¡Pobre Little Rock!
6077A.jpg
Mark Stodola

El alcalde Mark Stodola dio a conocer su “Estado de la Ciudad” hace un par de semanas en la rotonda del Ayuntamiento, y su mensaje no fue edificante.

Entre los puntos deficientes que enfrenta la capital de Arkansas, Stodola reconoció que Little Rock no ha  tenido un plan para asfaltar las calles en cuatro años. La sede de la policía de Little Rock es un peligro para la salud pública por moho y filtraciones. Una nueva estación de bomberos en West Little Rock no tiene presupuesto para contratar a los bomberos. Los coches patrullas de la  policía no han sido reemplazados por nuevos en tres años. No hay dinero para contratar 36 policías que están planificados, ni modernizar el sistema de radios de la policía ni del servicio de emergencia 911. Las prisiones y las cárceles no pueden acoger a todos los criminales porque están llenas a capacidad. Los parques están deteriorados por falta de mantenimiento. Decenas de puestos de trabajo en oficinas de la ciudad están vacantes por falta de dinero.

Así pues, Stodola dijo que la ciudad estará presionando para obtener de los residentes la aprobación de un aumento del impuesto sobre las ventas, que se mantiene aún en medio centavo desde su adopción en 1994. La mayoría de las ciudades de Arkansas cobran impuestos más altos. Pero la mayoría de las ciudades de Arkansas también no decepcionan a sus ciudadanos tan a menudo como en Little Rock.

El alcalde instó a los residentes a "caminar" por sus barrios, justificando que la gente que camina más, es más sana. Stodola tiene razón de vincular el desarrollo de la ciudad con gente sana. Los europeos viven más tiempo, en parte gracias a su sistema de medicina socializada, y a sus ciudades compactas. La gente camina más, para llegar al transporte público, hacer sus compras en pequeñas cantidades y con más frecuencia porque hay más tienditas de barrio con verduras frescas y otros productos. Y los europeos no pasan horas en sus coches manejando desde y hacia su trabajo.

La planificación urbana que anima el desarrollo suburbano o de barrios alejados del centro, ha dado frutos amargos para Little Rock. Los suburbios tienen sus propios centros comerciales, y entre ellos y la Internet, la gente no compra en Little Rock y la base de impuestos sobre las ventas para la ciudad, ha caído.

En medio de todo esto, la ciudad derrocha dinero. Por ejemplo esta la contribución de $200.000 anuales a la Cámara de Comercio (??). Luego están la malversación y los gastos extravagantes, sin consecuencias, como los que se descubrieron en el Aeropuerto Nacional de Little Rock. 

Estas cosas pasan porque el ayuntamiento no es representativo de sus pobladores y sus necesidades.

Una economía pobre es la menor de las preocupaciones del alcalde para ganarse el apoyo de los votantes y logra un aumento del impuesto a las ventas en la ciudad. La mayor preocupación debería ser el desgobierno de la ciudad en misma.

Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /