Corte Suprema de Arkansas mantiene custodia de hija a madre indocumentada
Por Rafael Nuñez
6328A.jpg
Jacquelin Pérez y Jessy

 INTRODUCCIÓN: Esta es la historia de cómo, después de un divorcio ocurrido más de cuatro años atrás, un tribunal de circuito de Arkansas, de manera repentina, inesperada y sorpresiva, ordenó que una niña latina de seis años, quien vivía con su madre, tendría que forzosamente irse a vivir con su padre, a quien prácticamente ni conocía, debido a que a consideración de dicho juez, el solo hecho de que su madre fuera indocumentada, “ponía en constante peligro a la menor”. Y también es la historia de cómo Jacquelin Pérez, la madre de esta niña, junto con su abogada de Little Rock, la licenciada Misty Wilson Borkowski, lucharon por espacio de 18 meses para lograr que, finalmente, Jacquelin recuperara a su hija Jessy.

Jacquelin Pérez, de 27 años, llegó a Little Rock hace aproximadamente 11 años. Ella es originaria de Atizapán de Zaragoza, una localidad ubicada en el Estado de México, muy cerca de la Ciudad de México, D.F.

En entrevista con EL LATINO, Jacquelin detalló: “Yo después de divorciarme del padre de la niña, siempre tuve la custodia de ella. Cuando nos divorciamos, mi hija Jessy tenía dos años de edad. Desde entonces, el padre me daba “child support” (manutención de los hijos) cada mes. Después, cuando la niña tenía 6 años y medio de edad, la oficina del “Child Support” (State of Arkansas Office of Child Support Enforcement)  le pidió al padre que aumentara la cantidad de dinero que pagaba, ya que para entonces él ya había conseguido un buen trabajo y ganaba más dinero.

“Cuando dicha oficina le envió la petición, él me demandó, pidiendo la custodia de la niña, alegando que yo era indocumentada, y que además yo no tenía licencia para conducir un vehículo. En su demanda (a través de su abogado, Leo Monterrey), aducía que yo mantenía a su hija en constante peligro, ya que yo manejaba mi auto sin licencia para conducir. En aquel entonces, mi abogada y yo nos sentíamos seguras de que no íbamos a perder la custodia de la niña, pero no fue así. El juez del Tribunal de Circuito del Condado de Grant, Phillip Shirron, falló en favor del padre de la niña, Daniel Orantes, otorgándole la custodia de Jessy. 

“Inmediatamente después de escuchar el veredicto, me angustié muchísimo y empecé a llorar, pues casi no podía creer la decisión. Y la verdad es que yo, al principio, no quería dejar ir a mi hija. Así pues, le pedí al juez unos días para poder estar con la niña, pero el juez no quiso concederme eso. Y bueno, pues tuve que entregarla ese mismo día por la tarde.

“Mi abogada, siempre estuvo a mi lado, y me prometió que me continuaría ayudando para recuperar a mi hija. Y gracias a ella, y todos los esfuerzos que realizó, pues por fin logré recuperarla.

“Cuando por fin Misty logró que esa decisión fuese revertida me sentí muy feliz. Yo casi no lo podía creer, y de nuevo comencé a llorar, pero esta vez de alegría.

“Duré un año y medio sin tener mi hija a mi lado. Únicamente la podía ver cada vez que su padre me lo permitía, que por lo regular era cada dos semanas. Esos 18 meses fueron muy duros, ya que me la pasaba pensando que tal vez nunca lograría recuperarla.

“Pienso que a veces por miedo, por ser indocumentadas, nosotros las madres que nos vemos en este tipo de situación,  pues ya no decimos nada, y dejamos de luchar.

“El juez Shirron me dijo que yo no iba a recuperar a mi hija hasta que yo tuviera papeles de residencia legal. Si yo hubiese sido otra persona, a lo mejor me hubiera rendido. Tal vez me hubiese dicho a mí misma, ‘no, pues ya la perdí,… ni modo’ o algo similar.

