Indocumentados están excluidos de la reforma de salud
La reforma de salud en ciernes ya excluye a los inmigrantes indocumentados pero ofrece la oportunidad para que el Gobierno levante la veda de 5 años a los subsidios médicos federales que afrontan los inmigrantes legales pese a que pagan impuestos.
Los residentes legales, pagan todos los impuestos que se requieren de los ciudadanos estadounidenses pero, desde 1996, no tienen los mismos derechos y privilegios.
Una ley federal dice que, salvo algunos casos humanitarios, la mayoría de los inmigrantes legales tienen que esperar un plazo de 5 años para, por ejemplo, solicitar beneficios del programa federal "Medicaid", que cubre los gastos médicos de la gente pobre.
En el Congreso, el consenso es que una eventual reforma de salud sin duda excluirá de cualquier subsidio a los inmigrantes indocumentados, que ya tienen prohibida la ayuda del sistema de beneficencia pública de EEUU.
Sin embrago el debate sobre la reforma de salud "ofrece una oportunidad para revaluar la exclusión" de los inmigrantes legales y, sobre todo, para esclarecer quiénes y cuántos se beneficiarán de la reforma. Una pregunta clave es si los inmigrantes legales de bajos recursos podrán recibir subsidios federales para la compra de seguros de salud en el sector privado.
Sería también un resultado congruente con la meta de Obama de mejorar la calidad y cantidad de personas aseguradas en Estados Unidos, y de abaratar los costos de salud. En general, los inmigrantes legales tienden a ser más jóvenes y más saludables que los nacidos en EEUU, por lo que su inclusión en el nuevo sistema de salud generaría ahorros a largo plazo.
Es absurda la idea de excluir también a los inmigrantes legales de la reforma de salud, con el argumento de que eso, de alguna manera, frenará futuros flujos migratorios. Lo innegable es que privar a la gente de los servicios médicos por su estatus migratorio sólo pondrá en peligro su salud y la del resto de personas que tengan que compartir espacios públicos con ellos.
Como bien está documentado, la inmigración a EEUU, se debe al subdesarrollo y pobreza en América Latina y la falta de trabajos bien remunerados en la región. Los inmigrantes, con o sin papeles, echan raíces donde tienen trabajo, familiares y amigos en EEUU. No vienen a EEUU, como insinúan algunos por la calidad del cuidado médico. De eso dan fe los casi 50 millones de estadounidenses que carecen de seguro médico, o las decenas de miles más que solamente tienen una cobertura precaria.
Edición de esta semana
LOS RESIDENTES DE LITTLE ROCK ELIGEN A FRANK SCOTT Jr. COMO NUEVO ALCALDE
Frank Scott Jr., un banquero y pastor asociado que se crió al sur de la carretera interestatal 630 que divide la ciudad de Little Rock por raza y situación económica, fue elegido el martes 4 como nuevo alcalde de la capital de Arkansas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los legisladores de Arkansas van a tener mucho que discutir en la próxima sesión legislativa que comienza el 14 de enero, y uno de los muchos temas que abordarán es si aprobar un mayor aumento de fondos por estudiante para las escuelas en varios años.    / ver más /