Respaldo a reforma a salud de Obama es frágil
4367A.jpg
La disputa dentro del Partido Demócrata por un programa de seguro médico administrado por el Gobierno es un duro recordatorio para el presidente Barack Obama, sobre cuan rápido puede dividirse su frágil coalición por una reforma al sistema de salud.
Cuando el Congreso regrese a trabajar en Septiembre, Obama enfrentará exigencias encontradas de parte de demócratas liberales y conservadores, líderes del Senado y de la Cámara de Representantes y moderados de ambos partidos en la Cámara alta.
Todos ellos podrían tener los votos necesarios para enterrar su plan de reforma.
La mayoría de los analistas aún espera que el proyecto de cobertura médica sea aprobado por el Congreso. Pero su alcance podrían verse reducido y una larga batalla con los republicanos podría afectar políticamente a Obama, quien llegó a la Casa Blanca prometiendo una nueva era de bipartidismo.
Obama escuchó las advertencias de restarle apoyo, luego que la Casa Blanca pareció quedarse sólo en palabras frente a su compromiso de crear una opción de seguro público que compita con firmas privadas y ofrezca más opciones a los consumidores.
La propuesta de Obama de reformar el sistema de salud para reducir los costos, normar a las firmas de seguros y expandir la cobertura a los 46 millones de estadounidenses que actualmente carecen de seguro ha sido criticada en ambos partidos y ha sufrido retrasos por negociaciones del Capitolio.
Para asegurar su aprobación, el proyecto necesita 218 votos en la Cámara, donde los demócratas tienen 256 escaños, y 60 en el Senado, donde los demócratas y sus aliados tienen justo 60 asientos, lo que sería suficiente para acabar con cualquier esfuerzo republicano por bloquear la legislación.
Sin embargo, para alcanzar el número mágico en la Cámara, Obama debe equilibrar las demandas de más de 50 demócratas conservadores, muchos de ellos de distritos con inclinación republicana, y más de 80 miembros liberales, la mayoría de ellos en escaños demócratas que rara vez enfrentan un desafío de reelección.
Los liberales exigen que se incluya una opción de seguro administrada por el Gobierno y amenazan con no dar su apoyo si el plan carece de ella. Por su parte, muchos demócratas conservadores han expresado su preocupación sobre el costo, el plan público y el impacto sobre las pequeñas las empresas.
Hasta el momento, tres comisiones de la Cámara han aprobado cada una, un proyecto de reforma a la salud que incluye una fuerte opción pública, así que por ahora Obama y sus partidarios tendrán que encontrar otras medidas para aplacar a los conservadores de la Cámara.
El blanco central de las críticas, es que la reestructuración equivaldría a que el Gobierno asuma el control de la cobertura de salud, para aumentar la competitividad y las alternativas en el mercado.
Pero la gente duda de la eficacia de un sistema administrado por la burocracia gubernamental.
Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /