Irán dice condena a lapidación de mujer podría cambiar a horca
6843A.jpg
»Sakineh Mohammadi

Una mujer iraní sentenciada a ser apedreada hasta morir, por adulterio, podría ver su condena cambiada a morir en la horca.

Una corte sentenció a Sakineh Mohammadi Ashtiani, a lapidación en el 2006, pero la sentencia fue suspendida el año pasado tras fuertes protestas internacionales. Sin embargo, en virtud de una revisión judicial en curso ella aún podría ser llevada a la horca.

“No hay apuro, nuestros expertos islámicos están revisando la sentencia de Ashtiani para ver si podemos o no llevar a cabo la ejecución de una persona sentenciada a lapidación a través de la horca”, dijo el jefe judicial en la provincia de Azerbaiyán.

El marido de Ashtiani fue asesinado en el 2005 después de lo cual una corte iraní declaró culpable a la madre de dos niños de tener una “relación ilícita” con dos hombres. Por eso, fue sentenciada a lapidación en el 2006.

Según Amnistía Internacional, el grupo de derechos humanos, la mujer recibió 99 latigazos como sentencia, pero posteriormente fue condenada por “adulterio mientras estaba casada”, lo que ella negó.

Según la ley islámica vigente en Irán desde la revolución de 1979, el adulterio puede ser castigado con la muerte por lapidación (apedreamiento) y crímenes como el asesinato, la violación, el robo armado, la apostasía y el narcotráfico son castigables con la horca.

La Unión Europea calificó la sentencia de lapidación de Ashtiani de “primitiva”. El Vaticano pidió clemencia y Brasil le ofreció asilo.

Las autoridades iraníes desestiman las acusaciones de abusos a los derechos humanos y afirman que están cumpliendo con la ley islámica.

 

Edición de esta semana
SABORES VENEZOLANOS EN LITTLE ROCK CON EL "TREN AL SUR"
Por Michel Leidermann
Mientras que en Little Rock hay varios restaurantes mexicanos, una nueva lonchera de comidas (food truck) “Tren Al Sur” está sirviendo sabores de más al sur, precisamente de Venezuela.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Pinocho, el muñeco de madera al que le crece la nariz cada vez que miente, imaginado por el escritor italiano Carlo Collodi a finales del siglo XIX, ha renovado su popularidad gracias a Donald Trump.    / ver más /