Sr. Presidente: ¡Usted está errado!
La reforma del actual sistema de salud es necesaria AHORA, pero NO la reforma que usted está propiciando. No cabe duda que cuando los costos sanitarios son el 16% del presupuesto fiscal nacional, cuando un 10% de la población no tiene cobertura de salud, cuando el seguro de salud cuesta anualmente a una familia trabajadora más de $7,000 en primas, $4,000 en deducibles y además gastos de bolsillo, cuando las aseguradoras “eligen” a quien cubrir dependiendo de la salud del cliente, cuando los servicios médicos y las medicinas cuestan más en los EEUU que en otros países, NO SOMOS UN PAÍS CON IGUALDAD PARA TODOS.
Los principales culpables son las compañas aseguradoras y los médicos que olvidan su juramento Hipocrático para reemplazarlo por el juramento a Pluto, el Dios de la riqueza.
Pero volvamos a las aseguradoras, el grupo de cabildeo político más poderoso que “invierte” billones de dólares anuales en los congresistas para proteger sus increíbles ganancias.
El pueblo estadounidense quiere cobertura asequible para todas las familias trabajadoras en todos los niveles de ingresos.
Si el objetivo es que tener más personas cubiertas con seguros de salud, esto podría conseguirse rápidamente si las aseguradoras compitieran a nivel nacional y no siguen limitadas a nivel estatal.
La obligatoriedad de cobertura de salud (imitando los seguros de autos), no se está adecua a las necesidades de los distintos grupos. Los seguros de autos se accionan en caso de accidentes (de todo tipo: humanos, naturales, etc.). Los jóvenes tienen menos problemas de salud que las personas adultas y los ancianos. Un seguro por catástrofes de salud (accidentes, enfermedades muy graves, similar al de los autos) incentivaría a los jóvenes para comprar esta cobertura mas barata, y así la cobertura para todos los estadounidenses terminaría costando menos.
Pagar menos a los médicos por sus servicios, no motiva a universitarios a seguir esta carrera que ya toma 7 a 10 años como minino para terminar y luego pagar las altísimas deudas por las matriculas. En muchos países es obligatorio que los nuevos médicos trabajen en zonas rurales o en áreas más necesitadas después de graduarse, para satisfacer las necesidades de la población de menores ingresos. En EEUU, NO.
Las enfermeras especialistas practicantes también podrían atender en zonas rurales con supervisión de un médico, pero no se les permite. ¿Cómo y dónde van a atender a los millones de nuevos pacientes que se incorporarán al sistema?
Las indemnizaciones por negligencia médica no tienen limitaciones punitivas que hagan sentido y no correspondan a una compensación real en relación a los daños causados. Esto hace que los médicos tengan que pagar por pólizas exorbitantes para cubrir esos juicios. Con una indemnización justa, estas pólizas de seguros por negligencia bajarían de precio y así también las pólizas a la población general.
Aunque la investigación para descubrir y fabricar nuevos medicamentos es muy costosa, no se justifica que no se puedan comprar las mismas medicinas pero mas baratas desde otros países y que tome tanto tiempo para permitir medicinas genéricas de un costo inferior.
Estas soluciones básicamente no tienen costo para el erario nacional. Bastaría con regular el negocio de las aseguradoras y de las farmacéuticas. Con ello obtendríamos los dos cambios más importantes: menor costo de las pólizas y cobertura para más estadounidenses.
¿Porque Ud. y los legisladores insisten en complicar las cosas? ¿Dónde está el cambio prometido? Sr. Presidente: ¡Usted está errado en su solución política y no práctica al problema de la salud del país!
Edición de esta semana
LOS ASOMBROSOS PECES DE TANIA PÓO
Por Michel Leidermann
Al visitar el sábado 11 en el Jardín Bernice de Little Rock el evento de “Tacos y Tianguis” organizado por El Zócalo, Centro de Recursos para Inmigrantes, me encontré con la agradable sorpresa de descubrir un tipo de arte en papel que yo desconocía hasta la fecha. Otros asistentes también decían ¡Qué padre…! al admirar los hermosos peces de color que no parecen hechos de papel.   / ver más /
La idea de celebrar el Día del Padre se originó en 1909, cuando una mujer, Sonora Louise Smart, nacida en Jenny Lind, condado de Sebastian, Arkansas en 1882, propuso la idea. Ella quería homenajear a su papá, William Jackson Smart, quien sirvió como sargento en el regimiento de artillería de Arkansas (Union’s First Arkansas Light Artillery) durante la Guerra Civil. La familia se trasladó posteriormente en 1887 cerca de Spokane, Estado de Washington.   / ver más /
A medida que Arkansas sufre inundaciones y daños históricos, la Procuradora General, Leslie Rutledge, advierte a los residentes que tengan cuidado con los estafadores de seguros contra inundaciones que intentarán robarle su dinero en medio del caos.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los profesionales médicos de Arkansas y todo el país están de acuerdo en que nos enfrentamos a una enorme escasez de médicos y enfermeras. Por lo general, las enfermeras son la primera persona que un paciente ve, la persona que ordenará sus medicamentos a la farmacia, la persona que lo “seguirá” cuando el tratamiento esté completo.   / ver más /