Japón enfrenta su crisis más grave desde la Segunda Guerra Mundial
6026A.jpg

 El primer ministro japonés, Naoto Kan, afirmó que su país enfrenta su peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial, en medio de temores por una eventual hecatombe en dos plantas nucleares y por la posible muerte de más de 10.000 personas tras el terremoto de magnitud 8.9, y el posterior tsunami con olas de 10 metros de altura, que arrasaron el viernes 11 la costa noreste del archipiélago nipón.

 El terremoto se produjo a las 14:46 locales en alta mar, a 24,4 kilómetros de profundidad y a un centenar de kilómetros de las costas.

 La crisis nuclear en la planta nuclear de Fukushima #1 construida en los años 70, a 250 kilómetros al noreste de Tokio, sigue siendo grave pues aún puede desencadenarse un proceso de fusión de los núcleos de los reactores 1 y 3 de la central. La fusión se produce a causa del recalentamiento de las barras de combustible nuclear, que empiezan a derretirse como una vela.

 Cuatro de los seis reactores de Fukushima #1 se encuentran averiados y las temperaturas siguen aumentando en los reactores 5 y 6. La situación se agravó el martes 15 con una nueva explosión y un incendio, que elevaron peligrosamente el nivel de radiactividad en el archipiélago que "pueden afectar la salud de los seres humanos".

 Otra central nuclear de la región, Fukushima #2, tuvo también problemas de enfriamiento en 4 de sus reactores y se pidió a la población que evacuara la zona aledaña.

La Autoridad Francesa de Seguridad Nuclear calificó el accidente en un nivel 6 (sobre una escala de 7), lo cual lo convierte en el segundo más grave de la historia nuclear civil, superado sólo por el de Chernobyl (Ucrania) en 1986. El accidente de 1979 en Three Mile Island (Estados Unidos) fue de nivel 5 y el de 1986 en Chernobil (en Ucrania) llegó a nivel 7.

 Kan extendió a 30 km la zona de exclusión en torno a la central de Fukushima #1. El sábado 12 pasado había fijado esa zona en 20 km, con la consiguiente evacuación de más de 215.000 personas.

 Las autoridades indicaron que también se detectó radiactividad en la zona de la capital Tokio, aunque en niveles que no suponen peligro para la salud. Los habitantes de Tokio, la mayor megalópolis del mundo (35 millones de habitantes), se precipitaban así y todo a las tiendas para comprar máscaras y material para enfrentar cualquier emergencia, así como provisiones masivas de agua y víveres, vaciando las góndolas de los supermercados, pese a las advertencias de que esas compras podían comprometer el abastecimiento de las áreas devastadas por los desastres.

 La Organización Meteorológica Mundial (OMM) indicó que los vientos estaban alejando hacia el mar la amenaza de radiactividad, sin que ello tuviera "implicaciones" para otros países.

 Este accidente nuclear se agrega a la situación de desolación dejada por el terremoto y el tsunami.

 El gobierno indicó haber duplicado de 50.000 a 100.000 el número de soldados involucrados en una enorme operación de auxilio en las zonas siniestradas de la costa pacífica, en la que participan además 190 aviones y decenas de navíos.

 Ciudades enteras quedaron totalmente sumergidas bajo las aguas tras el paso del tsunami, que estrelló coches contra fachadas de casas o los dejó encima de tejados, por la fuerza de las potentes olas venidas del Pacífico que penetraron hasta 5 kilómetros de la costa.

A medida que pasan los días, el número de víctimas continúa aumentando.

Más de 10.000 personas podrían haber perdido la vida la prefectura costera de Miyagi (noreste de Japón), de los 17.000 habitantes de la ciudad portuaria de Minamisanriku, la más cercana al epicentro.

 En todo caso, se trata del seísmo de mayor magnitud desde que se empezaron a llevar registros, hace un siglo y medio en este archipiélago nipón situado en la zona de contacto de tres placas tectónicas sobre el "cinturón de fuego" del Pacífico.

El Gobierno advirtió asimismo que el desastre tendrá un impacto "considerable" en la economía del país. Más de 3.400 edificios de viviendas quedaron destruidos. Al menos 5,6 millones de hogares siguen sin electricidad y hay interrupción del servicio eléctrico en la capital Tokio y sus alrededores. Además, un millón de casas siguen privadas de agua potable. Muchas industrias  ubicadas en la región afectada, han parado su producción.

 Los equipos de socorro enviados por Australia, Nueva Zelanda, Corea del Sur, Suiza, Gran Bretaña y Estados Unidos empezaron a llegar el domingo 13.

 

Edición de esta semana
CENTRO COMUNITARIO SEIS PUENTES
El pasado sábado 11 el Centro Comunitario y de Educación Seis Puentes (#4202 Camp Robinson Rd., North Little Rock) celebró con gran éxito e imponente asistencia de papás y alumnos, su feria de regreso a clases 2018 repartiendo mochilas y útiles escolares y tarjetas de regalo de WalMart a los presentes. / ver más /
El consulado de El Salvador en Dallas ((469) 274-2708 o 1-888-301-1130), a cargo de la cónsul Verónica Patricia Pichinte Cubillos, sostuvo un consulado móvil en el Centro Comunitario del Southwest en Little Rock (#6401 Baseline Road) los pasados días 10 y 11, entregando nuevos pasaportes así como registros de nacimiento, matrimonio y defunción; autorización para menores; registros y sobrevivencias; antecedentes penales y policiales. / ver más /
Los campistas latinos tienden a usar los servicios de acceso al internet para mantenerse conectados con sus empleos y cualquier persona que los necesita.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Un joven recién casado estaba sentado junto a su padre. Mientras el joven hablaba sobre la vida adulta, el matrimonio, las responsabilidades y las obligaciones, el padre le lanzó una mirada clara y seria y le dijo: “Nunca olvides a tus amigos, se volverán más importantes a medida que envejezcas. Independientemente de lo mucho que ames a tu familia, siempre necesitarás amigos. Recuerda juntarte con ellos ocasionalmente (si es posible), pero de alguna manera logra, mantenerte en contacto con ellos”.   / ver más /