“Pero todo el apoyo de Misty me dio fuerza, y siempre tuve confianza de que algún día podría recuperar a mi hija. Pero la verdad es que sí pasé momentos muy difíciles ya que el juez había sido muy duro cuando me notificó que había decidido otorgarle la custodia de la niña a su padre.

“En aquel entonces, lo recuerdo muy, pero muy bien, el juez sólo habló de mi estatus migratorio. Es decir, del hecho de que yo era indocumentada y que, por tanto, y precisamente por eso, el padre de la niña merecía la custodia, y yo no.

“Ese mismo día, le dije al juez que yo no entendía porqué el sólo hecho de ser indocumentada era obstáculo para que mi hija continuara a mi lado. Recuerdo que también le dije: ‘Mi hija ni siquiera quiere irse con su papá’. Ella no lo conocía, ya que él duró mucho tiempo sin buscarla. Y ella definitivamente no se quería ir con él.

“Yo pienso que mi ex marido tomó la decisión de demandarme y pedir la custodia de la niña para no tener que continuar pagándole ‘child support’ (manutención). Yo creo que fue una forma de interés económico de su parte, ya que antes, él nunca había peleado a la niña. Él casi nunca la visitaba, ni le llamaba por teléfono, ni nada. Como un año y medio antes de que él interpusiera esa demanda, por un periodo de tiempo, sí la visitaba, alrededor de cada dos semanas. Pero después, como un año antes de que entablara esa demanda, dejó de visitarla, y ya no la buscaba para nada”.

Por su parte, la licenciada Misty Wilson Borkowski, abogada de Jacquelin, indicó al respecto: “En este caso, fue el padre de la niña quien solicitó el cambio de custodia. Yo, por mi parte, porque  el fallo del juez me impactó decidí tomar el caso de Jacquelin y su hija, sin cobrar honorarios.

“Creo que un detalle muy, pero muy obvio para mí, fue que muy temprano en el caso, durante la fase de averiguación por mi parte de los pormenores del mismo, resaltó mucho el hecho de que el padre no visitaba a su hija ni mostraba ningún interés por ella. No fue sino hasta que la oficina estatal de manutención de hijos, le ordenó empezar a pagar más dinero mensualmente, que él repentinamente mostró interés alguno por su hija. Fue entonces que demandó a Jacquelin, solicitando ante un tribunal el cambio de custodia.

“Así pues, este caso, en mi opinión, fue por razones de dinero, ya que él simple y sencillamente no quería tener que pagar más mensualmente.

“La decisión original sobre el cambio de custodia fue ganada por el padre, Daniel Orantes, el 17 de noviembre de 2009, en el Juzgado de Circuito del Condado de Grant. El veredicto oficial sobre el cambio de custodia fue concedido ese mismo día por el juez Phillip Shirron.

“A partir de entonces, teníamos 30 días para apelar esta decisión del juez Shirron. Lo hicimos, y así, el caso pasó a manos de la Suprema Corte de Arkansas, donde un panel de jueces revocó y devolvió, por decisión unánime, el veredicto original del juez Shirron. Esta revocación del fallo de Shirron se hizo oficial el 14 de abril del 2011. Pero para que la revocación se haga efectiva, existe un periodo de espera de 18 días, y así pues, no fue sino hasta el jueves 5 de mayo del 2011 que Jacquelin recupera la custodia de la niña, y así pudo recoger a su hija Jessy y llevársela a casa”.

Por otro lado, en el documento oficial de la opinión de la Suprema Corte de Arkansas sobre este caso, se anota, entre otras cosas, lo siguiente: “Jacquelin Pérez apela el veredicto del Tribunal de Circuito del Condado de Grant, que le otorgó la custodia de su hija, Jessy, nacida en marzo del 2002, al padre de dicha niña, Daniel Orantes. En su apelación, Jacquelin afirma que el tribunal de circuito erró al ordenar un cambio de custodia para la niña por tres razones: (1) porque no hubo un cambio de circunstancias; (2) porque considerar el estatus migratorio como factor para otorgar la custodia, viola los derechos procesales constitucionalmente protegidos; y (3) porque examinar la condición migratoria viola consideraciones bajo la ley de Arkansas.

“Esta Corte Suprema solamente revocará fallos si la decisión del tribunal de juicio es claramente errónea, o claramente contraria a la preponderancia de las evidencias. Un veredicto es claramente erróneo cuando el tribunal de apelación, al revisar todas las evidencias, tiene la convicción definitiva y firme de que se ha cometido un error.

“Jacquelin argumenta que el fallo del tribunal de juicio, en el sentido de que había habido un cambio material en las circunstancias, fue claramente erróneo, debido a que los factores que supuestamente habían cambiado –su estatus migratorio y el no poseer una licencia de Arkansas para operar vehículos– pero estas son en realidad cosas que no han cambiado desde que se otorgó la decisión de custodia original durante el proceso de divorcio entre ella y Daniel Orantes, llevado a cabo en el 2005.

“Jacquelin está en lo correcto en afirmar que ni su condición migratoria ni la de Daniel han cambiado desde que se emitió la orden de custodia original en el 2005.

“Debido al hecho de que Daniel no pudo probar un cambio material de circunstancias, nosotros afirmamos que el tribunal de circuito [del Condado de Grant] claramente cometió un error al cambiar la custodia de Jessy, de Jacquelin a Daniel. Por lo tanto, revocamos e invalidamos el veredicto de dicho tribunal”.

El caso de Jacquelin Perez y su hija Jessy, fue de conocimiento del Consulado de México en Little Rock, cuyos funcionarios se interesaron en el mismo puesto que conocían precedentes legales en los cuales la condición migratoria de los padres, no es decisiva en la custodia de los hijos. Las Cortes siempre han sostenido que deben  tener en cuanta primordialmente el “mejor interés de los niños” lo que se traduce en que los hijos deben estar junto a sus padres que  cuidan de ellos y los crían y apoyan en las mejores condiciones de familia. Alegar lo contrario es inconstitucional e inhumano

El Consulado de México envió a EL LATINO una lista de sus Abogados Consultores, aconsejando a sus paisanos  que los contacten cada vez que necesiten asistencia legal. Igualmente pueden contactar al Cónsul de Protección, Carlos Klein Gonzalez  (501-372-6933 x 223), para consultas más amplias.

 

Abogados consultores del 

Consulado de México

• Guillermo Hernández (Little Rock) (bilingüe)

The Hernandez Law Firm

Tel. (501) 374 2444

immigration@ghernandezlaw.com

 

• Misty Borkowski (Little Rock) (bilingüe)

James Carter Coulter

Tel. (501) 372 1659

mborkowski@jamescarterlaw.com,

 

• Graham Catlett y Paul Charton (Little Rock)

Catlett Law Firm

Tel. (501) 372 2121

pcharton@catlaw.com,

 

• Charles Blatteis (Memphis, Tennessee) (bilingüe)

Blatteis Law Firm

Tel. (901) 684 6006

Charles@BlatteisLaw.com


Edición de esta semana
FENOMENAL INTERÉS POR LA TARJETA MUNICIPAL DE IDENTIDAD DE LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
El sábado 21 de abril de 10 AM hasta el mediodía, en el Centro Comunitario del Suroeste, se realizó un foro público, en el cual se informó sobre la nueva Tarjeta Municipal de Identidad de la ciudad de Little Rock.   / ver más /
Por Michel Leidermann Si bien la Batalla de Puebla del 5 de mayo de 1862, no fue una batalla decisiva en los planes de Napoleón III de invadir México, y a continuación todo el resto de Latinoamérica, el triunfo de las fuerzas mexicanas al mando del general Ignacio Zaragoza el 5 de mayo de 1862, fue un estímulo importante que fortaleció la moral de los combatientes y sirvió para consolidar la unidad nacional mexicana.   / ver más /
CONDORITO   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
“El dinero hace que el mundo gire ... un marco, un yen, un dólar o una libra ... ese tintineo... hace que el mundo gire “.   / ver más /