¡Dos latinos en el espacio!
4388A.jpg
n La NASA finalmente lanzó el transbordador Discovery el viernes 28 cerca de la medianoche, después de varios atrasos por mal tiempo y fallas mecánicas en una válvula de llenado y drenaje.
El Discovery partió desde el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral Florida, hacia la Estación Espacial Internacional (EEI), donde dejará casi siete toneladas de suministros, un nuevo compartimiento, un frigorífico, comida, repuestos y seis ratones para hacer experimentos sobre la pérdida de masa ósea.
La misión de 13 días, incluirá tres caminatas espaciales de seis horas y media cada una, cuenta por primera vez con dos astronautas latinos, los especialistas John "Danny" Olivas y José Hernández, ambos de origen mexicano. Que dos hombres que se apellidan Hernández y Olivas formen parte de un grupo no es raro. Pero que ese grupo sea el de la tripulación del Discovery sí es un hecho excepcional. Ambos astronautas tienen programado responder tanto en español como en inglés a preguntas de estudiantes desde la Tierra. Hernández también contestará por Twitter en: astro_jose,
La tripulación, comandada por Rick Sturckow, incluye también al piloto Kevin Ford, y los especialistas de misión Nicole Stott y Patrick Forrester, así como el veterano astronauta sueco Christer Fuglesang, de 52 años.
La misión del Discovery es la número 128 de la flota de transbordadores y la número 30 a la Estación Espacial Internacional.
El Discovery iba a entregar equipos para una nueva habitación, un frigorífico, comida y otros suministros.
La nueva nevera se utilizaría para almacenar muestras de sangre, orina y otros materiales que se transportarán eventualmente a la Tierra para estudiar los efectos de la falta de gravedad.
La nave transportaría también una cinta de correr ya que el ejercicio es clave para los astronautas que pasan largos periodos en el espacio, donde la gravedad cero puede causar atrofia
Con su viaje Hernández espera seguir abriendo camino a los latinos y reconoció que otros como los astronautas Franklin Chang Díaz y Ellen Ochoa fueron los primeros, hombre y mujer, en abrir las puertas de la NASA para los latinos.
Otro latino, el astronauta de origen puertorriqueño Joseph Acaba, viajó en marzo pasado a la EEI como parte de la misión STS-119 encargada de llevar los últimos paneles solares del complejo.
Mientras que el coronel de la Marina, George Zamka, de origen colombiano, ha sido designado para comandar la misión STS-130 del Endevour, prevista para el 30 de diciembre próximo.
Ahora son 13 los latinos que participan como astronautas en el programa espacial de la NASA.

José Hernández:
de peón a astronauta
José Hernández, un estadounidense de 47 años nacido en French Camp, California, es hace poco más de cuatro años astronauta de la NASA, hijo de campesinos mexicanos y que hasta los 12 años no aprendió inglés,.
José es el más pequeño de los cuatro hijos de Julia Moreno y Salvador Hernández, de La Piedad, en el estado mexicano de Michoacán, que apenas cursaron el tercer grado de primaria, pero en las décadas de los años 60 y 70 viajaban con toda su familia entre México y California para trabajar como peones agrícolas. En invierno la familia vivía en el estado mexicano de Michoacán, los hijos iban a la escuela, y los padres, a trabajar.
En verano toda la familia se dedicaba a la misma ocupación: durante siete días a la semana, tanto padres como hijos trabajaban como peones en los campos agrícolas californianos recolectando tomates, incluido el pequeño José.
Ahora convertido en una celebridad, el presidente mexicano, Felipe Calderón, lo ha invitado a que lo visite en su residencia oficial.
Hernández recuerda la dureza de su infancia. Su padre les hacía mirar el campo y les decía:”Si no estudiáis, esto es lo que os espera para siempre”. José entendió la lección, y cuando la familia se asentó definitivamente en California, se aplicó al estudio y se diplomó en ingeniería de la Universidad del Pacífico y ganó una maestría en ingeniería eléctrica y de computación en la Universidad de California en Santa Bárbara.
Casado y padre de cinco hijos, Hernández es el primer astronauta bilingüe en la NASA en mantener un sitio en Internet desde donde comparte sus ideas y se comunica con los latinos en español.
Hernández tiene muy en claro su papel como especialista de misión en este su primer vuelo espacial. "Estaré sentado detrás de los pilotos de la nave, tanto durante el despegue como en el aterrizaje, y si pasa algo, si algo no funciona bien, yo tengo los recursos para ayudar a los pilotos, tal vez rectificar cualquier problema que tengamos", dijo Hernández, quien además será uno de los encargados de operar tanto el brazo robótico pegado al Discovery, como el de la EE!, y también es el experto de los computadores portátiles que lleva la tripulación.
Su interés por convertirse en astronauta nació cuando con algo menos de siete años, se estropeó la televisión y sus hermanos mayores lo pusieron a él a sujetar la antena para que las imágenes fueran más nítidas. José contempló entonces como unos hombres descendían sobre nuestro satélite lunar. Era el 21 de julio de 1969. Armstrong y Aldrin acababan de aterrizar en la Luna. "Solicité 12 veces para entrar a la NASA y espero poder motivar a la juventud, más bien a nuestra comunidad latina, a quienes les digo que yo, muchas veces he estado en sus zapatos, cuando uno piensa que no hay salida de la situación económica. Estoy aquí para decirles que el estudio es la salida", expresó el astronauta.
Es por eso que Hernández piensa que pese a que puedan existir obstáculos para los latinos, especialmente para hijos de jornaleros como él, éstos son siempre salvables. "Es bonito soñar pero hay que definir ese sueño, identificar la meta y planificar, entender los pasos necesarios para alcanzarla; entonces hay que prepararse, porque el estudio es clave", dijo Hernández.
Con tanta responsabilidad sobre sus hombros en un viaje histórico que acelera la cuenta regresiva del programa de transbordadores, previsto para concluir en el 2010, Hernández se siente sin embargo orgulloso de su papel y de llegar a cumplir un sueño que para muchos, incluyendo a sus padres, sólo podría cumplirse en su imaginación de niño.
Hernández, quien es creyente de la Virgen de Guadalupe y respeta tanto la bandera mexicana como la estadounidense, se manifestó orgulloso de sus raíces mexicanas y sostiene que los obstáculos no existen para esa comunidad, pues dijo que él es una prueba de ello.

John "Danny" Olivas: por segunda vez en el espacio
Este es el segundo vuelo al espacio para Danny Olivas, de 43 años, nacido en Hollywood, California, y criado en El Paso, Texas, por sus padres mexicanos de Chihuahua, y durante el cual el veterano astronauta realizará tres caminatas espaciales y fungirá como especialista de misión.
Olivas, ingeniero mecánico, quien fue aceptado en la NASA en el 1998 y formó parte de la misión STS117 del Discovery en el 2007, considera ésta, su segunda misión espacial, como "vital" para los residentes de la Estación Espacial Internacional por el cargamento que les llevarán.
Para este padre de cinco hijos viajar al espacio es más que un sueño cumplido, una hazaña de la que aún no deja de asombrarse. "Los humanos no estamos hechos para vivir en el espacio, pero vivimos; y 20 años atrás, o cuando era un niño aún creciendo nunca hubiésemos concebido tener una colonia en el espacio, pero la tenemos y lo que esto representa es el primer paso para volver a la luna, ir a Marte y otros planetas del sistema", dijo.
Olivas, quien viajó en el Atlantis a la EEI en el 2007, participará en las tres caminatas espaciales . La misión es histórica porque Hernández y Olivas serán los primeros latinos en estar juntos en el espacio en una misión de la NASA.
Para Olivas el hecho de que dos latinos se encuentren al mismo tiempo en el espacio demostrará a Estados Unidos que los inmigrantes son capaces de hacer una valiosa aportación en todos los planos.
Danny pasó por un riguroso proceso de solicitud antes de recibir el título, tomándole 10 años para poder ser seleccionado como candidato a astronauta de NASA.
Según Olivas, su pasión siempre ha estado en la Ingeniería Mecánica. Desde que tenía nueve años cuando veía a su padre -un electricista de locomotoras ya retirado- destruir y volver a reconstruir las cosas en su casa.
Y fue así que antes de hacer el crossover para convertirse en astronauta, su vida siempre se vio rodeada de ecuaciones y aparatos mecánicos, de estudios e invenciones, de descubrimientos científicos que permitirán, algún día, a las generaciones espaciales del futuro conquistar el cosmos.
Con un doctorado en Ciencias Mecánicas de Rice University, Olivas ha participado en importantes estudios y descubrimientos científicos, desarrollando métodos para reparar daños estructurales al transbordador espacial, hasta aportando en el diseño de un traje espacial para futuras generaciones de astronautas. (Dato curioso: NASA no ha cambiado los trajes espaciales en 25 años).
"Ha sido un poco difícil el poder comprender y apreciar completamente que estoy en esta posición [de astronauta]. Siempre he sido una persona que ha disfrutado mucho el trabajo [de ingeniería] que ha realizado... y despertar un día y darme cuenta que ya no soy un ingeniero sino un astronauta, ha sido difícil porque es difícil hacer ese cambio de carrera", comenta.
No obstante, y modestia aparte, Olivas ha alcanzado logros que lo harían en un gran modelo a seguir, aunque le suene extraño y difícil de comprender.
Por ejemplo, en los años 2002 al 2005, Olivas impulsó un estudio de NASA para la creación e implementación de métodos para reparar el transbordador espacial y evitar catástrofes como la del transbordador Columbia en el 2003, en el que siete astronautas perdieron sus vidas.
Hoy día, y gracias a Olivas, las misiones espaciales cuentan con equipo especializado para hacer reparos en el vacío del espacio en caso de alguna eventualidad, permitiendo que la tripulación regrese a la Tierra sanos y salvos.
Edición de esta semana
EL ZÓCALO JUNTO AL CONSULADO CELEBRAN EL DÍA DE REYES
El pasado domingo 7, el Centro de Recursos para los Inmigrantes El Zócalo con el apoyo del Consulado de México en Little Rock, celebraron el Día de Reyes junto a varias familias y voluntarios. / ver más /
Al pastor Martin Luther King Jr. se lo recuerda en Estados Unidos el tercer lunes de enero de cada año, y quizás se le conozca mejor como el principal portavoz estadounidense del activismo no violento por su papel de liderazgo en el movimiento de los derechos civiles de Estados Unidos y su oposición a la discriminación racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Muchos de nosotros empezamos 2017 esperando lo peor. Y, de distintas maneras, nos tocó lo peor.   / ver más /