Elena Kagan juró como juez en la Corte Suprema
5417A.jpg
Elena Kagan

La abogada Elena Kagan juró el sábado 7 como magistrada del Supremo de Estados Unidos, con lo que se convierte en la juez número 112 y en la cuarta mujer que ocupa este cargo vitalicio en la historia del más alto tribunal estadounidense.

Kagan, de 50 años, fue designada por el presidente Barack Obama el pasado 10 de mayo para sustituir al juez John Paul Stevens, que se jubiló en junio después de más de 34 años de servicio en la máxima corte del país.

Kagan, ex decana de la Facultad de Leyes de la Universidad de Harvard, tiene amplia experiencia legal pero nunca antes había sido una jueza.

El  Tribunal Supremo, es considerado el "máximo árbitro" de la Constitución de EE.UU. y tiene la última palabra sobre asuntos de gran envergadura para la vida nacional, como el aborto, la tenencia de armas, la pena de muerte y los derechos civiles, entre otros.

Sonia Sotomayor, de origen puertorriqueño se convirtió en la primera latina en el Supremo, al ser confirmada por el Sanado en agosto de 2009.

Kagan prometió que, desde el Tribunal Supremo, cumplirá su juramento de "defender la Constitución" y "administrar la Justicia" sin hacer distinción de clases.

Kagan se sumará en el Tribunal a las otras dos jueces Ruth Bader Ginsburg y Sotomayor. 

Edición de esta semana
CÓMO EVITAR FRAUDES Y ESTAFAS CUANDO COMPRA UNA PROPIEDAD
Por Michel Leidermann
EL LATINO ha tomado conocimiento de frecuentes casos de fraude contra familias latinas (algunos hasta perpetrados por propios latinos), en los cuales estas inocentes familias han perdido todo o invertido en una vivienda, y hasta la misma morada.   / ver más /
El 17 de septiembre a las 4:30 de la madrugada, el cuerpo de bomberos de Midway, en el condado de Baxter (con su capital Mountain Home), tuvo que enfrentarse a una extraña llamarada que apareció de un agujero en la tierra. Después de que el fuego se extinguió por sí mismo expertos intentan entender la razón del fenómeno.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Ninguna fuerza política tiene hoy el poder suficiente en EE.UU.  para cuestionar con éxito las bravuconadas de Donald Trump, pero hay un colectivo que está empezando a alzar la voz de forma espontánea y vigorosa: los estudiantes.    / ver más /