hillary Clinton, dijo en México que la Administración Obama quiere combatir el tráfico de ese tipo de armamento que cae en manos criminales.
La Segunda Enmienda de la Constitución consagra el derecho de los estadounidenses a la tenencia de armas y tanto demócratas como republicanos, muchos de los cuales reciben contribuciones políticas de la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA), intentan evadir esta "papa caliente".
Mientras la narcoviolencia se mantienen en México, el control armamentístico en EUA de ha adquirido un cariz político.
La clase política estadounidense está alarmada porque los narcos ya tienen una presencia en al menos 230 ciudades de este país y porque en sitios como Phoenix (Arizona) o Houston (Texas), han aumentado los secuestros.
Pero la indignación aminora cuando se piden más restricciones al armamento con potencia militar.
La solución que favorece Washington por ahora es aumentar los controles de salida de EUA por los puntos terrestres en la frontera común.
De hecho, el plan anticrimen que presentó la Secretaria de Seguridad, Janet Napolitano enfatiza, entre otros elementos, el despliegue de más agentes, recursos y tecnología en la frontera y un mayor control del tráfico de vehículos y de las líneas ferroviarias hacia México.
Aunque el tema de la seguridad fronteriza tiene el potencial de estancar las relaciones bilaterales, meterse a aumentar los controles a estas armas sería alborotar un panal de abejas, según expertos.
Se calcula que el 90% de las armas confiscadas en México proviene de EUA. Quienes buscan eliminar las armas de asalto de las calles de EUA se preguntan cuántos muertos hacen falta para que finalmente se prohíban
Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /