Sobrevivientes de crucero italiano comparan odisea a naufragio del Titanic
6858A.jpg
» Una columna de humo sale del casco del crucero “Costa Concordia”, semihundido en la costa de la isla de Giglio, como consecuencia de los explosivos utilizados por los servicios de rescate para volar los escombros y otros obstáculos y poder continuar co

Sobrevivientes del crucero de lujo Costa Concordia que encalló y zozobró la noche del viernes 13, compararon el desastre al hundimiento del “Titanic”, por una demorada evacuación de pasajeros mientras subían arrastrándose por pasillos inclinados.

Hasta el martes 17 ya son 11 los cadáveres recuperados mientras que la prensa informa que aún hay 29 personas desaparecidas después que el Costa Concordia encalló frente a la pequeña isla italiana de Giglio cerca de la costa de Toscana, Italia, causando al menos 5 muertos y 70 heridos. La colisión abrió un boquete de 50 metros bajo la línea de flotación del barco.

Las autoridades italianas dijeron que conocían el paradero de 4.164 de las 4.234 personas que estaban a bordo del crucero. Los rescatistas revisan las miles de cabinas del Costa Concordia un hotel flotante con un enorme spa, siete restaurantes, bares, cines y discotecas, en busca de las personas de las que aún no se tiene noticias.

Hasta la tarde del domingo en Italia, cerca de un cuarto de la parte del barco que se encuentra sobre el agua había sido registrada.

El capitán del barco de lujo de 114.500 toneladas está detenido, acusado de homicidio involuntario múltiple, causar un naufragio y abandonar el barco, dijo la policía italiana.

Los pasajeros rescatados, contaron historias de personas saltando por la borda y otros luchando por chalecos salvavidas presas del pánico cuando el barco golpeó una roca y encalló.

Mientras continuaba la búsqueda, aumentaban las interrogantes sobre por qué la embarcación se acercó tanto a la costa y las quejas sobre cuánto se tardó en evacuar a los aterrados pasajeros después de que el barco encallara a última hora del viernes.

Mark Plath, 29 años, de Little Rock que junto con su esposa junto con su hermano Justin Baines y cuñada, eran pasajeros del Costa Concordia dijo que se había ido a dormir a las 10 pm y fue despertado por un anuncio unos 45 minutos después, que anunciaba que había un “problema eléctrico” a bordo, pero que los pasajeros no debían preocuparse. Dijo que se volvió a dormir a pesar de darse cuenta de que el barco comenzaba a inclinarse unos “10 grados a la izquierda”.

Poco tiempo después, otro anuncio pedía a los pasajeros para ir a su designado “lugar de emergencia” (lugar de su correspondiente bote salvavidas) en el barco.

Plath dijo que cruzó al otro lado de la embarcación con cerca de 200 personas.

“Atravesamos el barco ya en un ángulo muy empinado tomados de la mano, en la oscuridad, y salimos por el otro lado”, dijo Plath.

El grupo llegó a la barandilla en el otro costado de la embarcación, donde decidieron saltar al agua y nadar a unas rocas cercanas, a unos 100 metros donde tuvieron que esperar dos o tres horas para ser rescatados, dijo Plath.El barco se vio envuelto en un accidente el 22 de noviembre de 2008 cuando golpeó un muro de un puerto y resultó dañado cuando atracaba.

El buque fue construido entre el 2004 y el 2005 a un costo de 450 millones de euros en el astillero Fincantieri Sestri en Italia.

 

Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /