Matachines acompañaron la procesión de la Virgen en Little Rock
4687A.jpg

Cuando la época de lluvia se hace presente en la sierra suroccidental de Chihuahua, los tarahumaras se dispersan en sus aislados ranchos..
Cuando los cultivos maduran y está a punto de levantarse la cosecha, la gente vuelve a reunirse para llevar a cabo fiestas y ceremonias colectivas y celebrar la obtención de los frutos de la tierra. El ciclo festivo abarca desde finales del otoño hasta febrero o marzo, época en que se comienzan las labores agrícolas de una nueva temporada.
Las fiestas principales de este ciclo se dedican básicamente a celebrar a los santos patronos, y una sociedad ceremonial destaca por su activa participación: se trata de los matachines, los danzantes que dedican sus actuaciones a la Virgen.
Aunque las fechas de las actuaciones de los matachines varían, alcanzan su etapa culminante en el período que corre entre el 12 de diciembre (fiesta de la Virgen de Guadalupe) y el 6 de enero (fiesta de los Santos Reyes).
La vestimenta consiste en ropa de origen mestizo: camisa, pantalones, botas y calcetas (estas últimas sobrepasan a las botas y se ajustan por encima de los pantalones). En la cadera, tapando la pelvis y los glúteos, se ata un paliacate de colores, cuya punta cuelga entre las piernas semejando un taparrabo. Para rematar el atuendo, se colocan también un par de capas rojas o floreadas de tela de algodón, que van desde los hombros hasta las rodillas.
Quizás lo más característico de la indumentaria de los matachines es la corona que llevan en la cabeza y las sonajas y palmillas que portan en sus manos. La corona se confecciona con espejos, o con ramos de flores que pueden ser de tela, papel de china o plástico; de ella cuelga una miríada de listones multicolores. También, con paliacates, se cubren la parte posterior de la cabeza y parte de la cara, dejando al descubierto sólo los ojos y la nariz.
Los matachines portan en la mano derecha una sonaja que agitan constantemente, mientras que en la izquierda llevan una palmilla (especie de abanico que también puede adquirir la forma de un tridente), a la que se le cuelgan listones de colores y flores de tela o plástico. A este objeto se le llama sikawa, que en la lengua tarahumara significa “flor”, término que denota el poder del bien. Los mitos explican que los matachines fueron creados para ser los soldados de la Virgen, y extender buenas influencias a través de sus danzas y del poder benigno, conferido esto último por el simbolismo de la flor.
Los instrumentos para la música que acompaña a esta danza son el violín, al que los tarahumaras llaman ravel, y una guitarra o guitarrón con siete cuerdas ordenadas en una escala de tres graves arriba y cuatro agudas abajo. Tal vez este orden tenga que ver con el significado ritual que se le asigna a esos números, pues para los indígenas el tres es el número de lo masculino y el cuatro el de lo femenino.
El origen europeo de las danzas matachines y de otros bailes asociados a éstas --conocidos como “Danzas de Conquista” o de “Moros y Cristianos”--, es evidente. En las cortes del Viejo Mundo se presentaban las actuaciones de los mattachins en Francia, los matacinio en Italia y los moriskentänzer en Alemania. Aunque la palabra árabe mudawajjih, que significa “los que se ponen cara” --tal vez en referencia al uso de máscaras-- podría sugerir un origen arábigo de la danza.
Las descripciones de aquella época presentan a los matachines como bufones que actuaban en los entremeses cortesanos. Se trataba generalmente de hombres que bailaban en círculo dando saltos y simulando combates con espadas fingidas; llevaban cascos y cascabeles y seguían el ritmo marcado por una flauta.
Los dramas coreográficos y rituales que conforman las “Danzas de Conquista”, fueron introducidos en México por los misioneros católicos, quienes los usaron como un recurso para reforzar sus tareas evangelizadoras, al darse cuenta del gran apego que los indígenas tenían hacia la danza, el canto y la música. Es posible que, originalmente los misioneros pretendiesen dramatizar el triunfo de los cristianos sobre el emperador azteca Moctezuma gracias a los oficios de la Malinche, considerada la primera conversa al cristianismo en el antiguo México.
Desde luego, los indígenas empezaron a añadir elementos autóctonos tanto a la danza como al acompañamiento musical. La aceptación de éstas fue tal, que las autoridades virreinales prohibieron su ejecución en el interior de los templos o en el atrio de las iglesias, por temor a que se suscitaran revueltas y porque consideraban paganas algunas de esas manifestaciones; sin embargo, este tipo de medidas represivas sólo consiguió que las danzas se ejecutaran a una distancia más prudente del poder español, por ejemplo, en las casas de los indios principales.
La danza de matachines se convirtió así en una manifestación cultural propia de los pueblos indígenas del noroeste mexicano.

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /