La economía delimita el poder de los presidentes estadounidenses
6667A.jpg

 El presidente Barack Obama puede ser el político más poderoso del mundo, pero, cuando se trata de economía, tiene, como sus predecesores, mucho menos poder del que creen los estadounidenses.

El sistema político estadounidense es presidencialista: tanto si se trata de una guerra en curso o de una victoria legislativa, la "responsabilidad final" recae en el presidente.

En la historia moderna de Estados Unidos, según los historiadores, ningún presidente estadounidense ha tenido jamás un control real de la economía.

Desgraciadamente para Obama, recae sobre él la responsabilidad de un desempleo del 9,1% y de una deuda pública récord de $115 trillones.

La Constitución estadounidense otorga al presidente poderes importantes en muchos terrenos políticos, pero en la práctica, controla pocas herramientas económicas que no dependan de otros departamentos del gobierno como el sistema de Reserva Federal (Fed).

Es efectivamente el Congreso quien controla los gastos de Estados Unidos y, por tanto, la política presupuestaria, mientras que la monetaria es del dominio de la Reserva Federal (el banco central del país). 

Ante la oposición del Congreso, Obama se vio obligado a abandonar un programa de reactivación de la economía de $447.000 millones y tuvo que contentarse con firmar decretos de alcance mucho menor.

Ciertos analistas dudan de la capacidad del presidente para influir sobre la economía, incluso cuando se utiliza los medios de comunicación masiva y el Congreso es favorable.

En el terreno económico, el presidente está "lejos de ser el comandante jefe". La economía se basa en parte en la confianza: de los consumidores 

Edición de esta semana
GOBERNADOR FIRMA LEYES QUE PERMITEN LICENCIAS DE ENFERMERÍA Y MATRICULA UNIVERSITARIA ESTATAL A BENEFICIARIOS DE DACA 
Por Michel Leidermann
La legislatura de Arkansas finalmente aprobó dos proyectos de ley que benefician a jóvenes DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) y el miércoles 10 el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, las firmó para entrar en vigencia de inmediato en todo el Estado.   / ver más /
Por Michel Leidermann El gobernador republicano de Arkansas, Asa Hutchinson, dijo a reporteros el miércoles 10, que planeaba firmar un proyecto de ley del Senado SB411 contra el estado de “ciudad santuario” y aprobado por los legisladores el último día de la sesión legislativa, a pesar de su preocupación de que una disposición dentro de la ley podría conducir al más perfilamiento racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El proyecto de ley SB 411 de Arkansas contra las “ciudades santuario”, es un ataque dirigido principalmente a Little Rock, que no es una ciudad santuario. Fue aprobado por la legislatura republicana de Arkansas y promulgada por el gobernador Asa Hutchinson   / ver más /