Grupos criminales estarían reclutando gente para realizar tareas especializadas
6850A.jpg

Los casos de secuestros con indicios de trabajo forzado para el crimen organizado se están multiplicando desde hace dos años, coinciden la organización Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (FUNDEC), la fiscalía especial del estado, organizaciones civiles y la diócesis de Saltillo.

Hay desapariciones de albañiles, campesinos, ingenieros civiles y comunicadores, arquitectos, químicos, agrónomos, contadores públicos, administradores de empresas, comerciantes, abogados y empresarios entre los 200 casos documentados por Fundec desde 2009.

La Fiscalía Especial para Desaparecidos en Coahuila ha documentado 324, pero podrían ser más por la falta de denuncias por miedo a represalias.

“Es una nueva modalidad de desaparición donde no participan agentes del gobierno, pero tampoco se pide dinero para la liberación”, detalla Blanca Martínez, del Centro de Derechos Humanos Fray Juan de Larios, donde llegaron los primeros familiares afectados hace un par de años.

El crimen organizado se está llevando a ciudadanos comunes, profesionistas o empleados y sin antecedentes penales. Necesita mano de obra y de alguna parte tienen que sacarla.

En junio pasado, la Oficina de Atención al Migrante del municipio duranguense de Gómez Palacio (a unos 100 metros de Torreón) denunció que 50 albañiles contratados por una empresa desconocida del estado de Zacatecas al sur de la entidad, desaparecieron en el traslado por la carretera Cuencamé-Fresnillo.

Dos años antes, el 23 de junio de 2009, Daniel Dávila, un arquitecto de 27 años, se “esfumó” junto con un obrero especializado en yeso cuando supervisaban los detalles finales de un complejo de casas de interés social subsidiadas por el gobierno de Coahuila en Torreón.

La organización Fundec tiene indicios de que los criminales realizan una labor previa de espionaje para estudiar a las víctimas. “Al parecer buscan características físicas muy concretas (todos los desaparecidos son altos y fuertes) o habilidades especiales.

La local Fiscalía Especializada para Desaparecidos —creada en abril pasado entre protestas y mantas desplegadas en movilizaciones por todo el estado— asegura que no han podido probar la relación entre las desapariciones y el trabajo forzado, pero es una hipótesis que no se descarta.

“El problema es que los testigos tienen miedo de ratificar ante las autoridades los hechos que presencian o sobre los que tienen información”, explicó Laurent Rodríguez, titular de la dependencia. “En muchos de los casos es claro que está involucrado el crimen organizado”.

La falta de hallazgos macabros aunado a sus averiguaciones incrementa la esperanza de que los desaparecidos están reclutados en alguna parte. “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, rezan las pancartas que padres, madres y esposas abren y cierran de plaza en plaza en Coahuila.

 

Edición de esta semana
EL BARRIO SUDOESTE DE LITTLE ROCK OFRECE NUEVOS SERVICIOS Y OPORTUNIDADES
Por Michel Leidermann
La oficina del Censo de los EE.UU. anuncio que la población de Arkansas llegó a 3,021,991 personas en 2017 de las cuales 7.2% eran latinas o de origen latino lo que se traduce en 218.000 en Arkansas. Este número, aunque en opinión de muchos, la realidad está más cercana a los 230.000 latinos.   / ver más /
Con más muertes por gripe reportadas en Arkansas en la última semana, la cifra de muertos se elevó a 140 en lo que ya se había convertido en la temporada de gripe más mortal del estado en al menos 17 años.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
“No se supone que suceda aquí” dijeron los padres de los estudiantes en Parkland, Florida. "No, no se supone que suceda en ningún lado, pero las matanzas masivas suceden con una frecuencia venenosa. Y en un horrible miércoles14, el Día del amor y la amistad, sucedió en el sur de la Florida. Padres, abuelos, hermanos, amigos han visto sus vidas cambiar para siempre.   / ver más /