Benedicto XVI exonera a los judíos por la muerte de Jesús
6020A.jpg

El papa Benedicto XVI exoneró de manera general al pueblo judío de la muerte de Jesucristo en un nuevo libro, en el que desarrolla una de las cuestiones más polémicas de la cristiandad.

En "Jesús de Nazaret-Segunda Parte", el pontífice apela a un análisis bíblico y teológico para explicar por qué no tiene fundamento la afirmación de que los judíos como pueblo, fueron responsables por la muerte de Jesús.

Las interpretaciones contrarias se han empleado durante siglos para justificar la persecución de los judíos.

Si bien el Vaticano ha manifestado desde hace cinco décadas que los judíos no fueron colectivamente los responsables, estudiosos judíos dijeron que el argumento desarrollado por el Papa de origen alemán era significativo y contribuirá a combatir el antisemitismo.

El  Vaticano emitió su documento más autorizado sobre la materia en 1965, "Nostra Aetate", que revolucionó las relaciones de la Iglesia Católica con los judíos al afirmar que la muerte de Cristo no podía ser atribuida a los judíos como pueblo ni en esa época ni en la actualidad. Ahora las palabras del Papa podrían tener una incidencia mucho mayor debido a que los fieles tienden a leer las Escrituras y comentarios más que los documentos eclesiásticos, en particular los antiguos.

Benedicto XVI llegó a sus conclusiones por medio de un análisis exhaustivo, Evangelio por Evangelio, que deja poca duda de que cree profundamente en ellas.

Se trata de la segunda parte "Jesús de Nazaret" (2007), el primer libro de Benedicto XVI como pontífice, que ofrece una meditación muy personal sobre los primeros años de la vida de Cristo y sus enseñanzas. Esta segunda parte, abarca la parte final de la vida de Cristo, su muerte y resurrección.

El pontífice llega a la conclusión de que los responsables fueron el liderazgo judío, la "aristocracia del templo" y unos pocos partidarios de Barrabás, más no los judíos como pueblo.

Asimismo analiza una frase particular en el Evangelio de San Mateo en que la multitud dice "¡Su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos!", citada frecuentemente como evidencia de la culpa colectiva de los judíos y una maldición consiguiente.

Benedicto XVI dijo que la sangre de Jesús "no reclama venganza y castigo, sino que trae reconciliación; no se vierte contra nadie sino para muchos, para todos".

 

Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /