Elena Kagan juró como juez en la Corte Suprema
5417A.jpg
Elena Kagan

La abogada Elena Kagan juró el sábado 7 como magistrada del Supremo de Estados Unidos, con lo que se convierte en la juez número 112 y en la cuarta mujer que ocupa este cargo vitalicio en la historia del más alto tribunal estadounidense.

Kagan, de 50 años, fue designada por el presidente Barack Obama el pasado 10 de mayo para sustituir al juez John Paul Stevens, que se jubiló en junio después de más de 34 años de servicio en la máxima corte del país.

Kagan, ex decana de la Facultad de Leyes de la Universidad de Harvard, tiene amplia experiencia legal pero nunca antes había sido una jueza.

El  Tribunal Supremo, es considerado el "máximo árbitro" de la Constitución de EE.UU. y tiene la última palabra sobre asuntos de gran envergadura para la vida nacional, como el aborto, la tenencia de armas, la pena de muerte y los derechos civiles, entre otros.

Sonia Sotomayor, de origen puertorriqueño se convirtió en la primera latina en el Supremo, al ser confirmada por el Sanado en agosto de 2009.

Kagan prometió que, desde el Tribunal Supremo, cumplirá su juramento de "defender la Constitución" y "administrar la Justicia" sin hacer distinción de clases.

Kagan se sumará en el Tribunal a las otras dos jueces Ruth Bader Ginsburg y Sotomayor. 

Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /