Niño latino no recibe indemnización por negligencia médica
4254A.jpg
Un jurado formado por 6 hombres y 6 mujeres, determinó en deliberaciones que sólamente duraron 3 y media horas el martes 26 de mayo, en la sala de audiencias del Juez de Circuito del Condado de Pulaski, Williard Proctor Jr., que los médicos del Hospital de Niños de Arkansas (ACH) no fueron negligentes en el tratamiento de Diego Chávez de 4 años, medicación que le causó daños irreversibles y permanentes al cerebro.
Diego con sus brazos y piernas delgadas cayendo límpidas, era besado amorosamente por su madre Chávez Nelyda mientras su padre Omar Chávez observaba, cuando el jurado entregó su veredicto unánime.
El juicio por negligencia médica que comenzó el 7 de mayo, fue iniciado por una demanda de parte de los padres del menor, quienes afirmaban que los daños que Diego sufrió y que lo dejaron discapacitado de por vida, fue una tragedia evitable y que sus lesiones empeoraron por falta de tratamiento adecuado en el ACH. Esto le dejó el cerebro dañado de tal manera que el niño no puede ni siquiera alimentarse a sí mismo, o incluso sonreír.
El ACH siendo una organización sin fines de lucro, no puede ser demandado judicialmente, pero su proveedor de seguros, la compañía The Medical Assurance Co., fue hecha responsable judicialmente de la mala práctica médica. El Departamento de Servicios Humanos de Arkansas también demandó a la aseguradora para recuperar los $298.065 de Medicaid gastados en los cuidados hospitalarios para Diego.
Ambas demandas quedaron anuladas con el veredicto del jurado de fines de mayo.
Diego tenía 9 y medio meses de edad en febrero del 2006 cuando estando muy enfermo, fue llevado a la sala de emergencias del Centro Médico Regional de Conway, ciudad en la que reside la familia. Allí su médico sospechó que los intestinos del bebé estaban bloqueados. Sin ser tratada esta condición, podría causar el deterioro de los órganos internos e incluso la muerte. Diego fue entonces trasladado al ACH en Little Rock.
Los médicos del ACH confirmaron el diagnóstico de Conway, y comenzaron el tratamiento que parecía simple, inyectando aire directamente a los intestinos para hincharlos y abrirlos, pero un efecto secundario de esta acción puede incluir un tipo de convulsión llamada “citoquina”, como la que entonces sufrió Diego.
La familia y abogados de Diego sostenían en la demanda, que los efectos de esa convulsión fueron peores porque: los médicos no lo examinaron adecuadamente posteriormente a su tratamiento con aire; se demoraron en reconocer su condición; y titubearon en responder adecuadamente a estos efectos dando lugar a un atraso en la administración necesaria de líquidos, glucosa y oxígeno, todo lo que causó los daños permanentes en el cerebro.
El equipo médico tratante del ACH en última instancia, revivió a Diego con una serie de choques eléctricos, pero no siguió controlando su condición y no siguió estrictamente las órdenes de los médicos que lo examinaron primero.
Los abogados de Diego, Reggie Koch de Little Rock y Luther Sutter de Conway dijeron a EL LATINO, que los médicos deberían haber estado más atentos a la convulsión y sus consecuencias.
Koch dijo a EL LATINO que “el personal médico esencialmente abandonó al niño dejándolo desatendido por más de dos horas después de su tratamiento con aire”. Agregó que “otros dos médicos no mencionados en la demanda, examinaros al bebé, pero no dejaron constancia escrita de la visita”.
Sutter dijo en su alegato final ante el juez y jurado, que “Diego quedó solo, porque el hospital utilizó su personal, incluso una de las enfermeras de Diego, para el tratamiento de otros dos niños que habían sido heridos en un tiroteo esa noche y llevados al CHA. Sin embargo, el hospital debería hacerse cargo de todos los niños que necesitaban atención esa noche”, afirmó Sutter.
Diego permanecerá paralizado para el resto de su vida, dijo Sutter a los miembros del jurado, agregando que el chico probablemente no viviría pasados los 40 años y tal vez ni siquiera pasados los 20.
La demanda pedía que los acusados pagaran las facturas médicas del tratamiento, los cuidados de enfermería que Diego requerirá a futuro, y por su sufrimiento, más daños y perjuicios por los ingresos que no podrá ganar como adulto normal y sano.
Un total de ocho médicos vieron a Diego entre ambos hospitales, pero sólo dos profesionales quedaban como acusados a la conclusión del juicio: la doctora Lanessa Bass y la enfermera Alison Baldridge.
Koch igualmente comentó a EL LATINO que “hubo muchas dificultades para elegir a los 9 jurados finales entre todas las personas preseleccionadas, porque cuando eran preguntados por el juez si podían o no emitir un veredicto imparcial tratándose de padres inmigrantes indocumentados, varios dijeron que si los Chávez eran indocumentados, no tenían derecho a un juicio en una corte estadounidense”.
Además Koch descubrió que la doctora Bass había sido involucrada en otra demanda por negligencia médica en un caso anterior de un bebé que murió en el ACH en Abril del 2006, y dijo que trataría de incluir este precedente ante otro juez en caso de que la familia decidiera apelar este veredicto, lo que aún no se ha decidido.
En opinión de Koch, “el jurado al estar privado de esta información vital, no dió un veredicto justo por la condición de Diego y el sufrimiento de la familia Chávez”.
Pero pareciera que las cosas llegaron solamente hasta acá, pues el tiempo y los honorarios que se necesitarían en una apelación, (sin un resultado cierto), son inalcanzables para los Chávez.
Edición de esta semana
GRAN ÉXITO DEL POPULAR “TIANGUIS” 2018 ORGANIZADO POR “EL ZÓCALO” 
El pasado sábado 12 de mayo, El Zócalo Centro de Recursos para Inmigrantes, organizó su segundo Tianguis festivo y entretenido para recaudar fondos para la institución. El evento con nutrida concurrencia, se realizó al aire libre en el Jardín Bernice (#1401 Main St., Little Rock), de 6 a 9 PM, con la venta de platillos típicos como tacos, tamales, elotes y quesadillas, además de artesanías y bordados.   / ver más /
La Organización de Mujeres Hispanas de Arkansas (HWOA), anunció que 26 estudiantes latinos recibirán sus becas este año. La meta de HWOA es aumentar el número de estudiantes latinos que se inscriben y gradúan de instituciones de educación superior o escuelas técnicas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Hay una mancha sobre las enfermedades mentales que está causando mucho más daño que la propia enfermedad. De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), una de cada dos personas en EE.UU. sufrirá de depresión, trastornos de ansiedad u otra enfermedad mental grave en algún momento de su vida.   / ver más /