Latinos pierden un amigo
Por Michel Leidermann
El senador Ted Kennedy fue la figura política con mayor influencia en la vida de la población de origen latino que haya existido en los Estados Unidos en la época moderna. Su fallecimiento el martes 25 de Agosto deja un gran vacío.
Desde las reformas históricas a las leyes de inmigración en 1965 y 1986, así como la ley de derechos civiles de 1965 incluyendo votar a los 18 años, pasando por la ley de refugiados de 1980, hasta la ley SCHIP (ARKids en Arkansas), para la atención médica a los niños, todas estas y cerca de mil leyes, llevan la firma del Senador Kennedy, que ocupó el cargo por 47 años.
A quien se llamó el “león liberal” del Senado, lideró la lucha en muchos frentes como el derecho de las minorías al voto, el acceso a la educación para los discapacitados, la creciente diversidad en el poder judicial, el derecho a la ausencia laboral por razones médicas, el aumento en el sueldo mínimo, entre otros.
Además de patrocinar una ley que eliminó las cuotas migratorias en la década de 1960, Kennedy impulsó medidas en los años 80 que establecieron sistemas para el asentamiento de refugiados en EEUU, concedieron amnistía a millones de indocumentados.
Kennedy fue clave en la eliminación del programa Bracero en 1964 y uno de los principales impulsores de AgJobs, un proyecto de ley, aún pendiente en el Congreso, para legalizar a los trabajadores del campo.
Kennedy, impulsó el fallido intento de reforma de inmigración junto al senador John McCain en 2006, que hubiese permitido la legalización de millones de inmigrantes indocumentados y que quedó sepultado el 2007 por falta de consenso político. Tras ver fracasado este proyecto, el senador de Massachusetts continuó criticando las demoras en los trámites para adquirir la ciudadanía estadounidense durante el Gobierno de George W. Bush.
Después de elegido senador por primera vez, “Teddy” Kennedy tomó la batuta política que le pasaron sus hermanos asesinados John y Robert. Pero Kennedy no sólo será recordado como un senador efectivo y apasionado, sino como una persona comprometida, un servidor público sincero y un hombre accesible y humilde. Una rareza en el mundo político de hoy que se deja influenciar por intereses creados y no por la misión de servir al pueblo que representan.
Hasta el último momento, Kennedy estuvo pensando en el futuro y en cómo mejorar las cosas. La más reciente gran batalla política de Kennedy fue sin duda, la de garantizar un seguro médico a cada uno de los estadounidenses, una causa por la que abogó durante cuatro décadas y que el cáncer cerebral le obligó a abandonar justo cuando el proyecto está siendo considerado en el Congreso. Su ausencia en las discusiones sobre el proyecto de reforma de la salud fue y será notado.
Kennedy siempre luchó por los más humildes y jamás pensó en los vientos políticos antes de manifestar su posición. Tenía un compromiso político genuino. Parte del éxito de Kennedy fue ser capaz de negociar con políticos ideológicamente distintos a él para lograr soluciones. Logró alianzas claves al actuar como nexo entre los demócratas y los republicanos.
Las nuevas generaciones de políticos ven a Kennedy como un modelo a seguir.
Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /