Batalla final por los votantes indecisos en EE.UU.
5644A.jpg

A galope tendido en la recta final, la campaña electoral en Estados Unidos se potencia en el esfuerzo agónico de los demócratas por evitar que, dentro de 4 días, el gobierno de Barack Obama, que tanta ilusión despertó hace 22 meses, sufra un durísimo castigo en las urnas. 

Del lado opuesto, ocurre exactamente lo contrario: los republicanos y sus socios del Tea Party paladean una gloria con la que hasta hace poco eran incapaces de concebir ni en sueños. 

Pero la verdad es que en estas ultimas horas, a pesar de la virulencia que ha cobrado la campaña -con mensajes que caen en la descalificación personal y rozan el insulto-, el terreno de los indecisos se mantiene amplio, de modo que la lucha es voto a voto, con legiones de voluntarios que intentan torcer preferencias sobre la hora. 

El martes próximo, 2 de noviembre  se votará para renovar las 435 bancas de la Cámara de Representantes, un tercio de las 100 en el Senado y 37 cargos de gobernador de los 50 que existen. 

Hay mucho hartazgo con Washington DC, entre el ciudadano común, abrumado por las dificultades de una economía difícil, y la nueva catarata de promesas electorales. 

Si bien no está en juego la presidencia de Obama, lo que resulte en ellas sí será constitutivo del modelo de gobernabilidad que tendrá la primera potencia mundial en la segunda parte de su administración. Un Obama con las manos atadas por el Congreso será mucho menos Obama de lo que ha sido hasta ahora. 

Las últimas encuestas revelan que hay enormes posibilidades de que los republicanos obtengan el control de Cámara de Representantes y, un poco más difusas, del Senado, donde seguramente los demócratas perderán escaños, pero posiblemente las fuerzas queden un poco más parejas. 

"Necesito tu voto", insiste Obama a cada rato. En las últimas horas, volvió sobre la comunidad latina, a la que rogó que votase por los demócratas. "Si no nos votan, la reforma migratoria con la que todos soñamos será más difícil", presionó. Las encuestas revelan un gran descontento en la primera minoría del país por la falta de avances en la prometida reforma migratoria. 

La peculiaridad de esta votación es que no es una elección solamente entre demócratas y republicanos ya que, por primera vez entra en la escena el Tea Party, el ascendente movimiento ultra-conservador contrario a todo aquello que huela a gasto público, crecimiento estatal e impuestos. 

Los demócratas tienen a buena parte de la Casa Blanca apoyando a los candidatos democratas: Obama, la primera dama, el vicepresidente. Todos empujan para evitar lo que parece inevitable, pero que, sin embargo, el resultado aún depende de una buena cuota de indecisos. 

Edición de esta semana
GOBERNADOR FIRMA LEYES QUE PERMITEN LICENCIAS DE ENFERMERÍA Y MATRICULA UNIVERSITARIA ESTATAL A BENEFICIARIOS DE DACA 
Por Michel Leidermann
La legislatura de Arkansas finalmente aprobó dos proyectos de ley que benefician a jóvenes DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) y el miércoles 10 el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, las firmó para entrar en vigencia de inmediato en todo el Estado.   / ver más /
Por Michel Leidermann El gobernador republicano de Arkansas, Asa Hutchinson, dijo a reporteros el miércoles 10, que planeaba firmar un proyecto de ley del Senado SB411 contra el estado de “ciudad santuario” y aprobado por los legisladores el último día de la sesión legislativa, a pesar de su preocupación de que una disposición dentro de la ley podría conducir al más perfilamiento racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El proyecto de ley SB 411 de Arkansas contra las “ciudades santuario”, es un ataque dirigido principalmente a Little Rock, que no es una ciudad santuario. Fue aprobado por la legislatura republicana de Arkansas y promulgada por el gobernador Asa Hutchinson   / ver más /