La inmigración mejora la economía de EEUU

 La inmigración mejora las condiciones de empleo, productividad e ingresos en EEUU, y el Gobierno debería emitir las visas permanentes en base a la demanda laboral, según un estudio del Instituto de Política Migratoria (MIP) que abarca 26 páginas y refuta los argumentos de los que se oponen a la legalización de los inmigrantes indocumentados.

Además, se divulgó en momentos en que arrecia el debate sobre cómo corregir el problema de la inmigración ilegal y crecen las presiones para que el Congreso apruebe este mismo año una reforma migratoria integral.

Según el análisis, titulado "Impacto de los inmigrantes en la recesión y expansión económica", los inmigrantes, tanto legales como indocumentados, no reducen la tasa de empleo de los estadounidenses a largo plazo -es decir en al menos una década- sino más bien incrementan la productividad y el ingreso promedio de los trabajadores nacidos en Estados Unidos.

La inmigración entre 1990 y 2006, según el estudio, contribuyó a un incremento del empleo en 11%, lo que a su vez causó un aumento del 2,86% en el salario real del trabajador promedio.

Sin embargo, el estudio advirtió que, durante una recesión, la inmigración puede producir un impacto negativo "modesto" en el empleo y los ingresos a corto plazo, aunque "estos impactos se disipan en un periodo de hasta 7 años". Por otro lado, durante una expansión económica, la inmigración "crea suficientes empleos, que no perjudican el empleo de los estadounidenses, aún a corto plazo", ni afecta negativamente el salario de los trabajadores. Esas tendencias se registran incluso entre los trabajadores con menores niveles de educación, indicó el documento.

"Esto sugiere que EEUU obtendría el mayor beneficio de un sistema migratorio que se ajuste mejor a las condiciones económicas" y que permita que los flujos migratorios legales respondan al ciclo económico, señaló el autor del estudio, el economista Giovanni Peri, de la Universidad de California en Davis.

Según el análisis, los estadounidenses, de cualquier nivel de destreza laboral, se beneficiarían si el Gobierno incrementase las visas en unas 300.000 durante años de expansión económica, y las mantuviese a un nivel "constante" durante una contracción económica.

Las empresas debieran jugar un mayor papel en la tarea de determinar cuántas visas se emiten cada año, y que un porcentaje de esas visas se designe a empleados con bajas capacidades laborales, particularmente a quienes realizan trabajos manuales que con mayor frecuencia los estadounidenses no quieren hacer.

El autor consideró que programas de visas temporales como la "H1B" podrían contribuir a un ajuste de los niveles de inmigración en base a las fluctuaciones en el mercado laboral. En ese sentido, el estudio favorece un replanteamiento de la aprobación de visas permanentes, de manera que haya un mayor enfoque en las que se otorgan por demanda laboral y menos en las que se autorizan por lazos familiares.

En la actualidad, cerca del 70% de las visas permanentes se emiten por vínculos familiares, mientras que las visas "H1B" y "H2B" tienen cuotas fijas de cerca de 200.000 entre ambas categorías, bastante menos que lo que exige la demanda para esos empleados, dijo el estudio.

Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /