Crece violencia en México con primer ataque narco con coche bomba
5383A.jpg

Guerra, terrorismo, coche bomba, Colombia... En los últimos años los mexicanos han incorporado a su vocabulario palabras que pertenecían a otras latitudes pero que poco a poco llegaron para quedarse. La primera vez que México oyó hablar de “guerra” contra el “narco” fue poco después de la llegada de Felipe Calderón al poder y le sirvió para definir lo que se venía. Se utilizó también la palabra terrorismo cuando el 15 de septiembre de 2008 en la plaza central de Morelia, justo cuando el mandatario gritaba ¡Viva México! ante la multitud, durante la celebración de los actos de la Independencia, estallaron varios explosivos simultáneos que dejaron 9 muertos. 

Ahora, casi 2 años después suman un nuevo término, “coche bomba”. Aunque realmente más que una palabra son dos; “coche bomba” y “teléfono celular”. El primero explotó el jueves 15 en Ciudad Juárez provocando 4 muertos. Una llamada anónima alertó a la Policía de la aparición de un muerto en el interior de un auto, cuando una patrulla se acercó para comprobarlo, el “coche bomba” explotó llevándose a 4 personas por delante. Y lo hizo activado con un teléfono celular, una metodología jamás empleada hasta ahora en México. En una pintada aparecida en una pared cercana, la banda de “La Línea”, una ramificación del Cártel de Juárez, se atribuyó el ataque, acusó al gobierno de Felipe Calderón de proteger al Chapo Guzmán y al cartel de Sinaloa y anunció más “coches-bomba”. Fue la respuesta del crimen organizado a la detención, horas antes, del líder de “La Línea” Jesús Armando Acosta Guerrero, alias “El 35”.

Según el Ejército, en el atentado se utilizaron 10 kilos del explosivo C-4 y un celular. Una escalada tecnológica que pone fin a una etapa en la que el grueso del calibre de las balas era más importante que la precisión de las operaciones. 

Paralelamente se conocieron las cifras oficiales de muertos en lo que va de año: 7.048 desde enero. ¡Ni más ni menos que 35 diarios! El 90% de los homicidios relacionados al “narco” fue entre miembros del crimen organizado. El resto han sido soldados, policías, funcionarios y en menor número, gente inocente.

Así que aunque al gobierno evite utilizar la palabra, los analistas hablan de una “colombianización” de México y señalan que el país atraviesa una etapa similar a la que vivió Colombia en los 80. 

Hay varias lecciones que México podría aprender de la estrategia colombiana. 1), asumir que los carteles son multinacionales y que para vencerlos es necesario unir esfuerzos dentro y fuera del país. 2), el objetivo de México debe ser claro: desmantelar a los carteles, no distraerse en prevenir que las drogas crucen la frontera o que EE.UU. consuma drogas. Producción y consumo siempre habrá. 3), divide y vencerás: no se puede atacar a todos los cárteles al mismo tiempo, hay que ir uno por uno. 4), capturar a los jefes y altos mandos de los carteles. No cualquiera puede dirigir un cartel con grandes ramificaciones financieras. Por eso, como sucedió en Colombia, es vital dirigir los esfuerzos hacia los líderes narcos para poder desmantelarlos. 5), reforma de la Justicia y la Policía y 6), seguir con las extradiciones ya que, en prisiones mexicanas, los líderes siguen operando. 

Demasiadas similitudes con Colombia, aunque a México no le guste la comparación.

Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /