Reformas permiten a hoteles el albergar a inmigrantes detenidos
El Gobierno de EEUU anunció una serie de reformas al sistema de detención de inmigrantes pendientes de deportación, que incluye la posibilidad de que muchos de ellos que no representen un peligro, sean alojados en hoteles o rastreados con brazaletes electrónicos.
Tanto la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, como el director de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), John Morton, explicaron que el objetivo de las reformas será centralizar y mejorar la supervisión en las cárceles y mejorar la seguridad de la población carcelaria.
Las reformas se centran en la gestión de la población carcelaria; la búsqueda de sitios alternativos a las prisiones; el traslado de detenidos según el riesgo que representen; una mejor gestión en el manejo de solicitantes de asilo, y mejoras en el cuidado de salud de los detenidos.
Grupos cívicos y humanitarios denunciaron abusos cometidos contra detenidos, algunos de los cuales murieron por una atención médica precaria o inexistente.
Sobre las alternativas para los extranjeros detenidos, Napolitano dijo que éstos serán confinados según el riesgo que representen.
En la actualidad, el DHS mantiene a poco más de 370.000 inmigrantes detenidos en cárceles locales, estatales y federales.
Napolitano reiteró que el DHS hará una revisión exhaustiva de los más de 300 contratos que mantiene la agencia para el encarcelamiento de inmigrantes que han cometido delitos y están sujetos a deportación y precisó que las reformas obedecen a la necesidad de ahorrar gastos, uniformar las medidas en las instalaciones en todo EEUU y centralizar la supervisión de los detenidos.
El costo que supone el encarcelamiento de inmigrantes en trámites de deportación, que en la actualidad rondan los $100 diarios por cada detenido. Los brazaletes cuestan $14 diarios. En 2008, el costo de mantener encarcelados a los inmigrantes indocumentados fue de alrededor de $2.000 millones.
Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /