Haití anuncia 150.000 muertos enterrados y otros 200.000 bajo escombros
4852A.jpg
Cerca de dos semanas después del devastador terremoto del 12 de enero, las autoridades haitianas estimaban que el total de muertos seria superior a los 150.000, sin contar los cadáveres que aún se encuentran bajo los escombros.
El balance de muertos fue revisado al alza por las autoridades haitianas. La Comisión sanitaria reportó "una cifra de 150.000 cadáveres", según la ministra de Comunicación, Marie-Laurence Jocelyn Lassegue.
El gobierno haitiano insistió sobre la necesidad de que los países que propusieron ayuda concreten sus promesas, pero en las calles de la destruida capital Puerto Príncipe, los sobrevivientes siguen esperando lo más básico: comida, agua y medicinas.
El nuevo jefe de la misión de la ONU en Haití (Minustah), Edmond Mulet, pidió más recursos humanos y vehículos para ayudar a los siniestrados.
"Necesitamos recursos humanos. Necesitamos soldados", afirmó Mulet, sucesor de Hedi Annabi, fallecido a causa del sismo del pasado 12 de enero.
Equipos de búsqueda y socorro, enviados por diversos países, emprendieron la vuelta a casa mientras que los efectivos que disponen de maquinaria pesada se dedican ahora a tareas de limpieza.
Cerca de 800.000 personas están siendo acogidas en 500 campamentos. Además ya funcionan una treintena de hospitales con capacidad para realizar operaciones.
Cientos de miles de haitianos con hambre esperan desesperadamente la ayuda, pero problemas logísticos mantienen la mayor parte de la asistencia lejos de las víctimas, muchas de las cuales se refugian en las calles llenas de escombros y cuerpos en descomposición.
Ante la generalizada ausencia de autoridad, saqueadores recorren las tiendas colapsadas. Se desataron enfrentamientos entre grupos de ladrones que portaban cuchillos, picahielos, martillos y rocas.
Más de 235.000 personas ya abandonaron Puerto Príncipe y se dirigieron a las regiones rurales de Haití menos afectadas por el terremoto. Huyen de la ciudad a pie con maletas en sus cabezas o en abarrotados autos tratando de llegar al campo para escapar de nuevos temblores y de la violencia, y para conseguir alimentos, agua y refugio.
Otros repletan el aeropuerto con la esperanza de subir en aviones que salían llenos de haitianos.
El control aéreo en Puerto Príncipe, interrumpido por los daños que sufrió la torre del aeropuerto, fue asumido por el Ejército de Estados Unidos con apoyo del portaviones nuclear USS Carl Vinson. Decenas de países han enviado aviones con equipos de rescate, suministros, perros rastreadores, unidades de purificación de agua, médicos y equipos de telecomunicaciones, pero enfrentaban problemas en el pequeño aeropuerto.
La gente se apila y pelea por comida y agua, la que es arrojada en cajas desde helicópteros estadounidenses.
Haití es el país más pobre del hemisferio Occidental y ha padecido por décadas el paso de devastadores huracanes, inundaciones y conflictos políticos. Unos 9.000 integrantes de las fuerzas de paz de la ONU han estado brindando seguridad desde el 2004, cuando un violento estallido social derribó al gobierno de entonces.
La misión de Naciones Unidas en Haití perdió al menos 36 de sus miembros cuando su sede central se derrumbó.
Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /