¡SE HIZO JUSTICIA! Latinos ganan demanda contra ciudad de Alexander
Por Michel Leidermann
4956A.jpg
En un fallo de 89 páginas de largo, dado a conocer el viernes 5, el Juez de Distrito, Thomas Eisele, dijo que los testimonios que había oído en un juicio de tres días durante octubre, lo llevaron a la conclusión de que el subjefe de Policía de la ciudad de Alexander (al sur de Little Rock) Tommy Leath, violó los derechos civiles de los demandantes.
El juez determinó que Leath participó en perfilamiento racial inconstitucional, cuando detuvo en cinco ocasiones a hombres latinos en paradas de tráfico desde abril del 2007 y los multó por violaciones de menor importancia por llevar “objetos colgados (refiriéndose a rosarios, calcomanías de banderas, o pequeños desodorantes colgados en las espejos interiores del vehículo), que obstaculizaban la visión del chofer a través del parabrisas”.
Eisele también hizo responsable a la ciudad de Alexader, por haber permitido a Leath practicar perfilamiento racial y al Jefe de Policía Allen Spears, por ser deliberadamente indiferente al continuo y sistemático perfilamiento racial de los cuales que tenía conocimiento.
La pequeña ciudad de Alexander se encuentra por la carretera I-30 Sur entre Little Rock y Bryant, por la salida de la ruta 111, y es una pequeña comunidad rural por donde pasan a trabajar y residen algunos latinos.
Eisele concedió indemnización compensatoria por daños y perjuicios desde $ 3.306 a $ 5.500 a cada uno de los cinco hombres que declararon en el juicio y dijo que el monto de la indemnización punitiva será determinada mas adelante.
Los cinco hombres, Arnoldo Girón, Juan Carlos Jáuregui, Edwin Girón, Roberto Girón, José Gutierre, y Rubén Duarte, testificaron que después que Leath los detuvo, sus vehículos fueron remolcados y ellos quedaron varados sin transportación, y que tuvieron que pagar cientos de dólares a la compañía de remolques y esperar al menos un día para obtener sus vehículos de vuelta.
El abogado Reggie Koch de Little Rock, un ex policía de Sherwood, presentó originalmente la demanda contra el jefe de policía Allen Spears, el oficial Tommy Leath, y la compañía de grúas Metro Towing & Recovery, por conspiración de discriminación, perfilamiento racial y trato abusivo, en nombre de los 5 hombres y otras 25 personas (que después se retiraron del caso).
Koch presentó originalmente la demanda de derechos civiles a nombre de más de 30 choferes latinos que habían sido detenidos y multados por Leath en un período de dos meses en el 2007. Los informes revisados durante el juicio muestran que el 53% de las 115 citaciones dadas por Leath en el plazo de dos meses, fueron a latinos. Cuarenta y cuatro de las multas fueron por conducir con la visión obstruida.
El caso se prolongó más de dos años, y la mayoría de los demandantes se retiró porque desconfiaban del sistema judicial estadounidense, mientras otros fueron deportados.
Koch dijo que estaba sorprendido de ver la sala del tribunal de Alexander llena periódicamente con latinos de la ciudad cuando su población latina es de sólo un 2,3 %.
En su sentencia, Eisele determinó que los latinos eran un blanco fácil para Leath, vulnerables por diversas razones, entre ellas las barreras lingüísticas y el deseo de evitar el contacto con el sistema legal, ya de que ambos aumentaban sustancialmente la probabilidad de que simplemente pagaran la multa sin formular reclamos.
Leath testificó en el juicio, que la raza no fue un factor y dijo que consideraba que el cargo de obstrucción de la vista era válida e importante, porque la obstrucción distrae la atención del chofer de la vía pública.
Los abogados de la ciudad, alegaron que los objetos colgados de los espejos retrovisores, le daban a Leath la autoridad legal para hacer las paradas.
Sin embargo, Joshua Hubbard, un joven voluntario de una iglesia que regularmente viajaba con Leath en su autopatrulla el 2007, declaró ante el juez que “detenían el auto policial para sentarse y mirar el tráfico y si el chofer parecía latino, trataban de encontrar una causa probable. Dijo que Leath apuntaba más a latinos porque sabía que la mayoría de ellos no tenía su licencia de conductor y sería una multa sencilla y un remolque fácil. " Me dijo que estaba haciendo mucho dinero para Alexander".
Eisele dice en su veredicto que “está claro... que el verdadero objetivo del oficial Leath no era hacer cumplir las leyes que prohíben a las personas conducir con su visión obstaculizada u otras infracciones menores. Por el contrario, las leyes neutrales de tránsito se utilizaron como pretexto para acosar a los latinos (legales o ilegales), para la obtención de dinero a través de multas y costos por remolque, para la ciudad de Alexander que atraviesa por problemas financieros y de dar a los latinos un motivo para dejar la zona, claramente objetivos ilegítimos”.
La demanda originalmente nombrada a la compañía de remolque Metro Towing & Recovery, como otro de los acusados, porque exigía que los conductores latinos pagaran en efectivo sumas exorbitantes, que llevaran a una persona con licencia válida, junto con prueba de tener seguro, para poder retirar el vehículo. Tampoco los atendía durante los fines de semana acumulando con ello más tiempo de cobro. Metro Towing & Recovery, pagó las reclamaciones de los demandantes en un acuerdo extra judicial antes de que comenzara el juicio.
El abogado Koch se emocionó al conocer el fallo el viernes y declaró telefónicamente a EL LATINO que la sentencia “es conmovedora para mí porque mis clientes pensaban que nadie los iba a escuchar. Ellos estaban tan desanimados porque en sus países los tribunales son tan diferentes, y allá hay poca confianza en el sistema judicial”.
“Estoy muy feliz”, agregó Koch. “La cantidad de la indemnización no me importa. Lo importante es la sentencia a favor de mis clientes. No importa lo que suceda de aquí en adelante. ¡Ganamos!”.
Koch dijo que si tuviera que hacerlo, solicitaría derechos prendarios sobre propiedades de la ciudad de Alexander, para cobrar los montos de la sentencia.
Este caso vuelve a probar que las leyes y el sistema judicial en los EEUU son imparciales y que todos tienen la protección constitucional de sus derechos civiles sin importar su sexo, raza, religión, preferencia sexual, o condición migratoria.
Edición de esta semana
CENTRO COMUNITARIO SEIS PUENTES
El pasado sábado 11 el Centro Comunitario y de Educación Seis Puentes (#4202 Camp Robinson Rd., North Little Rock) celebró con gran éxito e imponente asistencia de papás y alumnos, su feria de regreso a clases 2018 repartiendo mochilas y útiles escolares y tarjetas de regalo de WalMart a los presentes. / ver más /
El consulado de El Salvador en Dallas ((469) 274-2708 o 1-888-301-1130), a cargo de la cónsul Verónica Patricia Pichinte Cubillos, sostuvo un consulado móvil en el Centro Comunitario del Southwest en Little Rock (#6401 Baseline Road) los pasados días 10 y 11, entregando nuevos pasaportes así como registros de nacimiento, matrimonio y defunción; autorización para menores; registros y sobrevivencias; antecedentes penales y policiales. / ver más /
Los campistas latinos tienden a usar los servicios de acceso al internet para mantenerse conectados con sus empleos y cualquier persona que los necesita.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Un joven recién casado estaba sentado junto a su padre. Mientras el joven hablaba sobre la vida adulta, el matrimonio, las responsabilidades y las obligaciones, el padre le lanzó una mirada clara y seria y le dijo: “Nunca olvides a tus amigos, se volverán más importantes a medida que envejezcas. Independientemente de lo mucho que ames a tu familia, siempre necesitarás amigos. Recuerda juntarte con ellos ocasionalmente (si es posible), pero de alguna manera logra, mantenerte en contacto con ellos”.   / ver más /