Debate sobre la reforma de salud no es una garantía de aprobación
4651A.jpg
El voto que dio luz verde al debate sobre el proyecto de reforma de salud en el Senado el pasado sábado 21, ha sido un importante paso, pero según muestran las enfrentadas posiciones entre republicanos y demócratas, la reforma no está garantizada.
Los senadores demócratas ganaron la batalla al conseguir los 60 votos necesarios para evitar que los republicanos bloquearan la moción y poder iniciar el debate el próximo 30 de noviembre, pero un día después de la votación, senadores de ambos partidos mostraron sus diferencias en los programas políticos televisados.
Los demócratas tienen 58 de los 100 escaños del Senado y suelen contar con el voto de 2 senadores independientes, a los que tendrán que volver a convencen para que se unan a ellos en el debate y votación final.
Ahora sólo se necesitan 51 votos para aprobar la reforma.
Una tarea que no será fácil, puesto que las objeciones al plan actual, calculado tener un costo de $849.000 millones por 10 años, ya están preocupando a los legisladores y a sus electores.
La propuesta del Senado quiere dar cobertura médica a casi 31 millones de personas que no tiene seguro presentemente y recoge la "opción pública", que también propuso la Cámara de los Representantes, y que permitiría al Gobierno competir con las aseguradoras privadas en la cobertura de salud.
Por otra parte, obliga a los estadounidenses a comprar un seguro médico, igual de obligatorio al que aplica para los automóviles, y multa a las aseguradoras que nieguen cobertura a personas con problemas médicos preexistentes.
El presidente Barack Obama mostró su "satisfacción" tras conocer el voto del Senado para "acabar con los abusos de las compañías de seguros" y mejorar la calidad de la cobertura.
Sin embargo, el senador Lieberman y los demócratas moderados, Ben Nelson, de Nebraska, Mary Landrieu, de Luisiana y Blanche Lincoln, de Arkansas, que votaron para avanzar en el debate, han subrayado que no respaldarán un proyecto de ley a menos que haya cambios sustanciales.
Una de sus mayores preocupaciones es la "opción pública", que han pedido quede fuera del proyecto final, algo que ha generado malestar entre otros demócratas.
El presidente Obama ha asegurado que esa opción sólo estaría disponible para los más desfavorecidos y sólo sería un medio para lograr la cobertura asequible para todos.
No obstante, los republicanos consideran que la "opción pública" es una injerencia del Gobierno en el sector privado que no mejorará el cuidado de la salud ni reducirá sus costos, y tampoco disminuirá el déficit fiscal.
El debate se presenta difícil y aunque los senadores demócratas esperan que haya una votación antes de Navidad, el texto resultante tendría que consensuarse con el proyecto de la Cámara de Representantes, por lo que los analistas políticos ven difícil que Obama pueda ver cumplido su objetivo de firmar la ley de reforma de salud en el 2009.
Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /