¿Cómo ayudar a las personas adictas a la bebida?
564A.jpg
La acumulación de presiones sociales y económicas, ha hecho que la adicción a la bebida, es decir, el consumo desmesurado de licor, se convierta en un terrible trastorno que muchas veces se mira con indiferencia. Esto es un craso error ya que, por sobre todas las cosas, el alcoholismo es un problema que puede llegar a destrozar un núcleo familiar y separarlo para siempre. Por ello, familiares y amigos de una persona adicta a la bebida deberían saber los pasos claves para ayudarla e incentivarla a su adecuada recuperación.
A menudo, a las personas más allegadas a un alcohólico les resulta sumamente difícil ver y admitir que alguien a quien tienen cariño, puede ser un alcohólico. Les parece que tal cosa no puede ser verdad. Ansiosos de negar la gravedad del problema, puede que por algún tiempo confíen en las promesas del alcohólico. No obstante, viéndole faltar repetidamente a su palabra, y enredarse cada vez más en dificultades, se ven obligados a reconocer la verdad. Entonces comienza la búsqueda desesperada de una solución.
Lo primero que una persona, interesada en ayudar a que alguien supere su lucha contra el alcohol, debería hacer, es intentar controlar la desesperación, sentarse a pensar por unos minutos y reconocer que el alcohólico o la alcohólica necesitan de una motivación externa para superar sus problemas. Es muy difícil que una persona adicta a la bebida trate de conseguir ayuda por sí misma. Frecuentemente, esta persona se las ingeniará para inventar cualquier cantidad de excusas y para no reconocer su propia responsabilidad ante determinadas situaciones.
Los alcohólicos y las alcohólicas ven al licor -llámese whisky, tequila, vodka, ron, vino cerveza, u otro- como una salida fácil para sus problemas y tienden a no reaccionar ante los efectos negativos del abuso en la bebida. Normalmente, no suele ser sino luego de unos sustos y una rogación constante de las personas a su alrededor que un alcohólico accede a algún tipo de tratamiento.
El segundo paso está en saber elegir el momento ideal para tener la conversación o las conversaciones sobre los daños causados por el abuso de alcohol. No espere a que la persona adicta a la bebida toque fondo para ofrecerle ayuda ni tampoco la bombardee con sermones sobre el estrés que le causa a usted -y a otros- por su adicción, especialmente si la persona está borracha o cercana a estarlo.
Más bien aguarde hasta que esta persona se encuentre sobria, pídale unos minutos para hablar y résaltele con calma, y con mucha seriedad, la gravedad de un determinado ejemplo que usted pueda asociar a las acciones cotidianas de esta persona: quizás cuando bebe esta persona se pone a gritar y se torna violenta, o quizás le gusta tomar y manejar, o quizás siempre toma hasta que no puede más y termina vomitando y desmayándose.
Estas son situaciones que usted puede señalarle, con énfasis, como consecuencias pésimas del vicio a la bebida que esta persona tiene y podrían llegar a convertirse en herramientas para que la misma se encamine en el camino de la sobriedad. En caso de que se encuentre ante una reacción negativa, usted puede explicarle al bebedor o a la bebedora lo que hará en caso de que no busque ayuda: no como castigo, sino como una forma de protección para usted y los demás.
Cuando tengan las conversaciones antes mencionadas y el alcohólico o alcohólica hayan aceptado su problema, usted puede ayudarlo o ayudarla a reunir información sobre las opciones de tratamientos cercanos a su domicilio y hacer una cita inmediatamente.
Existen grupos de Alcohólicos Anónimos en casi todas las ciudades del mundo. (www.alcoholics-anonymous.org)
Si la persona se siente incómoda, quizás usted podría acompañarla a las reuniones y demostrarle que éstas son bien abiertas, que cuentan con una serie de profesionales que saben qué decir y cuándo decirlo, y que son espacios donde ninguna persona es obligada a hablar y donde sólo lo hacen cuando se sienten cómodas con todos alrededor.
Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /