Wikileaks: la revelación de documentos¿De veras afecta a los Estados Unidos?
5766A.jpg

Una masiva revelación de mensajes del tráfico diplomático estadounidense a travès de "Wikileaks" es considerada por muchos como un espectacular asalto contra la política internacional, el presidente Barack Obama y cualesquier prestigio internacional que pudiera tener ese país.

     Pero cuales sean sus efectos prácticos sobre los Estados Unidos mismos y su proceso de toma de decisiones está por verse. Con el tipo de viraje que dieron los votantes estadounidenses el pasado cuatro de noviembre, es probable que la masiva revelación de tráfico diplomático solo sean ahí un escándalo pasajero que lleve al aumento de las medidas de seguridad y de hecho incrementen la que es de por sí una paranoica visión del mundo.

     Por un lado, los estadounidenses están acostumbrados a las "filtraciones", aunque nunca habían tenido el tamaño que ésta y la previa divulgación de mensajes en torno a la guerra en Iraq.

     Pero la filtración de julio pasado quedó simplemente en un escándalo momentáneo que tuvo relativamente pocas revelaciones en relación con su tamaño (90 mil documentos). De acuerdo con la visión de Tom Blanton, el prestigiado director del Archivo de Seguridad Nacional de Washington -especializado a su vez en la desclasificación y divulgación de información secreta-, la respuesta del público estadounidense acabó por ser simplemente de "¿y entonces qué?". 

          P o r   o t r o ,  para muchos estadounidenses la noción de política internacional es todavía de los "buenos" contra los "malos", con ellos, naturalmente, en el papel de los héroes de la película. 

     Pero al mismo tiempo, es difícil medir de entrada el impacto que la revelación de todos esos documentos tendrá sobre la política exterior estadounidense, sea debido a la presunta pérdida de credibilidad -si es que queda alguien que crea todavía en la capacidad estadounidense para guardar secretos-, o a la irritación de muchos políticos o gobiernos cuando vean lo que los estadounidenses dicen o saben de ellos en su tráfico diplomático. 

     Habrá que dejar pasar unos días, hasta que la opinión pública de los países involucrados haya tenido oportunidad de informarse y reaccionar.

     En términos reales hace décadas que muchos medios informativos y no pocos gobiernos han dedicado tiempo y esfuerzos a "espulgar" la información contenida en el tráfico diplomático estadounidense con la esperanza de obtener detalles o información en torno a tales o cuales hechos o medidas.

     En otro sentido, las últimas revelaciones en "Wikileaks" siguen un patrón habitual de la política doméstica estadounidense: revelaciones para tratar de influir el debate y ultimadamente el proceso de decisiones. Lo novedoso es que se trate de una organización internacional y no de uno o varios medios nacionales, en reflejo de las tendencias de globalización e internacionalización de la información.

     Con todo, por lo pronto parecería que los más afectados por las revelaciones son o podrían ser los gobiernos de países que en el marco de sus relaciones con los Estados Unidos o bien dicen una cosa en público y otra en privado, o buscan o tienen acuerdos secretos.

     A reserva de una cuidadosa lectura de tan formidable "caché" de información, la principal sorpresa para muchos podría ser la forma en que los diplomáticos estadounidenses informaran de o se expresaran de sus contactos o los resultados de ellos. Quizás en algunos países, México incluido, haya sorpresas por la explicación o los detalles de algunos hechos o formulaciones, si no confirmación de sospechas.

     Pero también es cierto, que una buena parte del trabajo de los diplomáticos es informar a sus gobiernos sobre las entretelas de lo que sucede, se dice y se hace en los países donde están destacados, incluso sus propios contactos. De hecho, habría muy pocas embajadas de cualquier país en el mundo que no mantuvieran un tráfico de información cifrada respecto a lo que ven y lo que averiguan en sus países anfitriones.

     Claro que no todos los países son Estados Unidos, ni evocan las imágenes de poderío e injusticia, de indiferencia o influencia que ellos concitan. La pregunta estaría en otras formulaciones: lo que digan esos cables ¿es cierto o no?

 

SOBRE JOSÉ CARREÑO FIGUERAS  Colaborador en diarios "Milenio" y  "Excélsior"; revistas "Examen" y "Entorno Político"; página internet "ejecentral.com.mx". Notas especiales para "The Washington Times" sobre brote de influenza en México. Apariciones en CNN en Español y Univisión (TV), así como en Instituto Mexicano de la Radio y de BBC como comentarista experto en temas México-Estados Unidos. Investigador incitado al Centro de Diálogo y aálisissobre América del Norte (CEDAN) del Instituto Tecnológico de Monterrey (ITESM). Ponente y/o moderador en varias conferencias académicas.

Edición de esta semana
EL BARRIO SUDOESTE DE LITTLE ROCK OFRECE NUEVOS SERVICIOS Y OPORTUNIDADES
Por Michel Leidermann
La oficina del Censo de los EE.UU. anuncio que la población de Arkansas llegó a 3,021,991 personas en 2017 de las cuales 7.2% eran latinas o de origen latino lo que se traduce en 218.000 en Arkansas. Este número, aunque en opinión de muchos, la realidad está más cercana a los 230.000 latinos.   / ver más /
Con más muertes por gripe reportadas en Arkansas en la última semana, la cifra de muertos se elevó a 140 en lo que ya se había convertido en la temporada de gripe más mortal del estado en al menos 17 años.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
“No se supone que suceda aquí” dijeron los padres de los estudiantes en Parkland, Florida. "No, no se supone que suceda en ningún lado, pero las matanzas masivas suceden con una frecuencia venenosa. Y en un horrible miércoles14, el Día del amor y la amistad, sucedió en el sur de la Florida. Padres, abuelos, hermanos, amigos han visto sus vidas cambiar para siempre.   / ver más /