Reforma de inmigración: una "papa caliente" para políticos
Por Michel Leidermann
474A.jpg
El presidente, George W. Bush, defendió el martes 29 en Texas, su polémico plan contra la inmigración ilegal el cual promueve un refuerzo de la frontera con México así como un estatuto de trabajo temporal.
"Esta es una nación de leyes. A la gente no debería permitírsele violar la ley. Una de las formas que tenemos para asegurarnos es una política de patrulla fronteriza racional que debe legalizar el trabajo, el trabajo legal en una base temporal sin ser una amnistía’’, aseveró Bush.
El plan del Presidente, que detonó una batalla en el Congreso y ha divido las filas de su partido republicano, promueve la creación de un programa de trabajo temporal, abierto para inmigrantes indocumentados que sean empleados en Estados Unidos para labores que los ciudadanos estadounidenses rechazan, así como para eventuales inmigrantes que reciben ofertas de trabajo para venir a los EUA.
La iniciativa de reforma migratoria del Presidente levantó una nueva polémica en momentos en que enfrenta los índices de popularidad más bajos desde que asumió su mandato en enero de 2001, mientras la base conservadora del Partido Republicano pide que se aplique la ley con más fuerza.
Los adversarios califican el plan migratorio de Bush como una "amnistía’’ que podría alentar la inmigración ilegal al recompensar a muchos inmigrantes con trabajo y autorización, para permanecer en el país, al que entraron ilegalmente.
El Senado pospuso la discusión sobre las proposiciones de inmigración hasta principios del año 2006, en parte porque los legisladores están divididos sobre el alcance de tales cambios partiendo de la seguridad interna y sobre si se debe permitir que los extranjeros que ya trabajan ilegalmente, se queden en Estados Unidos.
Los estados fronterizos son cuna de los senadores republicanos, quienes han sido vocingleros sobre la necesidad de cambiar las leyes, pero que no están totalmente de acuerdo con el plan de Bush.
El plan del presidente reúne un programa de trabajadores extranjeros invitados con el cumplimiento de seguridad fronteriza, un intento por satisfacer tanto a sus partidarios de negocios, que creen que los trabajadores extranjeros ayudan a la economía, como a sus simpatizantes conservadores, que toman una línea dura en cuanto a la inmigración ilegal.
El empuje del Presidente sobre su plan de seguridad fronteriza e inmigración llega un mes después que Bush firmara un proyecto de seguridad territorial nacional de $32,000 millones para el 2006 que contiene grandes aumentos para la protección de fronteras, incluyendo 1,000 agentes adicionales para la Patrulla Fronteriza.
Bush ha estado exhortando al Congreso por más de un año para que actúe sobre un programa de trabajadores invitados. Bajo su plan, los indocumentados podrían obtener visas de trabajo de tres años. Podrían extenderla por otros tres años pero entonces tendrían que regresar a sus países por un año para solicitar un nuevo permiso de trabajo. Bush dijo que desea promulgar en el 2006 una reforma de inmigración "amplia" y que apoya incrementar la cifra anual de tarjetas verdes, pero que no firmará un proyecto de ley que incluya una amnistía.
"La gente involucrada en este debate debe reconocer que no podemos hacer cumplir de manera efectiva nuestras leyes de inmigración hasta que no creemos un programa de trabajadores temporales. El programa que propongo no proveerá una amnistía, yo me opongo a la amnistía", afirmó Bush. "En contraste, un programa de trabajadores temporales le quitará presión a la frontera y yo apoyo incrementar la cifra anual de tarjetas verdes que pueden llevar a la ciudadanía", reiteró Bush.
Para avanzar algún tipo de reforma integral, como desea la Casa Blanca, primero hay que garantizarle al sector republicano más conservador que en realidad se está asumiendo el control de la frontera.
Empero Bush, no satisfizo a grupos como la Federación Estadounidense por la Reforma Migratoria (FAIR), cuyo presidente, Dan Stein, catalogó el discurso como un acto desesperado por parte de Bush de asegurar que no está ofreciendo amnistías cuando eso es lo que está haciendo.
"El plan del Presidente no es nada más que una amnistía masiva con un retraso de seis años", declaró al referirse a los lineamientos del plan de trabajadores huéspedes según los cuales los indocumentados obtendrían visados que totalizan seis años y al término deben retornar a sus países de origen.
El tiempo de duración de los visados sería algo negociado en el Congreso.
Por su parte, Angela Kelley, del Foro Nacional de Inmigración, indicó que resulta "decepcionante" que a casi dos años del famoso discurso del Presidente en enero del 2004, cuando habló de la necesidad de una reforma migratoria, todavía Bush se vea en la necesidad de seguir complaciendo al ala republicana más radical de la Cámara Baja con promesas de intensificación de la seguridad fronteriza.
Para cumplir con los objetivos, Bush planifica devolver a sus países de origen a todos los que sean capturados al tratar de ingresar ilegalmente, sin excepciones, ampliando y fortaleciendo las repatriaciones hasta el interior de sus países de origen. La idea, dijo Bush, es "enviarlos a casa y que se queden en casa". Dijo además que se pondrá fin a la práctica de detener y liberar a los indocumentados no mexicanos; se agilizará el programa de deportaciones expeditas, incluyendo la de nacionales cuyos países se niegan a recibirlos. Esos países serán obligados a recibir a sus ciudadanos.
Se incrementará la cifra de agentes de la Patrulla Fronteriza, las camas en los centros de detención; y Bush urgió al Congreso a que ponga fin a la práctica de que los indocumentados puedan apelar una y otra vez sus órdenes de deportación. Se destinarán fondos para muros en la frontera, se mejorarán los caminos y carreteras de patrullaje, se agregarán barreras para impedir el paso de los vehículos de los traficantes de humanos; y se empleará la tecnología más avanzada.
Asimismo, se reforzarán las leyes en los centros de trabajo, lo que resultará en más multas para los empleadores que contraten indocumentados.
La Cámara de Representantes quiere avanzar en diciembre un proyecto únicamente sobre seguridad fronteriza, sin ningún tipo de concesiones o programas de trabajadores temporales, algo que el liderazgo republicano dijo que hará antes de considerar cualquier programa de trabajadores huéspedes.
Hay otras diversas propuestas de ley en el Senado: la de los senadores John McCain, republicano de Arizona, y el demócrata de Massachusetts, Edward Kennedy, que tiene un camino a la legalización sin salir del país para los indocumentados que llenen ciertos requisitos; la de los senadores republicanos John Cornyn, de Texas, y Jon Kyl, de Arizona, que dice que los indocumentados que quieran participar del programa de trabajadores temporales tienen que retornar a su país de origen; y la del senador Chuck Hagel, republicano de Nebraska, que dice que los indocumentados pueden legalizarse si pagan una multa de dos mil dólares, hayan vivido en Estados Unidos por los menos cinco años y cumplan con otros requisitos, como no tener historial criminal, entre otros.
Por su parte, la líder de la minoría demócrata de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, de California, indicó que "lo que necesitamos no son más oportunidades para una foto, sino verdadero liderazgo. No se puede lograr una seguridad fronteriza real si se hace aisladamente. Tiene que estar acompañada de una reforma inmigratoria bipartidista e integral".
El líder demócrata del Senado, Harry Reid, de Nevada, pidió a Bush en una carta que buscara reformas bipartidistas y realistas a las leyes de inmigración. "El cumplimiento solamente de las leyes no funciona. A menos que resolvamos la brecha que hay entre nuestras leyes de inmigración y la realidad, la inmigración ilegal continuará y la situación en la frontera continuará siendo caótica’’, apuntó Reid.
Y así pues la discusión sobre la reforma de la inmigración sobre la cual todos hablan y opinan, está en manos del Congreso.
Son los Representantes (diputados) y Senadores los que en primera instancia decidirán que hacer con los indocumentados, y en una última instancia lo hará el presidente Bush, quien vetará o promulgará la nueva ley.
Lo que si está claro es que lo primero que todos los legisladores harán, es discutir y acordar algo sobre la seguridad de las fronteras, ya sea con muros, más guardias fronterizos, fuerzas militares, aviones a control remoto, etc.
Es muy evidente que sólo después de haber legislado sobre las fronteras y de cerrar esa puerta a los nuevos inmigrantes no autorizados, sólo entonces se comenzará la discusión sobre los indocumentados que se encuentran en los EUA hace 2, 5, o 20 años, sobre si los deportan o les abren un camino a la residencia (con pago de multa o no), sobre si sus hijos nacidos en este país son o no legítimos ciudadanos americanos (a pesar de que la Constitución lo establece claramente y dice que quien nace en los EUA es americano), sobre si tienen derecho o no a recibir educación y cuidados de salud provistos en cada estado, etc., etc.
De modo que hay que llegar hasta los legisladores, llamar su atención, demandar que se pronuncien sobre el asunto. Hay que enviarles correos electrónicos, escribirles cartas, hablarles, exigirles una definición realista y humana para todas las partes.
Y esto porque todos los foros que se están organizando para discutir sobre la inmigración, caen en oídos sordos si no son escuchados por los legisladores. Hablar y lamentarnos entre latinos no nos llevará a nada. Hay que actuar para que los que tienen el poder de las decisiones, hagan algo, y pronto, porque el tema de la inmigración está empezando a preocupar seriamente al pueblo americano, interesado por encima de todo, en la seguridad nacional, y no en el futuro de los 11 millones de indocumentados.
Hay que ser realista para lograr una solución aunque sea parcial para comenzar. Tenemos que entre abrir la puerta, antes de poder entrar por el portón ancho.

Legisladores de Arkansas

Senadores:
o Blanche Lambert Lincoln (D)
Washington, DC
United States Senate
355 Dirksen Senate Office Building
Washington, DC 20510-0001
Tel: (202) 224-4843
Fax: (202) 228-1371
Arkansas
912 W 4th Street
Little Rock, AR 72201-2110
Tel:(501) 375-2993
Fax: (501) 375-7064
Email: http://lincoln.senate.gov/html/webform.html
http://lincoln.senate.gov
Coordinadora para la comunidad latina: Angela Schnuerle

o Mark Lunsford Pryor (D)
Washington, DC
United States Senate
217 Russell Senate Office Building
Washington, DC 20510-0001
Tel:(202) 224-2353
Fax: (202) 228-0908
Arkansas
500 Clinton Avenue, Suite 401
Little Rock, AR 72201
Tel: (501) 324-6336
Fax: (501) 324-5320
Email: http://pryor.senate.gov/contact/
http://pryor.senate.gov/
Coordinadores para la comunidad latina: Megan Dooley y Paul Cox

Representantes:
o Vic Snyder (D) Segundo Distrito
Washington, DC
United States House of Representatives
1330 Longworth House Office Building
Washington, DC 20515
Tel: (202) 225-2506
Fax: (202) 225-5903
Arkansas
700 West Capitol Avenue
Room 3118, Federal Building
Little Rock, AR 72201-3225
Tel: (501) 324-5941
Fax: (501) 324-6029
Email: http://www.house.gov/snyder/contact/index.html
http://www.house.gov/snyder/
Coordinadora para las minorías:
María Hoskins

o Mike Ross (D) Cuarto Distrito
Washington, DC
United States House of Representatives
314 Cannon House Office Building
Washington, DC 20515
Tel: (202) 225-3772
Fax: (202) 225-1314
Arkansas
2300 West 29th, Suite 1A
Pine Bluff, AR 71603
Tel: (870) 536-3376
Fax: (870) 536-4058
Email: mike.ross@mail.house.gov
http://www.house.gov/ross/

o John Nichols Boozman
(R) Tercer Distrito
Washington, DC
United States House of Representatives
1708 Longworth House Office Building
Washington, DC 20515
Tel: (202) 225-4301
Fax: (202) 225-5713
Arkansas
207 West Center Street
Fayetteville, AR 72701
Tel: (479) 442-5258
Fax: (479) 442-0937
Email: http://www.house.gov/writerep/
http://www.house.gov/boozman/
Coordinadora para la comunidad latina: Lilian González


o Marion Berry (D) Primer Distrito
Washington, DC
United States House of Representatives
1113 Longworth House Office Building
Washington, DC 20515
Tel: (202) 225-4076
Fax: (202) 225-5602
Arkansas
108 East Huntington Avenue
Jonesboro, AR 72401-2860
Tel: (870) 972-4600
Fax: (870) 972-4605
Email: http://www.house.gov/berry/zipauth.shtml
http://www.house.gov/berry
Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /