Cierra en México el último vagón escuela
664A.jpg
Un vagón de tren reconvertido en escuela donde reciben clases alumnos de un barrio popular de la capital mexicana, está a punto de ser cerrado por la jubilación de su maestro, Jaime Contreras, quien no encuentra a nadie que le reemplace.
El vagón escuela ''Licenciado Adolfo López Mateos'', último de su clase en México, podría tener los días contados, señala un maestro que se ha acostumbrado a dar clases en este singular centro educativo cargado de historia.
''Antes los vagones escuela eran algo común. Viajábamos de población en población para educar a los hijos de los trabajadores ambulantes del ferrocarril'', recuerda Contreras, un poblano de 49 años, de los que 29 los pasó enseñando en vagones por todo México.
El trasiego de maestros nacía del convenio entre Ferrocarriles Nacionales de México (Ferronales) y la secretaría de Educación Pública (SEP), por el que ésta asignaba maestros que se desplazaban con los trabajadores para que sus hijos no perdieran el tren de la educación.
Pero tras la privatización de Ferronales el panorama cambió radicalmente. El gigante se fragmentó en varias empresas más pequeñas y recortó drásticamente su número de empleados. Los vagones fueron condenados al olvido.
Trece años lleva la escuela en la vía férrea de Naucalpan, donde unos pocos trabajadores aún se ocupan de tareas de mantenimiento.
Son sus hijos principalmente quienes cursan educación básica, de ocho de la mañana a la una de la tarde, en este singular local de doce metros de largo por tres de ancho, pintado de verde.
De los 30 alumnos que integran el aula, el 50 % son hijos de los ferroviarios que viven junto a las rieles y la otra mitad proviene de una colonia cercana. La mayoría termina allí la educación básica.
''La comunidad'', como la llama Contreras, se agolpa en torno a las vías del tren. A la izquierda de los raíles, frente a la escuela, una decena de vagones con ropa colgada. En derredor, una madeja de callejuelas estrechas y sin alumbrado.
Es la presión de cargar con todo--“sobre todo la administración''-- la que hace que el profesor se plantee bajar del tren al final del curso presente.
No sería un adiós total, porque el vagón donde reside está pegado a la escuela y su implicación lo ha convertido en referencia para la comunidad.
Comenta que quizás haya una persona, una maestra que podría estar dispuesta a tomar el relevo pero en caso negativo, aspira al menos a que el vagón continúe su actividad como biblioteca pública.
Tras su jubilación, la escuela quedaría en tierra de nadie y dejaría de ser oficial porque la plaza de maestro sería reasignada a un centro escolar del estado de Tamaulipas, donde corres-ponde.
Y quedaría por ver si la empresa propietaria del vagón, Ferrovalle, continuaría cediéndolo a la zona para actividades educativas y cultu-rales. Los alumnos podrían ser reubicados sin dificultad en otras escuelas cercanas, pero quizás no todos los padres verían con buenos ojos el cambio de colegio.
Edición de esta semana
CIUDAD DE LITTLE ROCK CELEBRÓ EL LANZAMIENTO DE LA TARJETA DE IDENTIFICACIÓN MUNICIPAL
El pasado sábado 7 de julio se inició oficialmente el proceso para que las personas mayores de 14 años que residen dentro de los límites de la ciudad de Little Rock, sin importar su estatus migratorio, puedan obtener oficialmente una tarjeta de identificación municipal. Será muy beneficiosa para personas que no tienen otro medio oficial de identificación y también les serán útiles para conseguir trabajo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La reunión entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki será recordada por el bochornoso papel del presidente de Estados Unidos: indigno y lastimoso.   / ver más /