Senador Mark Pryor de Arkansas se opone al DREAM Act
5770A.jpg

Cuando el Congreso volvió a sesionar la semana pasada para una última etapa de actividad antes de cerrar el año legislativo, el Senado no consideró la legislación (DREAM Act)  como el  líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, había prometido en su reciente campana para su reelección.

El DREAM Act crearía un camino hacia la ciudadanía para los estudiantes que vinieron a los EEUU de manera ilegal, siempre y cuando se matriculen en una universidad o sirvan en las Fuerzas Armadas. 

En todo caso los dos actuales senadores demócratas de Arkansas están divididos sobre la cuestión. La saliente senadora Blanche Lincoln fue uno de los patrocinadores. El senador Mark Pryor, se opone al proyecto de ley.

 Ley de Desarrollo, Asistencia y Educación para Inmigrantes Menores de Edad o DREAM Act (una legislación bipartita del 2001), derogaría una ley de 1996 que prohíbe a los extranjeros ilegales recibir ayuda financiera auxiliada por el gobierno, incluyendo matrículas estatales, becas y préstamos respaldados por el gobierno en las universidades, a menos que esos beneficios se ofrezcan igualmente a todos los estudiantes que son ciudadanos.

    La ley daría estatus condicional de residente permanente a los estudiantes menores de 35 años de edad que ingresaron a los EE.UU. antes de tener 16 años de edad, han vivido continuamente en los EEUU por 5 años y son de "buen carácter moral".

    La condición de residente condicional sería valida por 6 años. Si, durante ese tiempo, el indocumentado completa 2 años de escolaridad y es un estudiante de buena reputación en una universidad o college, o sirvió honorablemente en las Fuerzas Armadas,  podrida entonces solicitarla  residencia permanente, y posteriormente la ciudadanía.

  Blanche Lincoln, que perdió a su reelección en noviembre, dijo que el DREAM Act no premiaría una conducta ilegal porque "la actividad delictiva no fue del niño, sino de los adultos que los trajeron".

    Lincoln dijo que los niños que se beneficiarían con la ley ya han recibido una educación secundaria y los contribuyentes ya han invertido con ello en su potencial académico. Al calificar para la residencia, ya sea a través de la educación superior o el servicio militar, los posibles beneficiarios han demostrado su dedicación a los EEUU."Ellos están dispuestos a salir de las sombras y afirmar 'quiero ser un miembro constructivo de la sociedad'", concretó Lincoln.

    Por su parte el senador Mark Pryor que iría a la reelección en el 2012, dijo que solamente apoyaría una vía a la ciudadanía para los inmigrantes ilegales que sirvan en las Fuerzas Armadas, pero NO para los demás. La oferta de beneficios educativos, dijo, “niega oportunidades a los estudiantes de Arkansas  que trabajaron duro y cuyos padres no violaron la ley”.

    "Hay una cantidad limitada de dinero para los préstamos estudiantiles y un número limitado de plazas en las universidades estatales para los estudiantes del estado. "Los indocumentados estarían compitiendo contra los ciudadanos y otros inmigrantes que han seguido las reglas del juego" apuntó Pryor.

    Además, es injusto ofrecer un beneficio a un extranjero si este no ha estado pagando su parte en impuestos estatales y federales, concretó Pryor.

    En 2009, un proyecto de ley en el Senado de Arkansas  presentado por la congresista Joyce Elliot, que hubiera abierto a los estudiantes indocumentados la matrícula estatal, sucumbió en comisión. Los rectores de la Universidad de Arkansas en Fayetteville, David Gearhart, y en Little Rock, Joel Anderson, se pronunciaron a favor de la propuesta.

¿Por qué se necesita el DREAM Act?

Cada año cerca de 65,000 estudiantes indocumentados que crecieron en los EE.UU. y que calificarían para los beneficios del DREAM Act, se gradúan de la preparatoria. Estos incluyen a estudiantes dentro del cuadro de honor, atletas estrellas, artistas talentosos, reinas de bailes, futuros maestros, médicos, y soldados de EE.UU. 

Estos jóvenes han vivido en los EE.UU. la mayor parte de su vida y sólo desean llamar a éste, su país. A pesar de que fueron traídos a los EE.UU. desde niños, pasan por diferentes obstáculos para matricularse en la universidad, no pueden trabajar legalmente., y viven con en el temor que los puedan detener y deportar. Actualmente las leyes de inmigración no tienen ningún mecanismo que proteja a estos estudiantes, sin embargo, el DREAM Act haría precisamente esto.

Estos jóvenes indocumentados son inocentes. Sus padres los trajeron a EEUU cuando eran bebes o niños. La gran crueldad del sistema educativo norteamericano es que permitió a estos jóvenes ir a la escuela secundaria y luego les complicó el seguir a la universidad.

El DREAM Act fué propuesto por primera vez en el 2001, en el cual los beneficiarios hubieran sido jóvenes que en aquel entonces tenían 17 años. Si el congreso no actúa, varia  excepcionales generaciones de estudiantes saldrán de la preparatoria sin planes a futuro y algunos hasta serán deportados a países que no conocen. Esta, es una tragedia de la cual los EE.UU saldrán perdiendo una generación de estudiantes instruidos que se esfuerzan y anhelan contribuir a esta sociedad. Y sin embargo el país continúa “importando” graduados universitarios de otros países para suplir las necesidades profesionales de las corporaciones e industrias.

Aprobar el DREAM Act le conviene políticamente a los dos partidos. Los demócratas y el presidente Barack Obama podrían demostrar a los latinos con hechos que de verdad están comprometidos con los inmigrantes. Y los republicanos podrían borrarse la imagen de antiinmigrantes por su apoyo a leyes como la de Arizona y por tratar de quitarles la ciudadanía estadounidense a los hijos de indocumentados.

Los demócratas han controlado ambas cámaras desde enero del 2007 hasta diciembre de este año y, sin embargo, nunca han presionado para el Dream Act -en la manera en que han presionado para otras propuestas que realmente les importaban tales como revocar los recortes fiscales, aumentar el salario mínimo y reformar la asistencia médica.

Las maniobras políticas son complicadas. Y eso es porque ambos partidos evalúan  el DREAM Act preguntándose "¿Qué puedo sacar yo de esto?"

El problema es enorme. Actualmente hay más de 2 millones de estudiantes indocumentados que se podrían beneficiar del Dream Act, según el Migration Policy Institute. (Aunque, de acuerdo con sus cálculos, al final solo serían unos 825,000 quienes potencialmente se convertirían en residentes legales con el Dream Act).

    Por su parte el Pentágono ha aumentado sus esfuerzos de reclutamiento entre los estudiantes indocumentados, como base para sus proyecciones del nivel futuro de tropas.

Ahora el Dream Act sigue en el limbo y su consideración en el Congreso junto con una reforma de las leyes de inmigración seguirá siendo la pesadilla de unos 50 millones de latinos si se considera a los estimados 11 millones de indocumentados más los miembros de sus familias que se ven afectados por la situación.

Edición de esta semana
CIUDAD DE LITTLE ROCK CELEBRÓ EL LANZAMIENTO DE LA TARJETA DE IDENTIFICACIÓN MUNICIPAL
El pasado sábado 7 de julio se inició oficialmente el proceso para que las personas mayores de 14 años que residen dentro de los límites de la ciudad de Little Rock, sin importar su estatus migratorio, puedan obtener oficialmente una tarjeta de identificación municipal. Será muy beneficiosa para personas que no tienen otro medio oficial de identificación y también les serán útiles para conseguir trabajo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La reunión entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki será recordada por el bochornoso papel del presidente de Estados Unidos: indigno y lastimoso.   / ver más /