Contrapuntos
Por Michel Leidermann

La esperanza se desvanece

Hace dos años las elecciones levantaron a Barak Obama a la presidencia, a un “supercargo” que los presidentes realmente no son. Era sólo un hombre. . . y únicamente con 4 años de experiencia en la legislatura estatal de Illinois y dos en el Congreso Nacional.

¿Cómo los seguidores de  Obama no podrían dejar de estar decepcionados en él ahora?

    La atracción de Obama el 2008 era que él era joven y vigoroso, algo que su oponente republicano John McCain no lo era. Hizo una campaña innovativa y con fuerza. Y era mitad afroamericano. Votar por él ofrecía a los estadounidenses blancos una especie de redención racial.

    Obama era un candidato con una historia para contar, y una más fresca que la de McCain. Pero Obama no era un candidato con nuevas ideas. Creía lo mismo que los demócratas comunes creían.

    Obama entonaba: "Sí podemos", y "¡Cambio!" Pero ¿el cambio a qué? Los estadounidenses no estaban dispuestos a elegir un régimen de izquierda. Su proyecto de ley de servicios de salud, los alarmó. Estaban contentos con la atención que recibían. En cuanto a salvar la Tierra, estaban con él, siempre y cuando no subieran sus facturas de servicios públicos.

    Muchos votaron por Obama porque estaban cansados de las beligerancias republicanas. Ahora tienen una guerra Democrática. . . y un comandante en jefe en desacuerdo con los generales y cuestionado sobre sus decisiones militares.

    Muchos votaron por Obama porque los republicanos estaban a cargo cuando Wall Street se desplomó. Es evidente que los republicanos no saben cómo manejar la economía. Ahora, las encuestas dice que el 57% de los estadounidenses creen que Obama tampoco sabe como hacerlo.

    En nuestro sistema democrático, el presidente no fragua la economía nacional, a pesar de que habla como si lo hiciera y que nosotros pretendemos creerle. La economía somos nosotros, y nuestras decisiones individuales e institucionales para trabajar, ahorrar, pedir prestado, gastar e invertir. La economía nacional se recupera cuando nosotros nos recuperamos.

    El gobierno federal puede hacer algunas cosas que nos animen. Puede reducir las tasas de interés a corto plazo, lo que ha hecho. Puede establecer un régimen de varios años de impuestos razonables, que NO ha hecho. Pero lo más incentivante para acelerar la economía, es el gasto. . . y Obama lo ha hecho. En varias ocasiones. Ha vuelto a descubrir que el gasto público funciona mejor como analgésico, que como alimento para la economía.

Pero ahora la emoción de las elecciones se ha ido. Los estadounidenses lo eligieron en una nueva  pasión, vieron en él lo que querían y esperaban: lo improbable. Le dieron un Congreso controlado por los demócratas, no porque estaban ansiosos por dar rienda suelta a los demócratas, sino porque estaban hartos de los republicanos. Ahora se rebelan contra los demócratas. Noviembre dirá si la esperanza se renueva.

 

  Vehículos estatales

Siguen las discusiones sobre el uso de los vehículos estatales por funcionarios públicos y del gobierno de Arkansas. El público justifica el uso de sus vehículos mientras se desarrollan actividades relativas al trabajo de esos funcionarios pero no para su uso personal. Una manera muy fácil de identificar si esos vehículos son usados en forma abusiva además de la placa colorada como vehículo fiscal, es colocándole a todos una calcomanía en las puertas delanteras y el baúl, que claramente diga: “VEHÍCULO PROPIEDAD DEL ESTADO SÓLO PARA USO OFICIAL” y un número de teléfono adonde el público puede llamar gratuitamente y denunciar los abusos. ¡Sin excepciones!

Edición de esta semana
GOBERNADOR FIRMA LEYES QUE PERMITEN LICENCIAS DE ENFERMERÍA Y MATRICULA UNIVERSITARIA ESTATAL A BENEFICIARIOS DE DACA 
Por Michel Leidermann
La legislatura de Arkansas finalmente aprobó dos proyectos de ley que benefician a jóvenes DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) y el miércoles 10 el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, las firmó para entrar en vigencia de inmediato en todo el Estado.   / ver más /
Por Michel Leidermann El gobernador republicano de Arkansas, Asa Hutchinson, dijo a reporteros el miércoles 10, que planeaba firmar un proyecto de ley del Senado SB411 contra el estado de “ciudad santuario” y aprobado por los legisladores el último día de la sesión legislativa, a pesar de su preocupación de que una disposición dentro de la ley podría conducir al más perfilamiento racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El proyecto de ley SB 411 de Arkansas contra las “ciudades santuario”, es un ataque dirigido principalmente a Little Rock, que no es una ciudad santuario. Fue aprobado por la legislatura republicana de Arkansas y promulgada por el gobernador Asa Hutchinson   / ver más /