La adicción al petróleo es una ‘cruda’ realidad estadounidense
El plan para superar la "adicción" energética en Estados Unidos, anunciado por el presidente George W. Bush en su discurso sobre el Estado de la Unión el martes 31, fue recibido con escepticismo, al tratarse de una promesa incumplida por más de tres décadas.
Richard Nixon y Jimmy Carter fueron los otros dos presidentes que trataron, infructuosamente, de superar la petróleo-dependencia de este país. Carter llegó incluso a pedir a sus compatriotas que bajasen el termostato y se abrigasen para reducir el consumo energético.
Los precedentes históricos no eran los únicos factores que alimentaban ayer el escepticismo de expertos y ecologistas.
Desde su llegada al poder en 2001, Bush ha impulsado políticas destinadas a incrementar la producción de gas y petróleo, una trayectoria que culminó a mediados del año pasado con la aprobación de una nueva ley energética que concede un apoyo marginal a las formas alternativas de energía.
El martes, Bush indicó que quiere reducir en un 75% las importaciones de crudo de Medio Oriente y que aumentará en un 22% las inversiones en investigación y desarrollo de energías renovables. Sus propuestas acapararon muchos titulares, pero tras un análisis más detallado, distintos expertos apuntan que la proclamación no es tan ambiciosa como parece.
En la actualidad, sólo el 6% de la energía que se consume en Estados Unidos se genera a través de energías renovables, y el plan anunciado por Bush implica inversiones adicionales de sólo 300 millones de dólares, apunta el diario The Wall Street Journal.
El conocido grupo ecologista Sierra Club también dio una fría acogida al plan de Bush. "En lugar de implementar soluciones limpias, baratas e inteligentes, la propuesta energética del Presidente es poco más que un refrito de la misma lista de deseos de los cabilderos corporativos", aseguró Carl Pope, director eje-cutivo del grupo ecologista en un comunicado difundido ayer.
Sierra Club apunta que al optar por medidas como la perforación del Refugio Ártico o la reactivación del programa de energía nuclear, "esta Administración no está dispuesta a implementar soluciones dignas del siglo XXI".
Edición de esta semana
¡Feliz Año 2019!
La última noche del año tiene siempre algo de mágico y se presta a toda clase de conjuros y rituales que, aunque tienen diferentes manifestaciones, persiguen el objetivo común de atraer prosperidad y buena suerte en los 365 días siguientes.   / ver más /
Apenas dos semanas antes de asumir el cargo, el alcalde electo de Little Rock, Frank Scott Jr., ha nombrado a las 11 personas que liderarán su equipo de transición.   / ver más /