Ley apunta a reducir sentencias a criminales y disminuir aumento de presos en Arkansas
6074A.jpg

 La Ley 570-2011promulgada por el gobernador Mike Beebe, el martes 22 de marzo, cambiará las reglas de quienes Arkansas envía a la cárcel, cuánto tiempo permanecen presos  y la forma en que son supervisados cuando salen en libertad.

    Gran parte del esfuerzo para reducir el crecimiento de la población carcelaria, se centra en modificar las condiciones de libertad condicional y reducir las penas por delitos de drogas y robos.

    La ley resultó de un estudio de 18 meses de duración, sobre la tasa de aumento de la población carcelaria, y encontró que Arkansas tiene más probabilidades de enviar a prisión a un delincuente, en lugar de concederle la libertad condicional y que esa es la razón principal por la que el Estado necesitaba reformar su sistema carcelario.

    La Ley 570 de 167 páginas, cambia las reglas de sentencias para que los delincuentes violentos sean mantenidos tras las rejas, mientras que los delincuentes no-violentos, incluidos los usuarios de drogas, serán enviados a tratamiento y con un seguimiento posterior. 

    El estudio, encargado por el gobernador Mike Beebe, encontró que si no se hacían los cambios recomendados, Arkansas gastaría $1,100 millones adicionales en las prisiones durante los próximos 10 años y la población reclusa crecería un 43%. Con los cambios recomendados en la ley, Arkansas  podría ahorrar rápidamente $875 millones.

    Además se prevé una desaceleración de la tasa de crecimiento carcelario, que en lugar de llegar a los estimados 21,767 reclusos en 2020, se estima que con los cambios sólo llegue a 18,565 ese año. La población carcelaria de Arkansas se duplicó en los últimos 20 años.

El desmedido crecimiento es provocado por largas condenas a los delincuentes no violentos, el poco uso de la libertad condicional y otras alternativas menos drásticas, así como demoras en el procedimiento para conceder la libertad condicional. 

La reducción de la carga de trabajo en el Departamento de Corrección de la Comunidad, dará ahora una mejor oportunidad a sus funcionarios para ayudar a discutir con los delincuentes sus problemas que los llevan a ser encarcelados, tal como la drogadicción o problemas de salud mental. 

El Departamento tiene 362 oficiales de libertad condicional que manejan un promedio de 110 casos cada uno. La ley permitirá contratar a 49 funcionarios más para el 1 de julio, rebajando a cerca de 85 los casos por cada oficial.

    La ley igualmente aumenta el número de delincuentes no-violentos en libertad supervisada después de 120 días en prisión, utilizando pulseras electrónicas en el tobillo. 

Los delitos que no son elegibles para la libertad vigilada, son los crímenes violentos, delitos sexuales, la fabricación de metanfetamina o posesión de las herramientas para hacerlo, y los crímenes que involucran amenazas violentas o que resultan en una muerte.

También amplía el número de Tribunales de Drogas en el Estado. Arkansas tiene 41 Cortes de Drogas, pero estas no están distribuidas uniformemente en todo el Estado. En lugar de prisión, estos programas envían a los acusados con dependencia de drogas ilegales o de alcohol, a un programa de tratamiento con pruebas de drogas, orientación y empleos. La mayoría de los tratamientos duran unos 18 meses y cuestan alrededor de $14,04 por día por participante, un tercio del costo promedio por día de encarcelamiento.

    La Ley hace decenas de cambios para los que permanecen en la cárcel. Lo más notable es que hace una distinción entre la posesión, la entrega o la fabricación, y el tráfico de drogas. Las penas van desde un delito menor punible con menos de un año de prisión por posesión de menos de una onza de marihuana, hasta condena de por vida en la cárcel por tráfico de cualquier droga ilegal. 

    La Ley crea un programa de subsidios para el Departamento de Corrección de la Comunidad y un programa separado para las ciudades, condados y distritos judiciales, con fondos adicionales para encontrar formas de reducir el número de personas que regresan a la cárcel. 

Hasta el  viernes 18 de marzo, estaban en el sistema penitenciario de Arkansas 16.079 personas, incluidos 1.528 detenidos en las cárceles del condado por falta de suficiente espacio en las prisiones estatales. Otras 54,073 personas estaban en libertad condicional. Eso significa que aproximadamente uno de cada 41 residentes de Arkansas, está en prisión o en libertad condicional o sea alrededor de 2,4% de la población total del Estado.

    Según un estudio de 2006 del Departamento de Corrección, alrededor del 40% de los delincuentes en libertad condicional regresan a la cárcel dentro de tres años, casi un tercio de ellos por nuevos delitos. En los últimos 10 años la tasa media de regreso ha sido del 47,5%.

La revisión de las reglas se espera que cueste $9,4 millones el primer año para poder ampliar los tribunales de drogas y contratar a oficiales de libertad condicional, y $ 9 millones anuales después. De esa cantidad, $ 3 millones se espera procedan de un aumento de $10 a las cuotas por libertad condicional. Los restantes $6 millones ya están en el presupuesto del Departamento de Corrección y del Departamento de Corrección de la Comunidad.

 

Edición de esta semana
CÓMO EVITAR FRAUDES Y ESTAFAS CUANDO COMPRA UNA PROPIEDAD
Por Michel Leidermann
EL LATINO ha tomado conocimiento de frecuentes casos de fraude contra familias latinas (algunos hasta perpetrados por propios latinos), en los cuales estas inocentes familias han perdido todo o invertido en una vivienda, y hasta la misma morada.   / ver más /
El 17 de septiembre a las 4:30 de la madrugada, el cuerpo de bomberos de Midway, en el condado de Baxter (con su capital Mountain Home), tuvo que enfrentarse a una extraña llamarada que apareció de un agujero en la tierra. Después de que el fuego se extinguió por sí mismo expertos intentan entender la razón del fenómeno.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Ninguna fuerza política tiene hoy el poder suficiente en EE.UU.  para cuestionar con éxito las bravuconadas de Donald Trump, pero hay un colectivo que está empezando a alzar la voz de forma espontánea y vigorosa: los estudiantes.    / ver más /