Capitán de Marina David Iglesias habló en El Latino
Por Rafael Nuñez
6194A.jpg
David Iglesias y Rafael Nuñez de El Latino

¿Podría detallarnos las diferencias y similitudes entre las “comisiones militares” y los juicios judiciales? 

“Hay muchas semejanzas o similitudes, como por ejemplo en ambos casos hay un juez, y también en ambos casos hay un jurado. Pero en las comisiones todos son oficiales militares estadounidenses. Otra diferencia es que en las comisiones militares no se requiere un veredicto unánime de parte del jurado para condenar al acusado. En los tribunales judiciales estatales y federales sí se requiere un veredicto unánime. La única excepción en las comisiones es un caso donde se busca aplicar la pena de muerte. En esos casos sí se requiere un veredicto unánime. En todos los demás casos, se requiere que dos tercios del jurado estén de acuerdo en el veredicto, ya sea de inocencia o de culpabilidad. Pero como decía antes, hay muchas similitudes, como por ejemplo, los fiscales del gobierno tienen la obligación de demostrar la culpabilidad del acusado más allá de una duda razonable. Otra semejanza es que el acusado tiene el derecho de disputar las pruebas o evidencias en su contra. Y también tiene el derecho (a través de sus abogados) de interrogar a sus acusadores y a los testigos en su contra. Otra diferencia es que en los juzgados estatales y federales se puede procesar o enjuiciar, indistintamente, tanto a ciudadanos estadounidenses como a extranjeros. 

En las comisiones militares sólo se puede enjuiciar a individuos extranjeros que presuntamente son combatientes enemigos no-privilegiados, que es un concepto jurídico que significa que el acusado es considerado un combatiente extranjero ilegal (es decir, que no es un miembro oficial de las Fuerzas Armadas de su país), en otras palabras, un extranjero que presuntamente cometió un delito bélico o crimen de guerra. 

Es precisamente por todos estos factores que en las comisiones tenemos un muy pequeño o reducido número de expedientes potenciales que podemos procesar, mientras que en el caso de los tribunales estatales y federales, existen miles de personas que concebiblemente violan las leyes diariamente. De hecho, en el caso de las comisiones militares, una de las cosas que nosotros los fiscales tenemos que probar es que la persona acusada no es miembro de ninguna de las Fuerzas Armadas de su país, ni de ningún país, y que ni es siquiera miembro de cualesquier grupo miliciano. 

Otra diferencia es que un tribunal judicial civil, el jurado debe estar integrado por cuando menos 12 miembros, mientras que en las comisiones el jurado únicamente tiene que contar con por lo menos 5 miembros. En las comisiones los integrantes del jurado son seleccionados por los Secretario del Ejército,  Armada, y Fuerza Aérea. Ellos seleccionan a estos elementos en base a su experiencia, temperamento, y recomendaciones de parte de sus comandantes. Pero al igual que en los juicios judiciales estatales y federales, los abogados defensores del acusado tienen el derecho de ‘vetar’ a uno o más integrantes del jurado. De hecho, el procedimiento requerido para vetar a un miembro del jurado es idéntico al que se sigue en los juicios estatales y federales. Una diferencia notable entre los tribunales judiciales y las comisiones, es que mientras que en los tribunales estatales y federales es el juez quien dictamina la sentencia, en las comisiones el jurado es quien determina la sentencia”.

 

* En Guantánamo un buen número de detenidos han sido puestos en libertad. ¿Podría usted tocar ese tema?

“Inicialmente en Guantánamo había aproximadamente 800 detenidos. En la actualidad sólo quedan 171. Así pues, hemos puesto en libertad a muchos individuos. Las cifras o estadísticas que yo he visto hablan de que entre el 15% y el 25% de estos liberados regresan a apoyar actividades terroristas. La mayoría de esos individuos fueron liberados por la administración Bush. Algunos han sido puestos en libertad por la administración Obama. Pero bueno, ese es el peligro o riesgo de liberar a estas personas, ya que no estamos completamente seguros de que sean terroristas o no.

 

* ¿Qué opina usted de toda la violencia que asola el lado mexicano de la frontera?

“Una de las cosas que mucha gente no entiende es que la región fronteriza estadounidense que colinda con México, son ‘la máquina’ que, año con año, mantiene elevadísimas las cifras de procesos delictuosos federales. Cada año, aproximadamente un tercio de todos los procesos delictuosos federales ocurren a lo largo de la frontera suroeste. Y la mayoría de esos casos están directamente relacionados al narcotráfico, al tráfico de personas y a la inmigración ilícita. Obviamente muchos elementos de las fuerzas policíacas y de procuración de ley de Estados Unidos, están muy preocupados por lo que está pasando en México, puesto que una República Mexicana desestabilizada representa una amenaza potencial para los Estados Unidos. Así pues, es en el propio interés del gobierno estadounidense el ayudar al gobierno mexicano a restablecer el orden.

 

* ¿Qué sigue para usted después de jubilarse de las Fuerzas Armadas?

“Probablemente continuaré sirviendo en las Fuerzas Armadas unos dos o tres años más. Y hablando francamente, después de eso no sé aun a qué exactamente me voy a dedicar. Una cosa que sí sé es que quiero volver a casa, a Alburquerque, Nuevo México. Allí tengo familiares, y es donde he pasado la mayor parte de mi vida.

Pero en términos de qué estaré haciendo, puedo decir que estoy felizmente casado y tengo cuatro hijos. Mi esposa e hijos han vivido en Alburquerque por largas temporadas, pero siempre que mis deberes con las fuerzas militares me obligan a estar en otros sitios por largos periodos, entonces los traslado a todos ellos a donde estoy trabajando, para así tenerlos cerca de mí. Pero siempre he mantenido una casa en Alburquerque, ya que considero esa ciudad como mi hogar, mi tierra, pues.

 

¡Capitán de Marina, 

David Iglesias, un orgullo latino!


Edición de esta semana
LOS RESIDENTES DE LITTLE ROCK ELIGEN A FRANK SCOTT Jr. COMO NUEVO ALCALDE
Frank Scott Jr., un banquero y pastor asociado que se crió al sur de la carretera interestatal 630 que divide la ciudad de Little Rock por raza y situación económica, fue elegido el martes 4 como nuevo alcalde de la capital de Arkansas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los legisladores de Arkansas van a tener mucho que discutir en la próxima sesión legislativa que comienza el 14 de enero, y uno de los muchos temas que abordarán es si aprobar un mayor aumento de fondos por estudiante para las escuelas en varios años.    / ver más /