Polémica por clínicas de medicina alternativa en México
Oleadas de pacientes incurables de EUA acuden a México con la esperanza de salvarse
Al igual que el actor Steve McQueen y miles de otros estadounidenses enfermos graves, Coretta Scott King, la viuda del líder negro de los derechos civiles Martin Luther King, al parecer se aferraba a la esperanza de un milagro médico cuando fue a México.
Durante medio siglo, oleadas de pacientes han acudido a clínicas al sur de la frontera estadounidense, para someterse a tratamientos que son rechazados, prohibidos o considerados mero curanderismo en Estados Unidos. Entre los tratamientos que se ofrecen hay transfusiones sanguíneas de cobayos, limpieza de colon y la remoción de células cancerosas por medio de corriente eléctrica.
Sus partidarios consideran que las clínicas ofrecen una alternativa —y a veces una cura— para gente desahuciada por los médicos estadounidenses. Sus críticos dicen que no ofrecen más que falsas esperanzas a la vez que le sacan dinero a la gente en su situación más
vulnerable.
"Si los pacientes volviesen de México curados y los médicos viesen resultados positivos e increíbles, lo practicaríamos, pero sencillamente no lo vemos", dijo el Dr. Jack Lewin, director ejecutivo de la Asociación Médica de California. "No tenemos pacientes que regresen con curas milagrosas". La clínica donde falleció la viuda de King el 30 de enero, cerró poco después y las autoridades mexicanas dijeron a sus 20 pacientes estadounidenses que salieran del país, según la embajada de Estados Unidos en México. No se pudo recabar inmediatamente la explicación de las autoridades mexicanas. Pero el director de la clínica tiene antecedentes delictivos y reputación de ofrecer tratamientos dudosos.
Coretta King, que tenía cáncer de ovarios, murió antes de recibir tratamiento alguno en el Instituto de Salud Santa Mónica, un complejo junto a la playa de Rosarito, a 25 kilómetros al sur de San Diego, dijeron médicos en la clínica. La página de la clínica en la internet dijo que los tratamientos incluyeron el uso de microondas para "calentar" células cancerosas, suplementos nutritivos, "purificación sanguínea ultravioleta" y de colon.
Kurt Donsbach, ex quiropráctico de San Diego, abrió la clínica en 1987. Al año siguiente el Servicio Postal de Estados Unidos le ordenó que dejase de proclamar que una solución de agua oxigenada podía prevenir el cáncer y aliviar el dolor artrítico. En 1997 un tribunal federal de San Diego lo sentenció a un año de prisión por hacer entrar de contrabando desde México una cantidad de fármacos no autorizados por más de 250 mil dólares, según registros judiciales.
"No sé de nadie que haya estado envuelto en más casos de intrigas y chanchullos", escribió el Dr. Stephen Barrett, de Allentown, Pennsylvania, en su página en la internet que rastrea casos de fraude médico, www.quackwatch.org.
En el área de la ciudad fronteriza mexicana de Tijuana abundan las clínicas de tratamiento alternativo. Según el Dr. Alfredo Gruel, que fue director de servicios de salud en el estado mexicano de Baja California, hay unas 35.
La primera de esas clínicas abrió en los años 50 para suministrar laetrile, una sustancia ela-borada con carozos de damasco, no autorizada por la Oficina de Alimentos y Medicinas (FDA) de los Estados Unidos. La clínica cobró notoriedad en 1980 cuando el actor McQueen, enfermo de cáncer, fue allí para recibir dicho tratamiento. Y murió allí mismo.
El doctor Sergio Maltos, director de regulación sanitaria en México, dijo que las autoridades de su país visitan periódicamente las clínicas. Pero admitió que puede haber casos de "seudoprofesionales... que usen tratamientos no avalados por evidencias científicas".
En 2001, México cerró una clínica de Tijuana por operar sin licencia. Su propietaria era una mujer de San Diego, Hulda Clark, quien sostuvo que un artefacto cura a los pacientes de cáncer eliminando parásitos y toxinas con corrientes eléctricas suaves.
Las clínicas suelen cobrar unos siete mil dólares semanales por tratamiento, comidas y alojamiento. Algunos pacientes se alojan en el International Motor Inn, un hotel económico en la frontera en San Diego. Tres autobuses y dos camionetas van y vienen entre el hotel y las clínicas seis días a la semana.
El doctor Ted Gansler, director de material médico en la Sociedad Oncológica Estadounidense y médico practicante en Atlanta, dijo que parte del tratamiento anunciado en la página de Donsbach es descrito de modo engañoso o no tiene fundamento científico. "Es comprensible que la gente pruebe todo lo que le ofrezca una posibilidad razonable de vivir más, pero la palabra clave es ‘razonable’", comentó. "Los tratamientos promovidos en lugares como éste ofrecen algunos que según se ha demostrado no resultan".
Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /