Absentismo escolar puede llevar a los padres a la cárcel
4947A.jpg
El absentismo escolar sin justificación es vigilado de cerca por la fiscalía de Florida, que puede imponer hasta penas de cárcel a los padres que permiten que sus hijos falten a clases.
Un estudiante puede ser considerado como ausente ("truant") si acumula 15 faltas sin excusas legítimas en un calendario de 90 días, con o sin el conocimiento de sus padres, lo que supone una ofensa criminal menor de primer grado, penalizada con multas o cárcel para los padres, bajo las leyes de Florida.
Pese a que el principal objetivo del programa Intervención Temprana del Ausentismo Escolar (ETI) - un esfuerzo conjunto de las juntas escolares y las fiscalías de distrito de Florida -, es maximizar la asistencia a clases y así mejorar el rendimiento académico y prevenir conductas delictivas provocadas por el ocio, muchos padres ignoran las leyes y terminan enfrentando a la justicia.
Cuando el diálogo con los padres falla, los estímulos no funcionan y el estudiante continúa faltando a clases, el ETI entonces utiliza técnicas punitivas dirigidas principalmente a los padres.
El absentismo escolar no sólo afecta el rendimiento académico de los estudiantes, sino también es una fuente de cultivo de potenciales criminales, según informes del Departamento de Justicia Juvenil de la Florida (DJJ), que indican que los delincuentes juveniles que tienen que ser ubicados en programas de residencia "típicamente faltan a la escuela sin permiso, se dan de baja de la escuela, o les va mal académicamente".
El dato es avalado por estadísticas del Centro Nacional de Justicia Juvenil, que explican que el 54% de los casos judiciales juveniles en EE.UU. incluyen a estudiantes con ausencias escolares excesivas.
Asistir a la escuela es una ley cuyo castigo varía de estado en estado. En Arizona, por ejemplo, los padres pueden ser multados con hasta $500 y 30 días de cárcel y en Maryland, se arriesgan a perder ciertas asistencias de beneficencia pública.
En Florida, además de cárcel para los padres, los menores a partir de los 16 años pueden perder el privilegio de obtener o mantener una licencia de conducir si no van a la escuela de manera regular.
Bajo la ley de Arkansas, los niños no matriculados en una escuela pública, privada, parroquial, o instruidos en casa, son considerados como “ausentes” o escapando clases (truants).
Los niños en edad escolar que son instruidos en sus casas, cuyos padres no presenten el aviso de su intención y los formularios de exención, se consideran ausentes, en virtud de la ley de Arkansas. El absentismo escolar es un delito por el cual los padres pueden ser sancionados. Los padres pueden ser obligados a comparecer ante el tribunal, pagar multas, y los trabajadores sociales pueden intervenir en el hogar. En los casos extremos, los padres pueden ser encarcelados y los niños colocados en adopción temporal.
Edición de esta semana
FESTIVAL DE REGRESO A CLASES EN EL CENTRO CLINTON
El sábado 4 en el Centro Presidencial Clinton se celebró el festival familiar de regreso a clases “Head of the Class Bash” 2018, Voluntarios distribuyeron a los alumnos que llegaron 3,000 mochilas llenas de útiles escolares.   / ver más /
Por Michel Leidermann El pasado domingo 29 por la tarde y en las instalaciones del Consulado de México en Little Rock, se realizó un taller abierto al público para aprender sobre y seguidamente completar poderes notariales para el cuidado de los niños y de las pertenecías personales en caso de ausentarse del país, y llenar solicitudes DACA cuyo plazo de presentación a las autoridades migratorias se vencía el 8 de agosto.   / ver más /
El obispo Anthony B. Taylor de la diócesis católica de Little Rock  emitió la siguiente declaración a la comunidad en general de Arkansas:   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los tiroteos en las escuelas se han convertido en una opción, antes impensable, para los desequilibrados y los despreciados, una forma de encontrar su voz a través de la violencia.   / ver más /